La historia de un crimen a manos de la justicia.

“George Stinney Jr, adolescente de ascendencia africana, fue la persona más joven condenada a muerte en el siglo XX en los Estados Unidos. Sólo tenía 14 años cuando fue ejecutado en la silla eléctrica.Durante su juicio, y hasta el día de su ejecución, llevaba una biblia en sus manos, reclamando siempre su inocencia.
Fue acusado de matar a dos niñas blancas, Betty, de 11 años, y Mary, de 7, los cuerpos fueron encontrados cerca de la casa donde residía el adolescente junto a sus padres.
En esa época, todos los miembros del jurado eran blancos. El juicio duró apenas dos horas y la sentencia fue dictada diez minutos después.
Los padres del niño fueron amenazados, y se les impidió acompañarle en la sala de juicios, y finalmente fueron expulsados de la ciudad. Antes de la ejecución, George pasó 81 días en prisión sin poder verlos.
Fue confinado en una solitaria celda, a 80 km de su ciudad. Fue oído solo, sin presencia de sus padres ni de un abogado.
Finalmente se le electrocutó con una descarga de 5,380 voltios en la cabeza.
Setenta años después, su inocencia fue finalmente probada y demostrada ante un Juez de Carolina del Sur que revocó la sentencia.”

Comentarios

Comentarios