La navidad negra en San Juan de Pasto

Por: Carlos Eduardo Lagos Campos*

En épocas de la “independencia” la muy noble ciudad de San Juan de Pasto, era un punto estratégico en la ruta del “Libertador” hacia los países del Sur; por su ubicación y su rebeldía frente a la Junta criolla que se estableció en Quito en 1809  fue objeto de disputas entre los gobiernos de Quito y Santafé de Bogotá.

Para definir la raza bravía acuñada en estas tierras del sur, el escritor Alfredo Cardona Tobón expresó “Los pastusos  han sido pacíficos, creyentes y profundamente respetuosos de la autoridad y de las tradiciones, pero cuando se ha atentado  contra sus principios no han dudado en tomar las  armas para defenderlos. A principios del siglo XIX, Pasto estaba aislado de las corrientes de la ilustración,  no le interesaba cambiar al rey y le aterrorizaban los librepensadores; sus reivindicaciones eran otras: una administración independiente de Quito y Popayán, el asiento de un obispado y el establecimiento de instituciones educativas para sus hijos. Por otro lado los indígenas veneraban al rey y a los dirigentes  pastusos no les convenía un cambio que perjudicara sus intereses.”

En ese contexto emerge una figura emblemática en el sur de la Nueva Granada, un líder innato y un gran guerrero de origen indígena, se trata de Agustín Agualongo, jefe miliciano que propinó con sus tropas, innumerables derrotas a los Ejércitos separatistas comandados por el general de origen Venezolano Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blancor y su Hombre de confianza y predilecto el también Venezolano Mariscal Antonio José de Sucre y Alcalá

Tras la “independencia de la Nueva granada obtenida el  7 de agosto de 1819 en el cruce del río Teatinos, en inmediaciones de Tunja.( Batalla de Boyacá) por los ejércitos republicanos al mando del General SIMON BOLIVAR, estos que no tenían una composición uniforme como en los tiempos modernos, tomaron la ciudad de Popayán; luego, su siguiente objetivo era el sometimiento de San Juan de los Pastos, situación que no se hizo fácil para las tropas de Bolívar; siendo rechazados el dos de febrero de 1821 en las laderas del Galeras; pero la batalla más emblemática se libró en el sitio conocido como Bomboná, a las 3 de la tarde del 7 de abril de 1822, donde a pesar de la superioridad numérica las tropas de dirigidas por Bolívar y bajo el mando de los generales Manuel Valdés y Pedro León Torres, se enfrentaron a Basilio García y las milicias pastusas, sufriendo una estruendosa derrota que la historia describiría para no avergonzarlo como un empate.

Pero La victoria del General ANTONIO JOSE DE SUCRE, el  24 de mayo de 1822 en Pichincha forzaron la capitulación del pueblo Pastuso; facilitando el ingreso en actitud triunfal del general Bolívar, el 8 de junio de 1822; pero su tranquilidad le duraría muy poco. El pueblo Pastuso era reacio a esta causa y entendió que este cambio en el ejercicio del poder, en nada les beneficiaría y es así como cinco meses después los milicianos Agustín Agualongo y Benito Boves en una audaz acción retoman la ciudad y expulsan de manera humillante a las tropas de Bolívar.

Esta nueva resistencia  y la derrota de los granadinos de manos de las milicias Pastusas en la Batalla de Taindala fue el pretexto para que Bolívar obtuviera su venganza contra esta noble ciudad.

Tras un nuevo triunfo de Sucre en Ibarra, Bolívar le ordena la retoma a sangre y fuego de San Juan de los Pastos con la siguiente consigna: “barrer de la faz de la tierra su raza infame”. Es así como el 24 de diciembre de 1822 hace su arribo demencial a esta noble ciudad el General Sucre. Fueron muchos y de una extrema sevicia los excesos de las tropas bajo su mando; esto a pesar de que la ciudad al conocerse la proclama de Bolívar había sido desalojada por las milicias; luego en ella únicamente se encontraban mujeres, ancianos y niños. La masacre fue horrible: Nadie se salvó de aquella orgía de terror; no se respetaron a sus inermes habitantes; mujeres, ancianos y niños fueron masacrados y violados incluso a las siervas de Dios. Durante aquella amarga noche de Navidad y durante tres días más participaron en aquella vergonzosa acción tropas de los llanos de Aragua y Casanare y muchos de los supervivientes de su derrota en Bomboná principalmente los del Batallón Rifles.

El calcula que las personas asesinadas ascienden a más de 800; en su mayoría mujeres, ancianos y niños. De ahí deviene el nombre de la calle conocida como la calle del colorado, debido a la sangre derramada en el sector de Santiago por nuestras gentes en defensas de sus creencias, de sus principios, de sus propios intereses; pero esto no fue suficiente para la consigna de “Guerra a muerte” implantada por Bolívar contra esta fortificación, resguardo de la tranquilidad y del culto a lo religioso; por ello, además las tropas se empecinaron en violar a mujeres y niños; al tiempo que saquearon y destruyeron toda la ciudad. Situación de la que no se salvaron ni las iglesias, ni los edificios públicos, lo que produjo una perdida invaluable a nuestro patrimonio histórico y cultural.

A pesar de que el comando de los saqueadores y perpetradores de este magnicidio estaba a cargo de Sucre, es importante recordar que el direccionamiento de todo estos terribles actos fue orquestado directamente por Bolívar; por ello se cree que Sucre actuó sin temor a represalias. A pesar de estar vigente “el Tratado de Regulación de la Guerra”  suscrito por el mismísimo  Simón Bolívar, el 25 de noviembre de 1820, acuerdo que imponía la obligación de respetar los pueblos ocupados.

El escritor GUILLERMO ARGOTE, transcribió al respecto:

«Los pastusos deben ser aniquilados, y sus mujeres e hijos transportados a otra parte, dando a aquel país una colonia militar. De otro modo Colombia se acordará de los pastusos cuando haya el menor alboroto o embarazo, aun cuando sea de aquí a cien años, porque jamás se olvidarán de nuestros estragos aunque demasiado merecidos».[3] Academia Nariñense de Historia, Manual de Historia de Pasto, Tomo IV, Graficolor, 2003, p. 26.

Sobre este nefasto y triste hecho, Julio Cepeda Sarasty nos hace una compilación,  en el siguiente texto:

 “El 24 de Diciembre de 1822 el pueblo del sur fue invadido, pisoteado y abusado, la libertad se tiñó de sangre, se perfumó de muerte, se vistió de persecución, de masacres y sacrificios. Sobre el pie del Galeras, Bolívar bautizó con muertos las calles, con violaciones las iglesias, con represiones a la valentía; no dejó un sueño vivo porque sólo su sueño era posible, porque la independencia debía depender solamente de sus ideales.

El 23 y 24 de diciembre de 1822, después de rudo combate en el barrio Santiago de Pasto, en horrible matanza que siguió, soldados, hombres, mujeres, niños y ancianos fueron sacrificados y el ejército “libertador” inició un saqueo por tres días, asesinatos de indefensos, robos y otros desmanes; hasta el extremo de destruir, como bárbaros, los libros públicos y los archivos parroquiales, cegando así tan importantes fuentes históricas. No respetaron los templos donde el pueblo pastuso buscó protección.

Bolívar quien nos llevó a la llamada libertad, el de la Navidad Negra, el de la temible espada, el del caballo blanco, el de uniforme rojo, el que llenó los ojos de los pastusos de dolor y de llanto, el que dejó cientos de niños huérfanos y una multitud de madres y viudas llorando a sus hombres inmolados. En defensa de sus creencias el pueblo pastuso no secundó la lucha por la independencia, no renunció a sus rancias convicciones por un hombre que los desterró y los humilló hasta la muerte.

El cruel Libertador, el que manchó de muerte las calles, el que nos liberó de la corona pero que nos manchó de miseria, dolor y llanto. La historia de esta patria en construcción nos cuenta que el Libertador asesinó y sacrificó a nuestra pueblo en nombre de la libertad y de la independencia; pero no olvidemos que dejó las huellas de su espada en nuestras gentes, que sometió y humilló nuestros ancestros, que pisoteó nuestro pueblo y que fue el autor de una macabra obra perenne en la memoria de nuestro pueblo.”

“El Historiador Nariñense Enrique Herrera Enríquez, cita como probanza de aquellos luctuosos hechos, las siguientes piezas históricas:

El historiador José Manuel Restrepo, narra así el acontecimiento: “Al amanecer del 24 los cuerpos desfilaron sin detenerse por la fragosa montaña que separa a Yacuanquer de Pasto. Tardaron mucho en atravesarla, y hasta las doce del día no avistaron a los facciosos apostados en las alturas y quebradas que rodean a la ciudad por la parte del sur. A la una de la tarde fueron destinadas la primera y quinta del Rifles a tomar las alturas que ocupaban los rebeldes a nuestra izquierda; el resto del batallón, con su coronel y el general Barreto, se dirigieron contra la principal estancia del enemigo. Habiéndose ésta sobre la iglesia de Santiago, circuida de un terreno excesivamente cortado, y donde los pastusos se creían invencibles con el auxilio de aquel santo apóstol, patrón de la España…

Alberto Montezuma Hurtado, manifiesta: “Según refiere la crónica, la propia imagen de Santiago fue puesta en medio de los defensores, como un gran general y más bien cayó al suelo en uno de los lances del combate, convirtiéndose en estorbo, y mientras sus decepcionados partidarios le echaban en cara tan lamentable inutilidad.. A las tres de la tarde la dispersión de los facciosos se hizo incontenible; el sujeto Boves tomó camino de oriente con unos clérigos españoles y varias gentes de fusil, Agualongo y Merchancano se acogieron a sus montes hospitalarios. Y entonces, bajo la vista inexplicablemente gorda del general Sucre, los vencedores se entregaron al saqueo de la ciudad, distinguiéndose por sus atrocidades el famoso batallón Rifles, con su jefe Arturo Sanders a la cabeza. Sobre los hechos no existe un solo recuerdo, amargo o descomedido, no hay tampoco un solo comentario, en prueba de lo cual se transcriben ahora los de diversos y conocidos historiadores:

De don José Manuel Groot: “Las tropas irritadas con la obstinada guerra que les hacían los pastusos, saquearon la ciudad y el general Sucre hubo de permitírselo. Allí no hallaron casi gente, todos los hombres habían huido, no habían sino las monjas y algunas mujeres refugiadas en el convento”.

De don Carlos Pereyra: “Sucre tuvo que destrozar a los combatientes y tuvo que presenciar después, lleno de un profundo desaliento, la matanza que siguió al combate”.

Del general Tomás Cipriano de Mosquera: “El encono del batallón Rifles por el rechazo que sufrió en Taindala en el mes anterior, le hizo ser cruel y no dio cuartel, de lo que provino que murieran más de cuatrocientos hombres, mientras que los cuerpos del gobierno nacional solamente tuvieron seis muertos y cuarenta heridos. El general Sucre tuvo que restablecer la disciplina y sujetar al Rifles, poniéndose a la cabeza del batallón Bogotá. Este castigo cruel que sufrieron los pastusos produjo que la guerra durara dos años más”.

Del general José María Obando: “No se sabe cómo pudo caber en un hombre tan moral, humano e ilustrado como el general Sucre la medida, altamente impolítica y sobremanera cruel de entregar aquella ciudad a muchos días de saqueo, de asesinatos y de cuanta iniquidad es capaz la licencia armada; las puertas de los domicilios se abrían con la explosión de los fusiles para matar al propietario, al padre, a la esposa, al hermano y hacerse dueño el brutal soldado de las propiedades, de las hijas, de las hermanas, de las esposas; hubo madre que en su despecho, salióse a la calle llevando a su hija de la mano para entregarla a un soldado blanco antes de que otro negro dispusiese de su inocencia; los templos llenos de depósitos y de refugiados fueron también asaltados y saqueados; la decencia se resiste a referir por menor tantos actos de inmoralidad.. .”.

José Manuel Restrepo, historiador coetáneo de los acontecimientos y profundo admirador de Bolívar y su ejército dice al respecto: “Después de hora y media de combate los facciosos –léase los pastusos- fueron derrotados completamente en todos los puntos. Los dispersos huyeron, unos con Boves hacia las montañas de Sibundoy, camino del Amazonas, y otros al Juanambú, a fin de ampararse en el desierto de El Castigo.

En el acto fue ocupada la ciudad, en la que solo hallaron las monjas y unas pocas mujeres acogidas al convento – se refiere al de Las Conceptas- . Los hombres habían huido todos llevándose las armas. Desgraciadamente la ciudad fue saqueada por las tropas vencedoras, irritadas sobremanera por la obstinada resistencia que habían hecho sus habitantes.

Los pastusos tuvieron cerca de ochocientos muertos en los diferentes combates, y se les tomaron muy pocos prisioneros a causa de la vigorosa terquedad con que se defendían. Por una rara fortuna, el General Sucre perdió solo ocho muertos y treinta y dos heridos.”

Del doctor José Rafael Sañudo: “Se entregaron los republicanos a un saqueo por tres días, y asesinatos de indefensos, robos y otros desmanes hasta el extremo de destruir como bárbaros al fin, los archivos públicos y los libros parroquiales, cegando así tan importantes fuentes históricas. La matanza de hombres, mujeres y niños se hizo aunque se acogían a los templos, y las calles quedaron cubiertas con los cadáveres de los habitantes, de modo que “el tiempo de los Rifles” es frase que ha quedado en Pasto para significar una cruenta catástrofe. Quizás el haber permitido Sucre tan nefandos hechos, dio causa a que la Providencia señalara los términos de Pasto ocho años después para que sea sacrificado en términos de La Ventaquemada”.

El historiador ecuatoriano Pedro Fermín Cevallos, refiere así el macabro acontecimiento: “Después de hora y media de combate, fue derrotado del todo el enemigo, y Sucre ocupó la ciudad desierta. Más de ochocientos de los rebeldes quedaron tendidos en el campo, fuera de los heridos, no habiendo costado al vencedor sino ocho muertos y treinta y dos heridos. Los vencedores llevados de la venganza contra un pueblo tenazmente enemigo suyo saquearon la ciudad.”

Del doctor Roberto Botero Saldarriaga: “Al combate leal y en terreno abierto sucedió una espantosa carnicería: los soldados colombianos ensoberbecidos por la resistencia, degollaron indistintamente a los vencidos, hombres y mujeres, sobre aquellos mismos puntos que tras porfiada brega habían tomado. Al día siguiente, cuatrocientos cadáveres de los desgraciados pastusos, hombres y mujeres, abandonados en las calles y campos aledaños a la población, con los grandes ojos serenamente abiertos hacia el cielo, parecían escuchar absortos el Pax Ómnibus, que ese día del nacimiento de Jesús, entonaban los sacerdotes en los ritos de Navidad”.

Del padre Arístides Gutiérrez, sacerdote oratoriano: “El padre Francisco Villota pasó por la terrible prueba de ver su tierra natal convertida en un lago de sangre, pillaje y degüello por tres días, el 24, 25 y 26 de diciembre de 1822, en los cuales el batallón Rifles cometió atrocidades inauditas de barbarie y salvajismo”.

De don Pedro María Ibáñez: “Aquella población fue tratada por los soldados de Sucre como país enemigo; sacrificaron sin piedad a los valientes y obstinados guerrilleros y apagaron con esos triunfos la terrible insurrección”.

Del doctor Leopoldo López Álvarez: “Ocupada la ciudad, los soldados del batallón Rifles cometieron toda clase de violencias. Los mismos templos fueron campos de muerte. En la Iglesia Matriz le aplastaron la cabeza con una piedra al octogenario Galvis, y las de Santiago y San Francisco presenciaron escenas semejantes”.

Del doctor Ignacio Rodríguez Guerrero: “Nada es comparable en la historia de América, con el vandalismo, la ruina y el escarnio de lo más respetable y sagrado de la vida del hombre, a que fue sometida la ciudad el 24 de diciembre de 1822 por el batallón Rifles, como represalia de Sucre por su derrota en Taindala un mes antes, a manos del paisanaje pastuso armado de piedras, palos y escopetas de caza”.

De tal magnitud fue la crueldad de estos hechos  que reconocidos afectos a la causa libertadora rechazaron con repudio estos actos de barbarie y cobardía

Daniel Florencio O’Leary secretario privado de Bolívar en referencia a este trágico acontecimiento expresó:

“[…] en horrible matanza que siguió, soldados y paisanos, hombres y mujeres, fueron promiscuamente sacrificados y se entregaron los republicanos a un saqueo por tres días, y a asesinatos de indefensos, robos y otros desmanes; hasta el extremo de destruir, como bárbaros al fin, los libros públicos y los archivos parroquiales, cegando así tan importantes fuentes históricas”

El  escritor Isidoro Medina Patiño en su libro,  Bolívar, genocida o genio bipolar, Imp. Visión Creativa, Pasto, 2009, págs. 69 y sigs. Nos comenta:

“Pasto y sus moradores, por su acendrada defensa de la Monarquía Hispánica en América, se desencadenó en la Navidad de 1822, cuando las tropas separatistas, al mando de Antonio José de Sucre, se tomaron la ciudad y protagonizaron uno de los más horripilantes episodios de la Guerra de la Independencia. Fue una verdadera orgía de muerte y violencia desatada, en la que hombres, mujeres y niños fueron exterminados, en medio de los más incalificables abusos. Este hecho deshizo, sin duda alguna, la reputación de Sucre, quien de manera inexplicable permitió que la soldadesca se desbordara, sin ninguna clase de control.

Solo una mente bipolar desequilibrada pudo ordenar unas acciones tan terribles, en contra de un pueblo entero. Con este ataque del ejército patriota a la ciudad, Simón Bolívar demostró una vez más su odio visceral en contra del pueblo pastuso y como instrumento de su sangrienta venganza, utilizó a su paisano, el General Antonio José de Sucre, el oficial de sus mayores afectos, quien, de manera inexplicable, permitió a los soldados a su mando el perpetrar toda clase de iniquidades, como jamás se habían visto.”

El Profesor y escritor Nariñense Pablo Emilio Obando al preguntársele sobre cómo debemos recordar la memoria de nuestros mártires, respondió: “Hace algún tiempo propusimos la elaboración de un monumento que recuerde este nefasto acontecimiento. La idea era convocar a artistas de la región para que participen en una convocatoria y la propuesta ganadora se realizaba en proximidades de la iglesia de Santiago en cercanías de la calle del Colorado, esto con la participación de alcaldía y gobernación.

Para que la Propuesta de Pablo Emilio Obando y la memoria de nuestros Héroes caídos, no se quede en el olvido proponemos desde esta tribuna una amplia manifestación ante las autoridades de todo orden para que se materialice este monumento como un justo reconocimiento a toso los que cayeron inermes en manos de la espada del “Libertador”.

A modo de anécdota se comenta por algunos, sin fundamento escrito, que el origen de los apellidos Guerra y Guerrero muy comunes por esta región, tiene su sustento en estos horrorosos hechos, cuando nueve meses después, muchas mujeres de Pasto, acudían a la pila de la iglesia a Bautizar a sus vástagos producto  de los  hechos descritos; al ser requeridas por el cura: ¿De quién es hijo este? Algunas respondían: “De la Guerra y otras “del Guerrero”

De igual manera los chistes y burlas que con alguna intención se dicen de las gentes de esta noble ciudad tienen su origen en su lealtad a la madre Patria y a sus instituciones durante el periodo que conocemos como la “Independencia”. Por ello “Una vez consolidado el gobierno republicano se ejerció una deliberada estigmatización sobre los pastusos que, posteriormente, se tradujo en una caricaturización de los mismos y la cual continúa vigente en la sociedad colombiana”.

Ante esto la reflexión obligada que debemos hacer es: ¿fueron los Pastusos quizá los únicos que entendieron que el cambio en el poder, de las Elites Españolas a las Elites criollas solo traería guerras y desolación a esta nueva República; como evidentemente ha venido y viene sucediendo desde hace más de dos siglos.

*Abogado.

Analista Político e Internacional

Miembro de número del Centro de Pensamiento Libre.

Comentarios

Comentarios