La nueva guerrilla

A través de un video el segundo al mando de las FARC Iván Márquez, junto con Alias Santrich, el Paisa y Romaña, anunció que las disidencias bajo su mando iniciaban lo que denominaron una segunda Marquetalia. Con esto se le da un duro golpe a los esfuerzos de Paz que venimos realizando todos los colombianos, “El proceso de paz sufre un duro revés”.

El mensaje de Márquez: «Una nueva modalidad operativa conocerá el Estado. Solo responderemos a la ofensiva. No vamos a seguir matándonos entre hermanos de clase para que una oligarquía descarada continúe manipulando nuestro destino…Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de origen de las Farc) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión…la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado a los acuerdos de paz de La Habana…la trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurídica»

Ante el anuncio las redes sociales y medios de comunicación reaccionaron de manera mediática achacándole la culpa a unos y otros por este desenlace. En buena parte les asiste razón pues tanto el gobierno anterior y más aún el actual gobierno no le dieron un manejo de Estado a este proceso, sin importar el acompañamiento de la comunidad internacional.

Desde mi perspectiva no lo veo como algo premeditado por parte de las FARC, sino como una consecuencia de la desconfianza mutua, donde las dos partes del acuerdo se “reservaron sus cartuchos”. Como demócrata considero que no hay ninguna justificación para volver a la guerra, no obstante desde la óptica de lo más radical de guerrilla y gobierno seguramente encontrarán muchas relacionadas en el ánimo pernicioso de este gobierno de implementar los acuerdos; el show mediático del caso Santrich al que se le pudo haber dado un manejo probatorio adecuado si el ex fiscal Luis Humberto Martínez no hubiese escondido las pruebas; entre muchas otras que ambientaron este resultado.

Para el general Pablo Przchodny: “Esto demuestra que lo que se había dicho resulto cierto…. la Farc utilizó la paz como un medio mientras el gobierno la tomó como un propósito. Ahora la forma de lucha está completa… Política y  armada.  Santrich consciente de su responsabilidad en el narcotráfico opta por el camino más seguro para él y ese es volver al grupo armado.

Esto es una vergüenza para el país y para el mundo. Los que anticiparon este escenario fuimos catalogados como enemigos de la paz.

El gobierno nacional debe insistir y mantener lo que queda y los que quedan en el acuerdo para desestimular el regreso a las armas de aquellos que aún siguen en el proceso (aunque es necesario decir que podría ser la red de apoyo más fuerte que tendrían las Farc).

Las instrucciones del gobierno limitaron la inteligencia y las operaciones para proteger los diálogos…Pero los informes de inteligencia si anticiparon este tema…. por ello los frentes de mayor organización y fortaleza se declararon en disidencia y los disminuidos se escogieron al proceso.

Hay que leer entre letras… «hablaremos con empresarios y con las personas pudientes»  extorsión. Secuestro… así digan que no…

Del video se puede extractar que existe unidad de mando aún… Tienen armas… el video muestra fusiles Ar-15 nuevos…La ideología la perdieron hace tiempo.”

Causa curiosidad que ayer se anunciaba que se quitarían el nombre de las Farc y lo cambiarían por  otro.  Coincidencia con el relanzamiento de las Farc como grupo armado?

Las Farc volverán a emplear las UTC unidades tácticas de combate que son 3 a 5 hombres la guerra de guerrillas como en los 80.

Según Gabriel Pacheco miembro del Centro de Pensamiento se evidencia:

  1. “El video de hoy (como pueden detallar) es una buena puesta en escena, pre producida, varias cámaras, armas, postura estoica de Santrich…
  2. El video claramente busca dar una muestra de fuerza, de una fuerza que no necesariamente pueden tener aunque sí la pueden alcanzar.
  3. Pienso que esto que sucede es una consecuencia de un proceso que quedó cojo, le faltó una pata, se debieron generar las condiciones para que en La Habana hubiera estado el Uribismo, en ese aspecto Santos fue excluyente, ¿quería la gloria para él? Una paz con Uribe y el sector que él representa habría sido más estable. Es que había que parar la guerra también con ellos. Quedó un bando por fuera. Se debieron generar condiciones propicias para que el Uribismo entrara. Creo que en aquella época se subestimó al Uribismo y había un ambiente con algo de revancha
  4. El Uribismo tiene su cuota te culpa, ya tienen la guerra que querían, y les llega en buen momento.
  5. Las bacrim ganan, crecerá el conflicto, el caos, los cultivos… Ellos seguirán haciendo negocios.
  6. Los grandes perdedores son las comunidades campesinas, vuelven los confinamientos, los bombardeos, dos desplazamientos, los paramilitares, las minas… y ellos en la mitad, fuera de bien pobres que son.
  7. Lo que más lamento es que la mirada del país se aleja de la corrupción (que movió 11 millones de votos) y la desigualdad y se dirigirá de nuevo a la histeria del conflicto.
  8. Lo otro que más lamento es cómo me siento ahora, es como si una nube gris se volviera a posar sobre el país, el ver cómo usarán el miedo para instigar odio, y cómo usarán la violencia para exacerbar el miedo, me siento como hace 10 años. Les confieso que me deprimo un poco. Hoy es de esos días en que me gustaría vivir en otro país.
  9. Pero bueno, no creo que retrocedamos 10 años, hay un acuerdo que se firmó, lo que se debe hacer ahora es exigir al Gobierno que cumpla el acuerdo, pero no solo a los desmovilizados sino todo el acuerdo. Es verdad que se han cumplido pocas cosas.
  10. Solo el cumplir íntegramente los acuerdos desactivará el recrudecimiento del conflicto.
  11. Mi gran temor, que se use esta «guerra 2.0» para provocar un conflicto con Venezuela, esos queridos amigos es el peor de los escenarios.”

Para el Abogado Herrera Moreno: “El Estado fue incapaz de mantener las condiciones mínimas para que el acuerdo fuera exitoso. Somos una VERGÜENZA MUNDIAL. Hasta El Salvador logró mantener los acuerdos, mientras que aquí los mismos ciudadanos votaron por no lograr la paz entre todos los colombianos y segregaron a quienes se vieron obligados a tomar las armas. Hoy Colombia, gracias al Uribismo, es una vergüenza mundial. Alguien que me diga a cambio de qué entregaron las armas las FARC. Las curules solo beneficiaron a unos pocos, y los demás? Acaso ustedes como soldados, con el poder que les da un fusil y la autoridad de años en las regiones van a aceptar pasar hambre y humillaciones en unos cambuchos mal armados? Esto lo propiciaron los dos gobiernos, porque Santos recibió su Nobel y se olvidó del tema. Esto se veía venir”

Para Andrea Rubiano: “el gobierno ha incumplido con lo pactado, cada acción tiene una reacción y se sabía que esto podía pasar con la políticas del estado no debemos taparnos lo ojos hay que analizar lo que está pasando sin proteger a algún lado porque los Uribista dirán que no es culpa de duque pero que paso con lo de la JEP por ejemplo, hay que ser muy lógico y muy imparcial para analizar lo que está pasando además era algo que se sabía que pasaría con estas políticas, se advirtió el año pasado pero el gobierno como si nada”

A propósito de esto comentarios en especial a que al acuerdo le faltó una pata estamos de acuerdo y así lo analizamos en su momento en el Centro de Pensamiento Libre en un artículo que titulamos:  Acuerdos de paz, lo que debería tener “sabor a miel”, resultó agridulce donde expusimos que el gobierno fue mezquino no sólo con la oposición sino también con las demás ramas del poder público, así:

Desde el inicio de los acuerdos y ahora durante su implementación el gobierno ha sido mezquino con todas las corrientes de opinión e incluso con las demás ramas del poder público. Esto ha generado un ambiente de desconfianza en torno al tema de la paz y de los acuerdos, algo no propio de un Premio Nobel de Paz.

Si bien muchos colombianos consideramos que la salida negociada es la mejor alternativa frente al conflicto interno, ha sido el propio Gobierno y las FARC quienes se han encargado de crear un ambiente de escepticismo en torno a estos acuerdos, sin hacer nada para cambiar la percepción negativa de un gran sector de la opinión pública.

Partiendo desde la misma conformación de la mesa de diálogos, no se tuvo en cuenta para incluir entre sus plenipotenciarios a miembros de las demás ramas del poder público, incluso por lo menos a un delegado de los partidos de oposición. Solo hasta la etapa final de las negociaciones se nombró a un senador y no por parte del Congreso como debería ser, sino directamente por el gobierno, designando nada más ni nada menos a uno de los más cuestionados, el miembro del partido de la “U” senador Roy Barreras. Solo hasta después de que triunfara en el plebiscito la campaña del No se le día participación a la oposición en unas mesas relámpago con el Gobierno; lo que permitió incorporarle mejoras importantes a los acuerdos, la principal de ellas que la Jurisdicción Especial para la Paz se integrara a la rama jurisdiccional del Estado.

Una vez firmados los acuerdos por segunda ocasión en el teatro Colón de Bogotá se establecieron unos plazos concretos para el desplazamiento de los diferentes frentes del grupo rebelde hacia las zonas veredales de concentración y puntos transitorios de normalización. Iniciado el desplazamiento de los guerrilleros que se encontraban en 77 zonas de reagrupamiento, la sorpresa fue que el gobierno no estaba listo para recibir a los desmovilizados “aún hay diez veredas que no cumplen con los requisitos y que se irán habilitando paulatinamente, indicó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.” La mayoría de ellas, ni siquiera contaban con baterías sanitarias.

Uno de los primeros aspectos que causó indignación, en general, fue que entre los miembros de la ONU se encontraban delegados de Venezuela y Cuba. No teniendo estos países una vocación democrática, algunos consideran que se trata de un despropósito. Sin embargo, quienes defendieron esa designación lo hicieron con el argumento de que esos países facilitaron la iniciación de las negociaciones.

Pero lo que más inconformidad y desconfianza ha generado entre la opinión pública y en particular entre la oposición y los postulados a los diferentes cargos del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIV-IRNR) es la conformación y el desempeño del Comité de Escogencia para la selección de los diferentes cargos, el cual se encargó no solo de seleccionar a los magistrados que integrarían la JEP, sino también la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición (CEV), la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado (UBPD) y al «Director o Directora de la Unidad de Investigación y Acusación» en la Jurisdicción Especial para la Paz.

Queda claro que los perfiles de selección de la JEP fueron enfocados para seleccionar defensores de derechos humanos, miembros de etnias y situaciones de género, escogidos entonces no por sus méritos sino por su condición; excluyendo a los demás participantes, lo que de suyo violaría no solo el principio de selección objetiva sino el de igualdad, si se tiene en cuenta que después del triunfo de la campaña del No en el plebiscito se incluyó a la Jurisdicción Especial para la Paz dentro de la rama jurisdiccional.

Pero cómo se puede materializar una paz estable y duradera, si desde el propio gobierno que se abroga este logro, se empieza incumpliendo y el partido del actual gobierno anunció su intención de “Volver Trizas los Acuerdos de Paz” y su gestión durante el primer año de gobierno de Iván Duque se ha buscado por todos los medios bloquear la consolidación de estos acuerdos, el trabajo de la jurisdicción especial su reglamentación, las curules de las víctimas,  la lucha contra la corrupción y la disminución de la pobreza.

No es que queramos darle razón a las disidencias por el contario pensamos que no les interesa una nueva forma de lucha entre menos combates mejor para ellos así tendrán mayor producción de cocaína. El mensaje es claro no van a combatir mientras no los ataquen, luego la estrategia del estado debe ser una sola tomar la ofensiva.

Un aspecto positivo de todo esto es que se deja en evidencia el interés de estos reductos de continuar con los negocios del narcotráfico, el segundo punto es muy claro están por fuera de los acuerdos.

Por otro lado es importante destacar que el país cuenta con un ejército más técnico, basado en la inteligencia técnica y en su fuerza aérea que es a lo que más le temen las guerrillas.

El ejército debe pasar a una lucha más enfocada en objetivos estratégicos y no en una lucha de desgaste cómo se hizo los años ochenta y noventa; es hora de pensar en estrategias a nivel central y nacional no delegar la responsabilidad en comandantes de brigada y lavarse las manos con las famosas directivas de letalidad, sino realizar operaciones a gran escala muy planificadas y con todos los medios aplicando el principio de concentración de masa.

Los enemigos de la paz lograron su objetivo, por un lado el ala radical de las FARC y por otro lado el partido de gobierno que se había quedado sin plataforma política. Mientras las élites de ese grupo subversivo se darán la vida buena con la rentabilidad de la actividad del narcotráfico y otras formas de financiación de la guerra; nuestros políticos seguirán con sus prácticas corruptas tapadas bajo el velo del conflicto como lo han venido haciendo durante dos siglos.

Mientras tanto seguirán Muriendo nuestros soldados, guerrilleros de base y campesinos, los muertos que generará esta nueva guerra serán los de siempre a quienes a nadie le importa.

Uribe el hombre de la guerra lo logró, qué ironía, solo le tomó un año, Aplausos. Expreso un connotado abogado de nuestro centro.

Por su parte el profesor Guido Ramos, expresó: Lo único cierto y seguro es que continúan como guerrilla, y esto no es sorpresa ya lo sabíamos, de seguro ya están otra vez reorganizados o talvez nunca se desorganización. No creo en nada de lo que dicen ni se debe creer, ya veremos cómo actúan y muy seguramente continuaran siendo igual. Que sólo se defenderán y  no mataran y lucharan por los pobres no se lo creen ni ellos. Seguirán lucrándose del delito, especialmente del narcotráfico tan permitido por la corrupción en todas las esferas. En últimas ya veremos qué pasa!

Camilo Jiménez en su cuenta de Facebook dijo algo que me llamó la atención: «Será que vamos a olvidar a los 12 apóstoles y un gran etcétera porque tres hampones dicen que dizque vuelven a las armas? Esperemos que no!!»

Por todo esto es que se debe despolitizar el tema y en cambio exigir, un manejo propio de Estado, como lo demanda algo tan serio como es el futuro de la paz de los colombianos.

Por lo que hacemos un llamado al país Nacional y a los países amigos a que cerremos filas en torno a la consolidación de la Paz y la conquista de la concordia nacional.

Comentarios

Comentarios