La pandemia del interferón o los nuevos chamanes del Covid -19.

Delicado y sumamente grave que altos funcionarios, lo mismo que algunos alcaldes y gobernadores, ciertamente despistados y a todas luces desinformados o cohonestando con la corrupción farmacéutica y sanitaria, promueven el uso de falsos medicamentos para combatir el Covid-19.

Y lo de falsos o ilegales por cuanto no cuentan con la certificación Invima, lo que los vuelve un fraude. Igualmente falsos y peligrosos por la, sencilla razón que los efectos adversos son sumamente riesgisos y atentatorios contra la salud y la misma vida de los incautos que los consumen.

Deben pronunciarse las autoridades médicas y científicas y evitar así una probable epidemia de afectados por interferon. Investigar a sus promotores y suspender este tipo de publicidad que no cuenta con respaldo científico alguno.

Ya vemos la proliferación de chamanes, torpes e ignorantes, que unicamente pensando en sus arcas, recomiendan la toma o aplicación de pócimas que los vuelven inmunes contra toda clase de efectos covid19.

Nos están vendiendo la idea, con la complicidad de autoridades médicas y científicas,  de toda una serie de bálsamos de fierabras que todo lo curan y todo lo evitan.

Alerta a nuestras entidades y autoridades. Se debe iniciar una seria investigación contra estos charlatanes que obtienen grandes ganancias producto de su chabacanería profesional.

Y más delicado que quien deba velar por la salubridad pública, fomente productos ilegales sin ningún tipo de sustento científico.

O paramos a estos milagrosos pitonisos o nos preparamos para afrontar una nueva epidemia sanitaria: la de los intoxicados por el consumo de sustancias ilegales y nocivas.

Estamos, quiza, ante una nueva modalidad de corrupción que desfalca la credibilidad y la moralidad pública al promover la comercialización de supuestos medicamentos que controlan fácilmente lo que no han podido los grandes laboratorios y científicos del mundo.

Lo gremios médicos, científicos y sanitarios están en la obligación de pronunciarse y aclarar la efectividad o ilegalidad o ineficacia de esta sustancia que la promueven como un verdadero prodigio sanitario.

O callan a tanto charlatán o asumen con su silencio la responsabilidad de una probable crisis sanitaria. Bastó que Donald Trump diga que se debe tomar cierta, sustancia para que el pueblo lo hiciera. Como resultado muchos incsutos tuvieron que ser hospitalizados por Intoxicacion.

Si la solución es tan barata y sencilla las organizaciones médicas y científicas nos engañan. Pero la verdad es que no podemos darnos el lujo de experimentar en materia tan delicada. Zapatero a tus zapatos y alcaldes y gobernadires a sus funciones constitucionales.

Comentarios

Comentarios