La primera línea aérea en el pacifico

Por: Oscar Seidel

Fundación de Scadta*

El 5 de diciembre de 1919, un grupo de adinerados inversionistas, cinco colombianos y tres alemanes, se reunieron en Barranquilla para fundar la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos -SCADTA. Según las escrituras de constitución, la compañía fue creada para “operar comercialmente cualquier tipo de hidroaviones o cualquier tipo de equipo para transportar pasajeros, equipaje y correo por vía aérea”.
Los primeros vuelos se llevaron a cabo a comunidades ribereñas sobre el río Magdalena, mientras se comprobaba la idoneidad de la máquina y los pilotos. El primer avión fue bautizado con el nombre “Colombia” y efectuó el primer vuelo a El Banco el 5 de septiembre de 1920. Unos días después, se efectuó el primer vuelo a Puerto Berrío y finalmente el día 20 de septiembre se realizó el primer vuelo hasta Girardot.

Los Hidroaviones en Tumaco

Junkers W34 NARIÑO Airplane Photo SCADTA AVIANCA airline COLOMBIA

worthpoint.com

Al poco tiempo, los aviones Junkers de SCADTA volaban la ruta del Pacifico, saliendo por Barranquilla, pasando por Buenaventura, y aterrizando finalmente en Tumaco. Como eran hidroaviones, estos amarizaban en la bahía unas dos o tres veces por semana, al frente del  muelle de la familia Payán Archer en la calle del Comercio. Pronto los tumaqueños los apodarían “las limusinas del aire”. La agencia aérea en Tumaco la administraba el alemán Wolf y le tocó atender caso del Junker F-13C-35 de nombre «Darién» que se accidentó  años más adelante, el 12 de Mayo de 1938, en la ruta Tumaco-Buenaventura.

La folklorista tumaqueña Mercedes Montaño  (quien se radicó después en Buenaventura, y en los años cincuenta en compañía de Teófilo R. Potes inicio el grupo de Danzas del Litoral Pacífico que se consolidó posteriormente a nivel nacional) inventó en su honor un baile folklórico especial que tituló “Los iroaviones”, el cual consistía en que la pareja de bailadores iban enlazando una cinta de papel en un adornada guadua, a medida que el baile transcurría.

La empresa aérea tuvo el detalle de bautizar a dos de sus hidroaviones con el nombre de Pacífico y Nariño.

La sección científica

El doctor Peter von Bauer, procedente de una familia noble austríaca, vino a Colombia como representante de una empresa de medición fotogramétrica N. V. Techn. Maatschapy-Aerophoto de Ámsterdam, una filial de la firma cinematográfica Messter en Berlín; y encontró una actividad muy prometedora. El gobierno colombiano intentaba crear un mapa cartográfico desde hace décadas, que siempre fracasó hasta su llegada, debido a los altos costos. Para impulsar la economía nacional, no obstante, eso era urgente y necesario de registrar cartográficamente los territorios intransitables con las riquezas del subsuelo aún por conocerse. Von Bauer supo en sus conversaciones con los ministros del ramo, que el gobierno colombiano estaba dispuesto en apoyar a una empresa de fotografía aérea y adjudicar una única concesión. Puesto que él no se sintió en condiciones de fundar y gestionar tal empresa, negoció en el verano de 1.920 la ejecución de una misión de fotografía aérea con la SCADTA. Como la SCADTA pasaba por considerables dificultades financieras, Von Bauer invirtió 100.000 dólares al año siguiente, y se hizo el mayor accionista de la SCADTA.

Mientras que el jefe de ingenieros y piloto de la SCADTA, Fritz Hammer y Von Bauer fueron a Alemania a conseguir la infraestructura necesaria para prestar el servicio de  cartografía aérea, el piloto Helmut von Krohn se quedó por su cuenta en Colombia. Con solo un F-13 y el apoyo técnico del montador Köpke, tuvo que cumplir dos disposiciones ante todo: granjearse las simpatías del pueblo colombiano para el transporte aéreo, y demostrarle al gobierno la fortaleza del servicio aéreo de SCADTA. Fue así como, al regresar de Alemania, la Sección Científica de SCADTA fue creada por Peter Von Bauer para proveer otro tipo de servicios diferentes al transporte aéreo y estuvo a cargo del científico Hermann Kuehl. Un laboratorio fotográfico con el más moderno instrumental y equipos de la marca Zeiss fueron instalados en Bogotá. El equipo necesario para la aerofotografía fue montado en el Junkers F-13 “Caldas”. El avión fue modificado removiendo parte de la superficie inferior del fuselaje para poder tomar fotografías del terreno en vuelo. Antes de terminar la década, los técnicos de la Sección Científica habían publicado los manuales de vuelo detallados con fotografías y mapas de toda la ruta denominada la Línea del Magdalena, desde Barranquilla a Girardot y Neiva, y las correspondientes a la ruta interoceánica denominada La Línea del Pacífico, desde Barranquilla a Buenaventura y Tumaco. Estos documentos representan los primeros manuales de vuelo disponibles a los pilotos en operaciones regulares.

Convenio con el Ecuador

Unos meses más adelante, von Bauer, a través de su emisario Hermann Kuehl, logró la autorización del Presidente Constitucional Interino del Ecuador el Doctor Isidro Ayora, el 2 de julio de 1928, para firmar con el Ministro de Guerra, Marina y Aviación, el Comandante Carlos Alberto Guerrero, un contrato de transporte de correo, pasajeros y carga a lo largo de la costa pacífica de ese país desde Esmeraldas, Bahía de Caraquez, Manta, La Libertad, Guayaquil y Bolívar. Este contrato, primero en su género, autorizaba a una línea aérea extranjera (SCADTA), a operar, dentro del territorio nacional del Ecuador, servicios de cabotaje. También se convertía en el primer contrato bilateral de transporte aéreo entre Colombia y Ecuador. La Sección Científica de SCADTA se hizo al contrato gubernamental de aerofotografía y elaboración de planos de la frontera y exploración petrolera en el vecino país.

 La primera ruta internacional fue iniciada 12 de junio de 1928. A las cuatro de la tarde aterrizó en Guayaquil, Ecuador, un Junkers F-13 piloteado por Herbert Boy. Sus escalas en el Pacífico fueron Buenaventura, Tumaco y Bahía de Caráquez. Con este viaje se inauguró la ruta Barranquilla-Guayaquil, la primera internacional de SCADTA.

El primer vuelo internacional de pasajeros y correo en esa ruta se efectuó el 30 de julio de 1928 saliendo de Barranquilla, volando por las densas selvas del Chocó y arribando a Buenaventura y Tumaco para entrar a territorio ecuatoriano. Un Junkers F-13 al mando de los pilotos Von Engel y Herbert Boy llegó finalmente a Guayaquil dos días después. Este se denominó el Servicio de Transporte Aéreo Bolivariano, el cual eventualmente seria expandido hasta el Perú, volando desde Guayaquil a La Libertad y Talara, transportando correo y pasajeros.

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial

Junker F-3 Pacífico

Desde su fundación los aviones de SCADTA fueron pilotados por personal alemán y austríaco, lo mismo que una gran parte de su personal técnico tenia estas mismas nacionalidades. Algunos llegaron a trabajar por periodos cortos y regresaron nuevamente a sus países de origen, después de haberse familiarizado con la topografía del territorio colombiano, a prestar servicios en la fuerza aérea de Alemania-Luftwaffe.

Al mismo tiempo, SCADTA, a través del servicio aéreo fotográfico del cual tenía un monopolio virtual en Colombia, estaba estructurando una colección de investigaciones aéreas sin parangón. Y según lo irían a señalar posteriormente algunos periodistas alarmistas, con monótona regularidad, estas investigaciones incluían algunas de las principales vías de acceso al Canal de Panamá. Por último, especulaban que la red de radio privada de SCADTA había aumentado en forma considerable su potencial para servir a los intereses del Tercer Reich.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial obligó al gobierno estadounidense a aumentar sus presiones para que se acelerara el proceso de depuración del personal alemán existente en la empresa SCADTA, asunto en que la empresa Pan American no estaba muy interesada, debido a que esta operación implicaba aumentar considerablemente sus costos por las elevadas indemnizaciones que debería pagar a este personal vinculado desde su fundación, incluido su presidente Von Bauer (a pesar de su reciente nacionalización como colombiano aprobada por el presidente Eduardo Santos) y a las dificultades de conseguir suficientes pilotos norteamericanos para remplazarlos.

Todo el personal administrativo alemán fue licenciado en febrero de 1940 y, se instaló un sistema de monitoreo de los aviones pilotados todavía por germanos, que en sus vuelos siempre iban acompañados de copilotos colombianos. Pan American finalmente recibió una indemnización del fondo del ejército de los Estados Unidos por sus gastos particulares en la sacada de alemanes de SCDTA.

El gobierno colombiano estaba interesado en la fusión de SCADTA y Pan American (empresa aérea gringa) en una sola empresa de aviación comercial e insistía en su deseo de ser la voz dominante en dicha empresa, pero carecía del capital suficiente para adquirir el paquete mayoritario de acciones. La fórmula que se adoptó finalmente fue la de que el gobierno tendría opción de adquirir 40% de las acciones, con 20% reservado para ciudadanos particulares que fueran colombianos de nacimiento, y al mismo tiempo Pan American continuaría siendo el accionista principal, y conservaría momentáneamente la dirección técnica. Con este «golpe de estado» terminó la primera etapa de desarrollo de la compañía que hasta entonces estuvo bajo la influencia de los alemanes. El gobierno colombiano decidió retirar la nacionalidad colombiana a Peter Paul Von Bauer, quien junto con su familia emigró a Chile, donde murió años después. Muchos de los ciudadanos alemanes que decidieron quedarse en Colombia después de ser despedidos de la compañía fueron enviados al campo de concentración en el Hotel Sabaneta de Fusagasugá y despojados de sus propiedades. El mismo gobierno que les había impuesto la Cruz de Boyacá, por sus servicios a la patria, los maltrataba por el hecho de haber nacido en Alemania.

  Fue así como se acabó SCADTA y apareció AVIANCA con sus DC3, que empezaron a aterrizar en el aeropuerto La Florida de Tumaco.

*Nota: Parte de este contenido ha sido publicado originalmente en:

1. Aviacol.net – El Portal de la Aviación en Colombia.

2. Una empresa Colombo-Alemana de transporte aéreo. Autora: Angelika Hofmann
Traducción: Andrés Caballero. Original en Alemán.

3. Vida, pasión y muerte de SCADTA (Origen y desarrollo de la aviación en Colombia).Autor: Bernardo Parra Restrepo.

 

 

Comentarios

Comentarios