Lanzan alertas ante la inminente fumigación con glifosato en Nariño

El Movimiento Nariño en Minga por el Ambiente hace un llamado al reconocimiento de los derechos colectivos al goce del ambiente sano, al equilibrio ecológico de los ecosistemas, a la protección y conservación de la biodiversidad frente a los hechos de control y erradicación de los cultivos de uso ilícito por medio de la aspersión con glifosato en el departamento de Nariño.

Estudios científicos como los realizados por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos el 24 de septiembre de 2018 analizan los efectos del herbicida glifosato en el aumento de la mortalidad de las abejas. Los científicos expusieron las abejas al glifosato (que se supone es inocuo para los animales según sus productores) a niveles comunes como los que ocurren en campos de cultivos y luego de tres días evidenciaron que las abejas expuestas a este herbicida perdieron algunas de las bacterias beneficiosas para defenderse de infección y muerte por agentes dañinos. Los autores afirman que “La exposición de las abejas al glifosato altera la comunidad intestinal de las abejas y aumenta la susceptibilidad a la infección por patógenos oportunistas. Comprender cómo el glifosato afecta a los simbiontes intestinales de las abejas y la salud de las abejas ayudará a dilucidar un posible papel de este químico en el declive de las colonias”.

Asimismo, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) publicó un estudio científico en 2008 titulado “La aspersión aérea de cultivos de uso ilícito en Colombia”, en el cual sostuvo: “…En materia de salud, el Ministerio de Protección Social no tiene un programa especial de vigilancia epidemiológica para evaluar los efectos de la mezcla empleada en el PECIG, pese a la recomendación del Comité de Expertos formulada en 1984, la que es atendida someramente veinte años después con la contratación, en 2005, del diseño de un plan de investigaciones. Precisamente, la entidad contratada para ese fin reiteró la recomendación de adelantar estudios que permitan soportar la tesis sobre la baja toxicidad del glifosato, los que deben tener en cuenta las condiciones de aplicación del PECIG y ‘las poblaciones con niveles de exposición mayor’” (Cendex, 2006).

Adicionalmente, “una de las líneas para la investigación propuestas por el Centro de Proyectos para el Desarrollo de la Universidad Javeriana (Cendex) se refiere a los riesgos de la exposición del glifosato en la población que se alimenta de hortalizas cultivadas en los sitios objeto de la fumigación, para lo que se propone evaluar las concentraciones de glifosato en agua, suelos, vegetales y animales, así como la incidencia de algunas enfermedades asociadas al PECIG 29. En sus estudios concluyen que subsisten incertidumbres científicas sobre los riesgos a la salud y al medio ambiente generados en la aplicación de una política que ha demostrado ser incapaz de cumplir con los resultados prometidos, amén que persistir en ella equivale a seguir invirtiendo el principio de prevención–precaución…”

La fumigación aérea y/o por drones con glifosato es una actividad que genera un riesgo para el ambiente y ante la cual existen importantes vacíos en la cuantificación de impactos socio ambientales y de salud generados por esa actividad en el territorio nariñense.

Desde la Declaración de Río en 1992 sobre ambiente y desarrollo, se reconoció al principio de precaución como un principio para proteger al ambiente “… Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente”.

Este principio es recogido en la legislación nacional colombiana por medio de la Ley 99 de 1993 y por múltiples sentencias como la emitida por el Consejo de Estado (Sentencia del 20 de febrero de 2014) en la que se destacó que “la formulación de las políticas ambientales tendrá en cuenta el resultado del proceso de investigación científica. No obstante, las autoridades ambientales y los particulares darán aplicación al principio de precaución, conforme al cual cuando exista peligro de daño grave e irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del medio ambiente”.

Por consiguiente, expresamos la importancia de adoptar de manera urgente el principio de precaución ante las técnicas de fumigación con glifosato e instamos a las autoridades nacionales y departamentales competentes a desarrollar información científica que permita la verificación del riesgo, impactos y perjuicios que se genera en el ambiente y en la comunidad en el corto, mediano y largo plazo en el departamento de Nariño.

Por los derechos de la naturaleza y el respeto a los ciclos ecológicos demandamos celeridad tanto en la generación de información científica y la garantía de los derechos de acceso a la información, como en la implementación de estrategias que permitan la participación y a la justicia ambiental contenidos en el Acuerdo Regional de Escazú para que la ciudadanía nariñense y las comunidades involucradas en los territorios expuestos a la aspersión puedan contar con herramientas claras y ser escuchados en base a sus necesidades y preocupaciones por la siembra y resiembra de cultivos de uso ilícito. Respaldamos la tutela interpuesta por los cacaoteros del municipio de Policarpa frente a la vulneración de los derechos a la participación efectiva que representa realizar una audiencia pública de forma virtual y hacemos un llamado a las autoridades públicas ambientales del país para que propendan por garantizar mayores garantías para la democracia ambiental en Colombia.

Referencias

Erick V. S. Motta, Kasie Raymann, and Nancy A. Moran (2018) “Glyphosate perturbs the gut microbiota of honey bees” Consulted in Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. http://www.pnas.org/content/early/2018/09/18/1803880115

Movimiento ciudadano Nariño en Minga por el Ambiente E-mail: narinoenminga@gmail.com Twitter: @Narinoenminga Facebook: Nariño en Minga por el Ambiente

 

Comentarios

Comentarios