Las pérdidas del gobernador Romero y la «Nueva Ciudadanía»

No todo se puede ganar. En las pasadas elecciones al congreso de la república, el equipo del gobernador Romero tuvo dos conquistas importantes, una al senado con Aulo Polo y la otra a la cámara de representantes con Felipe Muñoz, del partido conservador. Ganancias electorales que no estuvieron fundamentadas en una plataforma ideológica y programática, sino en cercanías personales. De los dos triunfos, quedó, por un lado, un representante muy cercano al presidente Duque y un senador con un discurso fuerte en Bogotá, pero en la práctica, muy conveniente en la trama electoral de Ipiales.

Ahora, en las elecciones regionales, el grupo de la Nueva Ciudadanía le apostó a la alcaldía y concejo de Pasto y a la asamblea en Nariño.  En Bogotá, le apostó a la alcaldía y al concejo. Integrantes del movimiento del gobernador también participaron como candidatos a la alcaldías de los municipios  de Güaitarilla y El Tambo.

En Nariño, en alcaldía de Pasto perdió con Socorro Basante, en el concejo con Cristian Muñoz y en la asamblea con Janeth Cerón. Mario Castro y Andrés López, también perdieron las alcaldías de Güaitarilla y El Tambo, respectivamente. Por su parte, en Bogotá ganó con Claudia López, pero salió derrotado con el candidato al concejo William Díaz. Pese a lo anterior, Camilo queda fortalecido en Bogotá con una buena posibilidad de ser parte del gabinete distrital. Sin embargo, en Nariño queda muy debilitado, sin estructura política y con una deuda grande en materia de ejecución y cumplimiento del plan de desarrollo.

Comentarios

Comentarios