Letras para salvar el pellejo. Escritos de cuarentena.

El Colectivo Flor de Guanto de la ciudad de Ipiales acaba de editar una versión on-line del texto Escritos de cuarentena. Letras para salvar el pellejo. Edición especial Coronavirus, 2020, en donde se hace un acopio de poesía, cuento, fotografía, relatos, ficción y muchas otras cosas inclasificables, de algo más de 80 artistas o aprendices de artistas. Hay un guagua, otros no tan guaguas y unos contados viejos.

Como toda antología, presenta cosas buenas y no tan buenas para nuestro gusto, recordando que la subjetividad es la que acompañará ahora y por siempre las apreciaciones o críticas literarias.

En cuanto a la poesía, hay algunos escritos que realmente muestran un trabajo literario interesante, y así la mayoría de ellos estén atravesados por la rebeldía y el sentimiento de originalidad, se notan lecturas detenidas, no necesariamente de los cánones o de textos que quizá solo ellos conocen, sino de las experiencias, de los segundos que van tejiendo la vida. Otros, quizá no pasen de estos escritos y tengan que contarlo en unos años como una anécdota, si es que llegan a recordarlo.

Con intencionada pasión pasan ahí los nombres, a veces no dichos, de Sade, Cioran, Nietzsche, Gómez-Jattin, Caicedo y otros populosos de renombre que siempre aparecen en los trabajos poéticos de quienes buscan explayarse en la originalidad, que se cree única, y que van decantando, ya al son de otros ritmos, cuando se asimila el oficio del escritor. Entonces esos nombres ya no son meros gustos, sino esencias o dendritas que recogen y subsumen parte de ese pasado transido de yoismos.

Particularmente nunca he creído en las escuelas literarias, creo que la creación supera la intención de enmarcarse dentro de un estilo signado por uno o unos que se autodenominan líderes, por eso me encanta la frescura conque transcurren estos artistas antologados, cuyo único nexo común puede ser el aislamiento obligatorio y el deseo de querer decir algo nuevo, que, muchas veces no es tan nuevo. Muchos de los textos y de las fotografías o ilustraciones tienen mucha fuerza, y para caer también en la tentación, diré que muchos de ellos se acercan a la sentencia de Nietzsche en “Así habló Zaratustra”: “Escribe tú con sangre: y te darás cuenta de que la sangre es espíritu”. A esos, con seguridad, los volveremos a leer en otros espacios y en otros momentos.

Los prólogos y presentaciones del libro, excesivos para mi gusto minimalista en lo ajeno y barroco en lo propio, se unen en un grito permanente de existencialismo y fatalidad; pero, no se si intencionalmente, en unos de ellos hay vida, está presente ese vitalismo que resurge después de cada guerra o después de cada pandemia, como un nuevo humanismo que sigue teniendo fe en todo nuestro quehacer, individual y colectivo. Quizá esa sea la cura contra toda enfermedad, inclusive contra nosotros mismos, lo cual se aprecia y se resume perfectamente en el video clip compartido por uno de los antologados con el tema Nuevo amanecer.

Interesante este trabajo que han hecho Les militantes y agregaría yo anarchistes individualistes, como en el libro de Anne Steiner: Miguel Andrés Rosero “Chispas”, Alejandra Herrera Jaramillo “Maleja”, Luis Ariel Córdoba “La leyenda”, Cristhian Camilo Constaín Quiroz y Gabriel Alejandro Quiñones Ortiz, este mágico quinteto que nos permite leer este muy interesante trabajo. Felicitaciones por el proyecto, que ahora nos presenta esta recopilación, donde hay un interés por mostrar la diversidad creativa que puede seguirse suscitando, donde muchos de ellos volverán, como ese Zaratustra ya mencionado.

Además, con una generosidad que se está perdiendo ya, el Colectivo Flor de Guanto ha subido a las redes el texto, de tal manera que se puede leer de manera gratuita, una forma más de democratizar el conocimiento, acto por el cual los vuelvo a felicitar.

Aquí el link:

https://colectivoflordegua.wixsite.com/website/antologiasvirtuales?fbclid=IwAR1aoI2AG1pmcPX9-gh_z7MqaoqhyvLhLwTD4GFXdS1c9DrouZeNSbpU8Us

Comentarios

Comentarios