“Matar liberales no es pecado”

Por: Alejandro García Gómez.

Amigos del doctor Darío Vásquez (q.e.p.d., de Santa Rosa de Osos, médico, profesor de la U de A y director de la policlínica de urgencias de Medellín muchos años) refieren que éste les contaba que, cuando niño, conoció a monseñor Builes en su pueblo. Que a unos muchachos de allí les gustaba matar pajaritos con caucheras o con escopetas de balines. Un día le preguntaron si matarlos era pecado y él les contestó algo así como: Dios creó a los animales para servicio del hombre, si les divierte pueden matar todos los que quieran. Este bárbaro “silogismo” lo marcó con su lección de dolor. Al parecer hay muchas anécdotas por el estilo relacionadas con quien afirmaba desde su púlpito y en sus pastorales que matar liberales no era pecaminoso.

Apegado a una manipulada por él, filosofía tomista –mezclada con su particular interpretación bíblica- aseguró que el liberalismo era “esencialmente malo” y que, en consecuencia, lo malo había que combatirlo hasta eliminarlo. Que “Los obispos que no defenestran desde el púlpito la apostasía roja no son más que unos perros echados”, les recriminaba a sus colegas. Que “un campesino colombiano debe ser un soldado de Dios encargado de combatir el ateísmo liberal”.  Era pecado estar a la moda, leer el Tiempo, y sobre todo ser liberal.  “Builes instituyó dos nuevos pecados, exclusivos para las mujeres de su jurisdicción (Santa Rosa de Osos, Antioquia): el uso de los pantalones y montar a lo hombre a caballo, con el agravante de que sólo el obispo en persona podía absolverlas” (http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/builmigu.htm).

Hace ya tiempos fue declarado “Siervo de Dios”. Para llegar a serlo se le reconocieron el cumplimiento de Las Tres Virtudes Teologales (Fe, Esperanza y Caridad); las Cardinales (fortaleza, prudencia, templanza y justicia, subrayados míos) y el desprendimiento de cualquier deseo carnal. Hoy por hoy, junto con el Beato Padre Marianito, a este obispo se le considera como el colombiano más cercano de ser canonizado. ¿Por qué?

El 21 de mayo de este año, el papa Francisco firmó el decreto de beatificación de él que es, como sabemos, un paradigmático producto de la explosiva mezcla de la política con la manipulación religiosa, en este caso colombiana y católica. El Vaticano difundió la noticia. Y recalco la palabra “paradigmático” porque así nos cree repulsa hoy esa forma de actuar antihumanista, aún hay una mayoría de clerecía mayor y menor colombianas con esa ideología y ese actuar. Quedó ratificado cuando en la campaña por el NO, o se unió explícitamente a la guerra sucia (que la explicó ampliamente Juan Carlos Vélez Uribe) o guardaron acusador silencio.

La beatificación es el paso previo a la canonización: declararlo santo. Como católico practicante presento mi indignación y mi rechazo por este hecho. El amor y la justicia entre congéneres fue el mandato del Jesús Cristo en el cual creo y trato de practicar; no fue el del asesinato en todas sus formas entre nosotros. ¿Conoce el papa Francisco, verdaderamente, la historia real de este polémico obispo? ¿Le estarán metiendo otro gol como sucedió en su viaje pastoral a Chile, del que debió reversar, como ha explicado ampliamente la prensa por estos días? No me creo en capacidad de juzgar a nadie, pero más que error considero que sería un pésimo anuncio a la feligresía católica este hecho, porque a los santos se los considera ejemplos de vida cristiana. En poder de Francisco está la solución, porque si la esperamos de la clerecía vaticana o colombiana, ¡jmmm…!

Más notas sobre la UD Atanasio Girardot.- Se repite queja de quienes asisten a este lugar: desde comienzos de 2018 más de la mitad de los baños permanecen cerrados durante todos los días. Se incrementan los cierres cuando hay mayor afluencia por festivo o por eventos como el fútbol y otros. Esto sin contar con las semanas y meses que transcurren con sanitarios dañados: orinales tapados con un plástico negro o puertas de inodoros selladas desde adentro (el de la Kra 70 #48-373 sellado desde 2017). No son casos de días o semanas o meses. ¡Es todo el año, señor alcalde Federico!

Nota deportiva.- Ni un solo programa “deportivo” ha hecho eco de la grave denuncia: dopaje en ciclismo colombiano: Gardeazábal en ADN del 21.V.18.

Comentarios

Comentarios