Mëtëtsën. Espíritu y tradición

Por: Carolina Revelo R, Ricardo J. Arjona, y Miguel Garzón

Sibundoy, Alto Putumayo – Colombia

Sentado en una silla plástica sin poder mover sus piernas, Emilio ayuda a vestir a Roger, el mayor de sus cuatro hijos; le da las últimas instrucciones porque está a punto de heredar la máscara roja, y con ella, uno de los oficios más importantes dentro de la celebración del Bëtsknaté o el Día Grande para la comunidad Camëntsá: El Matachín.

Taita Emilio Jamioy vive en la Vereda Las Palmas en Sibundoy – Putumyo y desde hace 16 años ha sido el Matachín, personaje que representa el espíritu que guía a la comunidad a vivir el encuentro ancestral para el perdón. Es un legado que recibió de su padre y este a su vez de su mejor amigo y compadre.

Más allá de sus dolores físicos y de sus angustias personales, Taita Emilio debe transferir este legado a una nueva generación, una más joven que se encargará de conservar la tradición de la familia y del pueblo Camëntsá.

La máscara roja ha sido heredada con orgullo y confianza por un padre a su hijo para augurar que el Día Grande permanezca.

  1. Emilio Jamioy, Matachín del Día Grande del Pueblo Camëntsá – Biyá en febrero de 2015. Será la última vez que representa ese personaje místico y tradicional.
Emilio Jamioy, Matachín del Día Grande del Pueblo Camëntsá – Biyá en febrero de 2015. Será su última vez como ese personaje místico y tradicional.2.Febrero de 2016 antes de la celebración del Día Grande. Taita Emilio, ansía ponerse la máscara y convertirse una vez más en el espíritu del Bëtscnaté

2. El Taita prepara con cuidado la máscara; acaricia las plumas y reacomoda los tejidos de la corona.

Febrero de 2016 antes de la celebración del Día Grande. Taita Emilio, ansía ponerse la máscara y convertirse una vez más en el espíritu del Bëtscnaté.

3. En la fría madrugada del Día Grande, la máscara reposa antes de empezar la fiesta.

4. Roger algo nervioso, se prepara para la celebración con la ayuda de su padre, quien le enseña el orden y el significado de los collares, la forma correcta de envolver la faja y cómo usar la campana. Le da consejos para su nuevo cargo en la comunidad.

5. Emilio permanece en silencio y nostálgico pero orgulloso de haber cuidado y transmitido la tradición.

6. Llegó la hora de partir. Roger pide la bendición a su padre; el poder y la fuerza de los espíritus invaden al nuevo Matachín. Los espíritus han revivido, empoderan la máscara y se preparan para el gran día.

Emilio permanece en silencio y nostálgico pero orgulloso de haber cuidado y transmitido la tradición.

7. El Matachín y los San Juanes ya reunidos, se preparan para iniciar su marcha.

Llegó la hora de partir. El nuevo Matachín pide la bendición a su padre.

8. Los San Juanes danzan detrás del Matachín y juntos se dirigen hacia El Sagrado, lugar en el que se reúne toda la comunidad.

9. La campana nunca para de sonar, cada repicar es una invitación a la fiesta, a la convivencia, al perdón.

Los San Juanes danzan detrás del Matachín y juntos se dirigen hacia El Sagrado, lugar en el que se reúne toda la comunidad.

10. Con paso apresurado y encabezando el desfile, el matachín avanza por el camino hacia Tabanoc (Cibundoy).

11. Tras el Matachín, toda la comunidad Camëntsá congregada en un baile y festejo va rumbo a Sibundoy.

12. La gran familia Camëntsá entra al templo con sus tradiciones, cantos, ritos, música y bailes. El sincretismo entre los dos mundos se vive en comunión.

13. Roger ha cumplido su misión y con la máscara al hombro, se pierde entre la multitud que baila y toma chicha al son de la música tradicional del pueblo Camëntsá.

Agradecimientos

Comunidad Indígena Camëntsá – Biyá

Cabildo Indígena de Sibundoy

Emilio Jamioy, Roger Jamioy y Familia

Fotografía

Miguel Garzón

Comentarios

Comentarios