Mitos, costumbres y leyendas paganas en las fiestas cristianas

Por: Carlos Eduardo lagos campos

 

“todos los caminos conducen a Roma”

 

Desde los orígenes de la civilización los seres humanos adoraban al Sol y a los Astros a quiénes consideraban como fuentes dadoras de la vida y de la muerte.

Durante el desarrollo de las diferentes civilizaciones se crearon rituales, simbologías, conceptos y tradiciones para adorar a sus dioses y deidades; estas se fueron transmitiendo de manera oral y escrita a través de los tiempos, por ello encontramos muchas coincidencias en diferentes culturas, cómo los griegos, romanos, sumerios, egipcios, babilonios; incluso en continentes aislados como en las américas los encontramos en las culturas incas, mayas y aztecas entre otros.

El común denominador es que existía un Dios supremo entre todos los demás; normalmente esta divinidad se identificaba con el Sol, así por ejemplo para los sumerios fue Shamhash, para los egipcios Ra y para los griegos Zeus.

El sol renace en cada mañana y trae consigo la luz, el calor y aparta al hombre de la oscuridad, de las tinieblas, de la noche helada, de los peligros que trae consigo la penumbra. Para estas civilizaciones fue fácil entender que sin el astro rey no habría cosechas, no habría seguridad y la humanidad no hubiese podido sobrevivir. Esta potísima razón es la que ha hecho del Sol el elemento más venerado y respetado a través de todos los tiempos.

Pero el Sol no estaba solo en el firmamento, junto a él se encontraban otros Astros que conformaban las 12 casas del zodiaco; esto les permitió a los antiguos predecir y prevenir acontecimientos astrológicos que se repetían en unidades de tiempo como los eclipses, las fases de la luna, la aparición de los cometas y la astrología.

La cruz del zodiaco se erige como uno de los iconos conceptuales más antiguos de la humanidad, donde durante un ciclo el sol visita cada una de las 12 casas del zodiaco. Esta representa los 12 meses del año, las cuatro estaciones y los solsticios de invierno y de verano. A su vez el solsticio de invierno representa el renacer del sol; aquí es importante destacar el enfrentamiento que se presenta entre la oscuridad y la luz, lo bueno contra lo malo; paradigmas que siempre han constituido una dualidad mitológica.

La historia que representaba al sol naciente y la resurrección se volvió común en diferentes culturas, donde aparecen sus divinidades conservando de acuerdo a varios escritores una misma estructura mitológica en versiones que por supuesto causan controversia y no siempre como sucede en el catolicismo, cuentan con fuentes escritas que se puedan confrontar con otros documentos, o sea solo constan en sus códices. Según el libro de los muertos de los antiguos egipcios, Horus nació de la virgen Isis. Su nacimiento fue acompañado por una estrella en el este para entrar y adorar al nuevo salvador, fue un niño maestro. A los 30 años fue iniciado por una figura conocida como Anup, tuvo 12 discípulos que lo acompañaron en su travesía, realizó muchos milagros, curó enfermos y caminó sobre el agua, fue traicionado por Tifón, Enterrado y resucitó a los 3 días. Atis de frigia nació de la virgen Nana y fue crucificado, enterrado y resucitó al tercer día. Krishna de la india nació de la virgen Devaki, con una estrella del este que señaló su llegada, hizo muchos milagros con sus discípulos y tras su muerte resucitó. Dionisio de Grecia nació de una virgen el 25 de diciembre, se constituyó en un maestro viajero hizo milagros transformó el agua en vino, fue llamado hijo de dios; tras su muerte fue resucitado. El dios Mithra de Persia nació de una virgen el 25 de diciembre, Tuvo 12 discípulos e hizo milagros, tras su muerte fue enterrado durante 3 días y resucitó.

Como ellos existieron muchos otros dioses en diferentes culturas del mundo que conservan estas mismas o similares características mitológicas: el nacer de una virgen, ser acompañados normalmente por 12 apóstoles que representan las 12 constelaciones, hacer milagros, morir por la humanidad y resucitar al tercer día. El 3 es el número más sagrado en la mitología, históricamente se le atribuyen virtudes místicas se asegura que es la base de los signos de la perfección en lo material, lo espiritual y lo intelectual.

En la mitología griega y romana el 3 es considerado como el principal atributo de los sucesos legendarios, los druidas consideran al número tres como de gran influjo dentro de las prácticas sagradas. Para los Mitras se suponía que el Empíreo se sostenía por medio de tres inteligencias.

Jesucristo el más representativo de los mesías solares conserva todas estas tradiciones mitológicas. Nació de la virgen María el 25 de diciembre, su nacimiento fue anunciado por una estrella en el este. Tres reyes magos la siguieron para encontrarlo, fue maestro a la edad de los 12 años y bautizado a la edad de 30 años por Juan El Bautista. Tuvo 12 discípulos quienes lo acompañaron e hizo milagros como curar los enfermos, camino sobre el agua, despertó a los muertos y convirtió el agua en vino, fue traicionado por uno de sus discípulos Judas, crucificado enterrado y resucitó al tercer día.

En algunas culturas el 6 de enero se conmemoraba la fiesta de la Luz con la misma connotación del nacimiento del Sol, por ejemplo en Alejandría durante la noche del 5 al 6 de enero se memoraba el origen del tiempo, Aion, mediante una procesión con antorchas que se dirigía hacia el templo de Korion.

En cuanto a los reyes magos su origen podría remontarse a tradiciones  orientales que se refieren a  doce magos; para los armenios eran quince. Los documentos más sólidos nos remiten a Persia y corresponden a las Crónicas de Zuqnin, obra que compendia historias de Oriente Medio anteriores al surgimiento del Islam; en la cual doce reyes magos durante cada año viajaban a una montaña cósmica llamada Hara Barzaiti, donde se resguardaba una profecía el nacimiento del mesías; solo faltaba una señal que apareció en el este en forma de una estrella que anunciaba la noticia; había nacido el mesías. En las catacumbas de Pedro y Marcelino aparecen dos, cuatro en el fresco del siglo IV de la catacumba de santa Domitilla. En la versión etiópica del proscrito  evangelio de Santiago son tres pero con los nombres de Tanisuram, Malik y Sissebá

Cómo se puede observar en distintas tradiciones el nacimiento del mesías, conlleva una secuencia astrológica, el número de discípulos y la resurrección obedecen a estos mismos parámetros, lo mismo que lo relacionado con los reyes magos.

En latín virgo significa virgen y en la antigüedad se simbolizaba con la M, esta es la esta razón para que tanto el nombre de María como el de tantas otras madres vírgenes de los Mesías en las diferentes religiones comenzara por la M, por ejemplo Misrha la madre a Adonis o Maya la Madre de Buda.

Pero quizás quienes mejor veneraron al Sol en el solsticio de invierno fueron los Romanos a través de las fiestas de la Saturnalia o Saturnales, la cual se celebraba en honor de Saturno, quien era el padre de Júpiter, dios de la agricultura y la cosecha, estas festividades fueron introducidas en el año 217 a. c. con el fin de compensar al pueblo tras una batalla perdida frente a los cartagineses en el lago de Trasimeno.​  Las fiestas se celebraban en el templo de Saturno ubicado en el Foro romano con sacrificios y un banquete público festivo, seguido del intercambio de regalos, festejos y carnavales en los que se relajaban los estándares sociales; el festejo se prolongaba por nueve días, del 17 al 25 de diciembre.

Durante las Saturnales, se decoraban las casas con plantas, se encendían las velas y antorchas para celebrar el renacimiento de la luz. Se hacían regalos entre amigos y familiares, como los que se hacen ahora en la fiesta de la Navidad. Con estos se ponía fin al período más oscuro del año y se recibía el nacimiento de un nuevo período de luz, o nacimiento del Sol Invictus, el 25 de diciembre, coincidiendo con la entrada del Sol en la casa de Capricornio.

Eran las fiestas que marcaban la finalización de los trabajos agrarios, se celebrada tras la conclusión de las siembras de invierno, cuando el rigor del invierno permitía que las familias campesinas y sus esclavos domésticos, descansaran de su trabajo y se alejaran de la rutina.

En esas condiciones los esclavos eran liberados de sus quehaceres y se acostumbraba a relazar un cambio de rolles con los de sus dueños. En la Saturnalia las familias aprovechaban para visitar a sus amigos y familiares e intercambiar regalos. Durante esta época se cerraban las escuelas, el comercio y los tribunales, se suspendían las guerras, se acostumbraba a liberar a algunos esclavos, se organizaban juegos, bacanales, bailes de máscaras y espectáculos desenfrenados que no se realizaban durante el resto del año y los romanos se entregaban a la bebida, la comida y en general a los placeres mundanos.

El solsticio de invierno, es un término astronómico que se refiere a la posición del Sol. En el Hemisferio Norte a mediados de diciembre, los días son más cortos, pero después del solsticio, empiezan a alargarse de nuevo. En la antigüedad se imaginaban que el Sol se volvía viejo, hasta su deceso y luego renacía como un Sol nuevo.

Aun en la actualidad, son varias las culturas que celebran el solsticio de invierno con el mismo concepto antiguo del morir y renacer de la luz; En el norte de Europa los lapones lo celebran rindiéndole culto a la diosa Beiwelos, en Japón  existe la leyenda de Amaterasu diosa del sol, en Pakistán, el pueblo de kalash lo celebra con la vuelta de Dezao, el ser supremo, la festividad judía tiene lugar el 25 de Kislev, en América los pueblos indígenas quechuas, aimaras, mapuches, rapanui entre otros, consideran que el Sol retorna con mayor fuerza después de su retiro invernal

Pero como llegan al mundo cristiano estas costumbres paganas?

No encontramos en ninguna parte de la Biblia la fecha del nacimiento de Jesús, ni de la epifanía o la llegada de los reyes magos. El análisis de ciertos fragmentos de los evangelios, así como de otros documentos de la época, han permitido a los historiadores realizar diferentes hipótesis sobre el nacimiento de Jesús. Algunos hablan de abril o mayo, mientras que otros lo sitúan en los meses de septiembre u octubre. Algunos fragmentos de los evangelios y otros documentos de la época, permiten a los historiadores realizar diferentes hipótesis sobre este hecho. Mientras algunos lo ubican en los meses de abril o mayo, mientras que otros hablan de septiembres u octubre.

A finales del siglo I A.C un dios nuevo irrumpe con gran fuerza en el Imperio romano se trata del dios persa Mitra, que corresponde al dios de la luz y la sabiduría, quién otorgaba la salvación mediante la creencia de un alma inmortal.

La tradición nos revela que Mitra era el enviado del dios Sol a la tierra para redimir a los hombres,  nacido como se expuso un 25 de diciembre este será adorado por la soldadesca y por los pastores.

Cada 24 de diciembre Mitra moría e iniciaba su “transito inferior del sol” para, el día 25,  renacer victorioso como lo se imaginaban lo hacía el Sol Invencible, “natalis solis invicti”

Su culto estaba reservado a los hombres, su auge se dio entre los siglos I a VI D.C,  su iconografía estaba representada por un muchacho que mataba a un toro, a su vez el toro y su sacrificio se vinculaban simbólicamente con la muerte y la resurrección, así como con el cultivo y las cosechas.

Estas creencias serían los antecedentes inmediatos del cristianismo religión que había avanzado muy poco dado que Judea era una provincia Romana y esta nación era predominantemente pagana. Antes del Emperador Constantino I (272-337) el mitraísmo era la religión predominante y el cristianismo era considerado ilegal.

Las dificultades que afronto el cristianismo para asentarse dentro del imperio romano corresponden a que los romanos adoraban la pluralidad, detestaban la autoridad única, por ello liderados por la familia de los junios, ascendientes de Brutus; derrocaron al último rey de origen Etrusco, Tarquinio el Soberbio y establecieron el senado como máxima autoridad, el propio julio César fue asesinado por el senado una vez se declaró dictador vitalicio.

No es que los romanos no adorarán otros dioses por el contrario cuando ellos  invadían a un pueblo conservaban tanto a sus gobiernos, como a sus dioses y en muchas ocasiones los asimilaban o los acogían como propios, tal como como sucedió con Isis y Mitra entre otros.

Poco a poco el cristianismo se extiende por todo el imperio y se hace políticamente inviable su prohibición, por ello Constantino con la justificación de una visión, antes de la batalla decisiva contra el imperio romano de occidente; tras resultar vencedor en el año 312. Acogió el cristianismo pero sin dejar de rendir culto a los dioses paganos de Roma.

Sin la prohibición la nueva religión se fue difundiendo cada vez más y su crecimiento se multiplicaría a partir de la expedición del decreto de tolerancia emitido por este emperador tino en el año 313 D.C. Pero no fue sino hasta el año 321 D.C. que Constantino legalizó el cristianismo y en el 354 D.D. El Obispo Liberio declaró que el nacimiento de Cristo fue el 25 de diciembre. Esta fecha se escogió para ese día porque como se explicaron los romanos ya consideraban ese día como festivo al dedicarlo al dios Saturno. Esto permitió contrarrestar las celebraciones paganas preexistentes, con esta magnífica idea  no se alteró el calendario romano y así las tradiciones paganas se fueron adaptando sin tropiezos al cristianismo.

Sin embargo los dioses paganos y en especial la fiesta del “Sol Invictus” continuaron siendo parte de la religión estatal de Roma, hasta que finalmente el paganismo fue abolido definitivamente por un decreto del emperador Teodosio I en el año 380 D.C. A través del edicto de Tesalónica, instituyendo al cristianismo como la única religión del Imperio.

Con esto el cristianismo se iría imponiendo en todo el Imperio, mientras que el mitraísmo y los demás cultos paganos irían desapareciendo; todo esto debido no solo al apoyo del imperio sino soportado en el simbolismo del Sol Victorioso, el cual es adaptado a la visión de Cristo, que se fundamenta en la victoria del Dios resucitado (Luz) sobre la oscuridad de la muerte.

A partir de entonces fue cuando el calendario de actos y festejos romanos fue modificándose: las Lupercales que se celebraba el 15 de febrero en honor a Lupercus, protector de los pastores y sus rebaños y como homenaje a la  loba que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo, fue sustituida por la fiesta religiosa de San Valentín del 14 de febrero; las Saturnales fueron trasladadas al mes de febrero y se modificó convirtiéndola en una celebración previa a los días de abstinencia y ayuno de la Cuaresma.

Y así una tras otra todas esas antiguas celebraciones paganas acabaron convertidas en fiestas cristianas, transformando la festividad del Sol Invictus del 25 de diciembre en el día de Navidad, y con ella celebrar el nacimiento de Jesús, aunque realmente no coincidiese en la fecha. Hasta entonces los cristianos lo celebraban el 6 de enero (Epifanía), la cual dejaron como Día de Reyes.

En el año 440 D.C. El Papa León Magno estableció definitivamente el 25 de diciembre como fecha para la conmemoración de la Natividad y en 529 D.C. El emperador Justiniano la declara de manera oficial como la festividad del Imperio.

El cristianismo, como muchas otras religiones, para poder calar mejor entre la población hubo de asimilar algunas de las antiguas conmemoraciones paganas, incorporándolas a sus ritos

Por su supuesto estas trasformaciones tenían un profundo contenido político razón por la cual muchos textos y documentos que evidenciaban esos cambios fueron destruidos, no hay ninguna pista que lo sugiera dentro de la Biblia. Lo que existe por el contrario, son indicios que permiten pensar que Jesús no nació en diciembre. Por ejemplo, en el Evangelio de san Lucas hay una referencia sobre su nacimiento y es que antes de nacer el mesías, los pastores velaban mientras sus rebaños pastaban. los pastores podían hacer sus vigilias durante el crudo invierno los rebaños debían ser resguardados durante los meses diciembre y enero por lo tanto era muy improbable que los pastores durmiesen con sus ovejas a la intemperie en diciembre, cuando las temperaturas en Judea caían hasta bajo cero y era época de fuertes lluvias.

Resulta difícil creer que el censo romano, ordenado por el emperador Augusto que obligó a José y a María a viajar a Belén, ocurriera durante el invierno. Esto porque en esa época los censos eran algo impopular, estaban íntimamente relacionados con el control, el pago de impuestos y servicio militar. Esto alteraba la tranquilidad en una región inestable como Palestina. Por ello el invierno no sería la mejor época  para controlar los desplazamiento de los ciudadano judíos hacia su lugares de nacimiento que era donde debían censarse a caga persona.

Por su parte la estrella de Belén que guio a los tres Reyes Magos probablemente, según simuladores astronómicos pudo corresponder al planeta Júpiter el cual el 17 de abril hace un giro estacionario y se ubica visualmente sobre Belén, siendo el astro más relumbrante sobre la tierra.

Todas estas versiones algunas de ellas de carácter especulativo, pueden generar en la comunidad cristiana diferentes tipos de reacciones o herir susceptibilidades, pues se refieren a las estructuras místicas de nuestras creencias religiosas y dado que la Navidad es una tradición que se ha transmitido de generación en generación está se encuentra grabada en el inconsciente colectivo.

Lo importante aparte de su epistemología es lo que la Navidad debería representar para nosotros el nacimiento y el afloramiento de sentimientos de unión, de respeto y de solaridad, no solo entre las familias; si no también en la entre las sociedades e incluso que entre las naciones

Lo cierto es que al margen de los diferentes ritos esta es una época de regocijo y de Paz.

Fuentes: Influencia del mundo pagano en el origen del cristianismo, monografías; los misteriosos Reyes Magos ni reyes ni magos, Arquehistoria; Los reyes magos son un plagio, revista semana: monarquía Romana, las saturnales Wikipedia; Secretos ocultos de la Navidad – La conspiración del 25 de diciembre: Es cierto que la historia de Cristo es la misma historia de Horus?, historia de cuerda; los orígenes dela navidad, national geographic.

Felices saturnales.

Politeista

*Miembro del Centro de Pensamiento Libre

Comentarios

Comentarios