Musicoterapia contribuiría a combatir Alzheimer

Una Ruleta Musical, que funciona como un tocadiscos, fue diseñada como alternativa no farmacológica para contribuir a retardar la pérdida de la memoria –o demencia senil– y estimular el cerebro cognitivamente a partir de la interacción con la música en personas con patologías neurodegenerativas.

El diseño de este sistema estuvo a cargo de los estudiantes Luis Fernando Álvarez Cruz, Juan David Gutiérrez Marmolejo, Larry Bayron Jaramillo Ortiz y José Manuel Toro Holguín, del programa de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira.

El equipo de jóvenes se propuso crear un tratamiento no farmacológico que funcionara mejor que la medicina que le suministraban a un familiar de uno de los estudiantes, diagnosticado con Alzheimer.

De este modo, desde la dinámica investigativa de la asignatura “Nodo Proyectual: Diseño y Uso”, orientado por la docente Gloria Patricia Herrera Saray, encontraron que las actividades que implican estimulación cognitiva, terapia de reminiscencia, recuperación espaciada y aprendizaje sin error, serían las más convenientes para retardar la pérdida de memoria que conlleva esta enfermedad.

La Ruleta Musical fuel el resultado de una investigación a profundidad de juegos y actividades de diferentes países que incluyen una disruptiva de tareas para producir mayores sinapsis, es decir, comunicaciones o impulsos eléctricos más profundos entre las neuronas. Para esto se requiere involucrar en el juego tanto acciones que pasen de la lectoescritura a terapias de manejo de motricidad gruesa, como herramientas que trabajen el estímulo y la evocación de información específica a lo largo del tiempo.

El sistema integra como eje fundamental la musicoterapia, entendida por la Federación Mundial de Musicoterapia como el uso de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía, armonía), para promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión y la organización, entre otros objetivos terapéuticos.

El objeto tiene la apariencia de una caja de tocadiscos de antaño, que se cierra con un disco de vinilo. Internamente se transforma en un hexágono, similar a un juego de mesa tradicional, que permite girar el vinilo para disfrutar de la actividad.

Básicamente se trata de escoger un género musical al azar y con la ayuda de unas tarjetas el jugador debe cantar, responder algunas preguntas (nombre del cantante y de la canción, cuándo la escuchó por primera vez, anécdotas relacionadas), y entrar en contacto con los otros participantes. Todo acompañado, por supuesto, de un DVD con las canciones, las letras, y un micrófono para hacer karaoke.

Es importante recordar que la Ruleta Musical está diseñada al pie de la letra para una persona en particular, por ello las canciones y los géneros musicales escogidos para la actividad responden a un estudio previo del paciente diagnosticado con Alzheimer, con información suministrada por sus familiares más cercanos. No obstante, el sistema se puede adaptar a las necesidades específicas de cada individuo.

Estímulos cognitivos

La Ruleta Musical estimula el sistema cognitivo en varias dimensiones: habilidades visuales, mediante la interacción con los objetos del sistema y la comprensión gráfica del entorno que lo rodea; habilidades auditivas, con canciones que evocan reminiscencias a través de conexiones del pasado con el presente del usuario; y habilidades motrices, mediante la manipulación de diferentes objetos.

Por otra parte, el segundo eje clave del sistema es la integración con su familia, pues promueve el esparcimiento y genera en los participantes del juego un pensamiento consciente al momento de tratar esta enfermedad desde otra perspectiva.

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2017 se estimó que 47 millones de personas padecen demencia en todo el mundo, siendo el Alzheimer la forma más común de esta enfermedad. Se prevé que para 2030 el número será de 75 millones de personas diagnosticadas. En Colombia, según la Asociación Colombiana de Neurología, en 2020 habrá 260.000 personas con el mal.

Un estudio de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Icesi de Cali –basado en el Sistema Integral de Información del Ministerio de Salud– estima que el costo del tratamiento total por paciente para un promedio de ocho años de enfermedad es de cercano a los 33,3 millones de pesos, y alcanza los 99 millones de pesos si se incluyen los costos del cuidador, pañales y alimentación, entre otros.

Comentarios

Comentarios