Nariño Actúa por el Clima

Por: Alejandro Reyes.[1]

Nariño actúa por el clima es más que el nombre del plan integral de gestión del cambio climático territorial de Nariño, firmado y declarado por la Honorable Asamblea Departamental y el exgobernador de Nariño, Camilo Romero, como la política pública para la acción climática en el departamento. Nariño actúa por el clima es una urgencia vuelta hoja de ruta, que apuesta por construir un departamento capaz de soportar social, económica, ambiental y culturalmente, los embates del cambio climático en este sur mágico, con sus montañas y sus valles, hechos de riqueza natural, tristeza y abandono.

Urge que los actuales dirigentes de Nariño, concejales, concejalas, alcaldes, diputados  y diputada (si sólo una) y el gobernador, tengan más claro que nunca en sus proyectos de gobierno el objetivo de construir sociedades y territorios resilientes al cambio climático.  La fuerza del contexto nos impulsa.  Entre el 7 de diciembre de 2019 y el 25 de abril de 2020, inundaciones provocadas por el río Telembí, han desplazado a 7 mil personas en el municipio de Barbacoas, de acuerdo a cifras de la Unidad de Gestión del Riesgo y Desastres.  En  2018,  643 familias, de 50 veredas en 6 municipios de Nariño, sufrieron la peor granizada de que hubiese registro en el siglo XXI, afectando mas de 1340 ha. y esto es sólo la punta del iceberg.

Es fundamental que secretarios, equipos profesionales y asistentes de los diferentes despachos administrativos del sistema público nariñense, conozcan y proyecten las estrategias de gestión del cambio climático planteadas por el Plan Integral de Gestión del Cambio Climático Territorial de Nariño (PIGCCT) (declarado bajo ordenanza 042 del 11 de diciembre de 2019) y El Plan Territorial de Adaptación Climática del departamento de Nariño (PTAC) (2016), liderado por Corponariño y el Fondo Mundial para la Naturaleza[2].

De acuerdo a estos documentos, el departamento, cada uno de sus 64 municipios, presenta una alta vulnerabilidad (la vulnerabilidad es la susceptibilidad o incapacidad de un sistema para afrontar los efectos adversos del cambio climático y, en particular, la variabilidad del clima y los fenómenos extremos), debido a que los componentes sociales, ambientales y económicos muestran una sensibilidad considerable a los efectos de la variabilidad del clima y los fenómenos extremos.

El Plan Integral de Gestión del Cambio Climático de Nariño-Nariño actúa por el Clima, se organizó alrededor de 3 ejes estratégicos y 4 ejes transversales. Los ejes estratégicos contienen medidas diseñadas para gestionar un departamento con mayores capacidades frente a los riesgos climáticos y a reducir las emisiones de gases efecto invernadero. Los ejes transversales son las orientaciones que habilitan la implementación de los ejes estratégicos. Los ejes transversales nacen de los enfoques de direccionalidad de la política, donde la transparencia en la planeación y gobierno del territorio son una ruta muy importante a la hora de dirigir un proyecto departamental, dados los fuertes niveles de riego de corrupción para el departamento, de acuerdo con el Índice de Transparencia Departamental 2015 – 2016[3].

Las líneas fuerza, los puntos clave a tomar en cuenta de la política son:

  1. Trabajar honda y apasionadamente en hacer de los municipios nariñenses, territorios más resilientes al cambio y la variabilidad climática proyectando acciones públicas y privadas que promuevan sistemas económicos con bajas emisiones de gases efecto invernadero (tarea urgente para el sector agrícola y ganadero). Impulsar la implementación y seguimiento de los Programas de Gestión Integral de los Residuos Solidos, construyendo mejores culturas de reciclaje a nivel urbano y rural; de acuerdo con el estudio del Potencial de Crecimiento Verde del Departamento, socializado por el Instituto Global de Crecimiento Verde (GGGI – por sus siglas en inglés) en 2019, Nariño tiene una tasa de reciclaje de 0,4%, es decir, el 99,6% de la basura que generamos, va a parar, en el mejor de los casos a los rellenos sanitarios, y en el peor de los casos a quebradas, ríos, suelos o en micropartículas al aire, por efecto de las quemas tan comunes en zonas rurales municipales.
  2. Fortalecer los mecanismos, comunitarios, financieros y tecnológicos a los sistemas rurales, para impulsar un desarrollo rural orientado a reducir los impactos socioambientales que hoy campean desde el mar hasta elGaleras, como la deforestación, por ejemplo, cáncer silencioso de nuestra magnifica biodiversidad.  Pasto, Ipiales, Tumaco e Ipiales tienen retos importantes en este eje estratégico del PIGCCT, por que son las ciudades emergentes del departamento y requieren principal atención a los modelos de expansión urbana y de gestión de la biodiversidad entre zonas urbanas, periurbanas y rurales.
  3. Amparado en la riqueza plurietnica, multicultural y biodiversa de Nariño, el tercer eje clave tiene que ver con la conservación de los ecosistemas estratégicos del departamento, orientando esfuerzos hacia el fortalecimiento de los acueductos comunitarios, rurales, veredales y municipales. Poner nuestra atención sobre el agua nos exige preguntarnos por los páramos, ecosistemas donde se produce, y las comunidades que los habitan; nos invita el agua a reflexionar sobre el cuidado de cauces hídricos, y los sistemas de saneamiento ambiental de los municipios de Nariño. De acuerdo con el GGGI (2019), el nivel de riesgo en la calidad del agua es preocupante, 8 de cada 10 municipios presentan riesgo alto en la calidad del agua que se suministra; preocupa particularmente el caso de Magüi Payan, que ya se considera inviable sanitariamente.

Sin duda, la gestión del cambio climático es tarea de todos, empresarios, instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil, étnicas y comunitarias, pero es vital y urgente, dado el actual proceso de formulación de los planes de desarrollo departamental y municipal, que todas las personas que habitamos esta tierra maravillosa, hagamos veeduría y demos seguimiento a lo que nuestros representantes proyectan para un construir un Nariño que actúa por el clima, que cuenta con capacidad de adaptación para gestionar riesgos y vulnerabilidades del cambio climático y las transforma en oportunidades para la transición hacia una economía carbono neutral, impulsando la calidad de vida, la competitividad y la protección de la interacción entre socioecosistemas.

[1] Ingeniero forestal, presidente de la mesa departamental de cambio climático de Nariño.

[2] Se pueden descargar en: https://drive.google.com/open?id=13TIpJoPM7QM2QaLXRdYZs4NHQfAtnzj8

[3] Tomado y adaptado de: https://indicedetransparencia.org.co/portals/0/Documentos/2017/Gobernaciones/Ficha%20Resultados%20Gobernacio%CC%81n%20de%20Narin%CC%83o.pdf

Comentarios

Comentarios