Nariño dejó de ser bastión nacional de la izquierda

Por Tatiana Duque

La llegada de Jhon Rojas a la Gobernación de Nariño en las locales de octubre marcó la primera derrota de la izquierda en ese cargo en los últimos 20 años en un departamento donde había consolidado un fortín nacional.

Rojas ganó en parte a que terminó siendo Funcional para políticos y electores: como no tiene un grupo propio (como el saliente Camilo Romero), los políticos consideran que puede gobernar con ellos; y si bien fue apoyado por partidos tradicionales, su discurso fue afín al voto de izquierda y alternativo nariñense: no al glifosato, ni al fracking y propaz.

A eso se sumó que la izquierda estuvo de capa caída toda la campaña porque no pudieron consolidar una candidatura fuerte, Romero no puso heredero y perdió fuerza: peleó con los tradicionales que lo ayudaron a ganar en 2015, se fracturó el grupo político que tenía con su padre y la Fiscalía lo llamó a juicio por el caso del negocio del Aguardiente departamental.

Esos reveses no impiden que Romero tenga la mira en las presidenciales de 2022, como contamos, al aumentar su discurso alternativo y propaz en escenarios nacionales para relanzar su imagen.

Aquí puede leer el artículo completo. 

Comentarios

Comentarios