publicidad

Nariño se niega a vivir la guerra del pasado en medio de la implementación del acuerdo de paz

La Gobernación de Nariño rechaza de manera enérgica los hechos de violencia ocurridos el pasado 27 de noviembre en la vereda Pueblo Nuevo, de Magüí Payán, y extiende su solidaridad y abrazo a los familiares de las víctimas. La Administración Departamental condena este lamentable suceso, sobre el que existe información proveniente tanto de la Personería y la Alcaldía como del Ejército Nacional, toda vez que para nosotros cada pérdida humana de los hijos de un mismo pueblo es una herida abierta en el territorio. También nos permitimos comunicar lo siguiente:

1. Ni el municipio de Magüí Payán, ni la subregión del Telembí, ni el resto del departamento de Nariño merecen vivir las consecuencias del recrudecimiento de la violencia que se asemejan a la del país del pasado en un territorio que ha respaldado sin reservas el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc, así como el actual proceso con la guerrilla del ELN.

2. Condenamos de forma enfática cualquier hecho de violencia, de actores armados, que involucren a líderes y a la población civil. En ese sentido, exigimos el pronto regreso a la libertad, y sin condiciones, de Wilman Haney Ortiz.

3. Una vez el Gobierno departamental conoció estos hechos activó la ruta para la atención de la emergencia a fin de garantizar los derechos humanos de las comunidades afectadas. En ese sentido se inició la gestión con el Consejo Noruego para el apoyo técnico en la zona frente a la elaboración del censo y atención alimentaria de las familias desplazadas.

4. Como parte de este seguimiento, el día de ayer sesionó, de forma extraordinaria, el Subcomité de Asistencia y Atención, con participación de funcionarios departamentales, municipales y delegados del Consejo Noruego. Allí se definió, en una suma de esfuerzos, la asistencia alimentaria durante dos semanas para las 18 familias afectadas, así como la entrega de un subsidio provisional de arrendamiento por 200 mil pesos. Asimismo, se elevó una solicitud a la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas a fin de que se complemente esta asistencia con ayudas complementarias del orden nacional.

5. Esta Administración departamental ha proporcionado, desde el primer momento, un acompañamiento especial en materia de derechos humanos al municipio de Magüí Payán tanto ahora, así como en episodios pasados como el que tuvo lugar el 20 de septiembre del 2016, donde se activó un Comité de Asistencia y Atención para ayudar a las familias que resultaron desplazadas como consecuencia, en ese entonces, de enfrentamientos entre la Fuerza Pública y miembros del ELN.

6. Insistimos en la necesidad de avanzar, de forma más expedita, en la implementación de los acuerdos de paz para que ese anhelo, del pueblo maguireño y del resto de Nariño, sea una realidad para todos y todas.

Comentarios

Comentarios