NINGÚN PRÍNCIPE AZUL..

No se trata de un príncipe azul. Besar esta  “inofensiva” ranita constituiría morir  ipso facto.

Los expertos en animales de Walford y del Colegio Shropshire del norte han criado con éxito uno de los anfibios más mortales en su laboratorio. El experimento comenzó cuando uno de los estudiantes donó al Colegio una hembra y un macho de la especie. Y aunque los primeros huevos se llenaron de moho, tras una seria investigación los expertos lograron criar con éxito una rana.

 

Se trata de la rana flecha azul, como es conocida, se reproduce en forma natural en Costa Rica y Brasil, donde su hábitat está siendo destruido haciéndola hoy una especie en peligro de extinción. Los nativos cazan estas ranas y las ponen cerca del calor de una hoguera para que exuden el veneno e impregnar con él sus flechas y dardos para emplearlos en la caza.

 

Con apenas 2,5 cm de largo es capaz de matar a 10 hombres con segregar una dosis de su veneno. Aparentemente los científicos no le tienen tanto miedo ya que su mortífera cualidad sólo surge después de que come ciertas cortezas de árboles tóxicos e insectos en la naturaleza.

 

Es interesante que hay más de 100 especies diferentes de ranas venenosas y todas oscilan entre menos 2.5 a 6.3 cm de longitud del cuerpo. Son de colores brillantes para advertir a los depredadores de su peligrosidad. Su piel contiene el veneno.

 

Artículo relacionado: planetacurioso

Comentarios

Comentarios