P.O.T ¿Causante de afectaciones arquitectonicas en Edificio Solsticio 2?

Por: Pablo Emilio Obando Acosta

Así se desprende de las declaraciones del arquitecto Fabio Gómez ante asamblea de copropietarios afectados por la construcción y levantamiento de este edificio en el barrio Morasurco de la ciudad de Pasto y que generó no solo malestar sino visibles afectaciones en los edificios contiguos o adyacentes.  Para este arquitecto, y en respuesta a las quejas elevadas por quienes consideran que su propiedad se vio gravemente afectada por el levantamiento del edificio Solsticio 2, “El P.O.T. ha cambiado la manera de construir en Pasto, antes eran culatas, ahora para evitarlas se hacen aislamientos al lado y lado es una nueva norma y aplica para toda la ciudad, que sea buena, que sea mala esa es la norma, pero no depende de ellos”.  No sabemos hasta donde sus declaraciones son ciertas y en este caso el responsable de todos los desmanes y afectaciones arquitectónicas es el municipio de Pasto o, en su defecto, es una manera de evadir sus responsabilidades y las de la constructora que representa.  Esperamos el pronunciamiento de los funcionarios y de las dependencias respectivas municipales.

Ya en dos notas periodísticas, que me permito recordar hacía un llamado a las entidades, funcionarios y dependencias esperando un pronunciamiento al respecto.

1.- http://pagina10.com/web/en-pasto-afectaciones-por-luz-y-paisaje-en-propiedad-horizontal/

2.- http://pagina10.com/web/solsticio-2-un-edificio-con-afectaciones-urbanisticas-y-sociales/

Hasta el momento guardan total silencio los entes de control, lo mismo que la constructora.  Los afectados consideran que existe una especie de complicidad de estos entes y, como lo expresa un lector identificado como Oscar Rodríguez “Lascuradurías en la ciudad de Pasto son entidades corruptas, entes privados encargados de la captación de dineros para un particular. Y con la figura de planeación municipal la cual se pasa por la faja el POT la ciudad se convirtió en un caos arquitectónico”. En igual sentido se expresan varios usuarios y seguramente afectados por algunas constructoras inescrupulosas en Pasto.

Pero lo que más ha generado hilaridad es el pronunciamiento del arquitecto Fabio Gómez, delegado de la Constructora Brusosti SAS, en dicha asamblea al considerar que tantos y tan graves desmanes arquitectónicos generados por la construcción del Edificio Solsticio 2 se solucionará con unos cuantos brochazos: “ahora mismo está en obra negra y oscurece, cuando acaben va a cambiar, el reflejo de este nuevo edificio cuando da el sol refleja bastante luz y la situación va a cambiar”.  Manera absurda, ridícula y falaz de brindar respuesta a quienes denuncian con argumentos sólidos y contundes afectaciones delicadas en sus propiedades.

Pero independientemente de si es el P.O T. del municipio de Pasto, y en cuyo caso se tendría que demandar al municipio de Pasto, o si es responsabilidad de la constructora y sus diseños arquitectónicos, lo dicho y expresado por algunos lectores de mis columnas anteriores merece una respuesta por parte de las autoridades competentes. Esta es una denuncia pública que se debe abordar por los entes y funcionarios correspondientes.  Su silencio deja mucho que desear y abre un manto de duda sobre su competencia y moralidad en el ejercicio de sus funciones.

Lamentablemente este no es un hecho nuevo, pero si es un fenómeno que creció gracias a ese desgreño administrativo municipal. Por allá en el año 2001 realicé una de las primeras denuncias sobre los abusos cometidos por algunas constructoras de Pasto, concretamente con vivienda de interés social en el Barrio Nueva Aranda III y que me permito traer a la memoria colectiva gracias al rescate de un documental realizado en la fecha por un periodista local.

En ese juego mezquino de la burocracia se enredan las denuncias, dejando en el camino a cientos de afectados que miran impávidos como sus propiedades se desvalorizan y sufren los rigores de un mal diseño arquitectónico o de las políticas municipales.  Ahí están las actas, las denuncias de los afectados y su voz ahogada entre el marasmo de funcionarios y constructoras. Esperamos que esta vez se de un pronunciamiento de curadurías y de la administración municipal.

Comentarios

Comentarios