Pasto florece

Por: Rosa Isabel Zarama Rincón-Ivonne Erazo López

 Como grupo de nariñenses amantes de nuestro terruño y deseosos de colocar un grano de arena para contribuir en la calidad ambiental de nuestra ciudad, nos complacemos en darle a la muy noble ciudad de Atriz un regalo en su onomástico: son treinta maceteras de geranios que alegran los balcones de la Pinacoteca- Casa de la Cultura del departamento de Nariño, que se suman a otras maceteras que el grupo colocó en el mismo recinto en abril de 2018.

Los nariñenses admiramos a los habitantes del corregimiento de El Encano porque aman la naturaleza y disfrutan al lucir en sus hogares o en sus negocios las plantas que cultivan como el mejor adorno que existe. Conviene que aprendamos de ellos, el cariño e interés que tienen por la ecología porque cuando observamos esos espacios nos alegramos.  Entretanto,  al caminar por algunas calles de Pasto o de otras ciudades de Nariño en ocasiones nos topamos con cuadras enteras en donde tanto flores como árboles están ausentes; en cambio, las construcciones de concreto son las principales protagonistas. Aspecto que provoca desolación porque plantas y árboles ofrecen muchos beneficios para una comunidad: generan oxígeno,  se convierte en un regalo para el espíritu cuando se observan sus colores y sus formas lo que contribuye a mejorar la calidad de vida.

Por las razones anteriores, cordialmente, invitamos a nuestros coterráneos a adornar las fachadas de sus casas con plantas, también se pueden unir los vecinos y en colaboración con las autoridades sembrar flores o plantar árboles en las zonas verdes.  En esta época de preocupación por el cuidado del medio ambiente, creemos en el compromiso de las sociedades en procura del bienestar de su entorno y de las personas.

Las matas que adornan los balcones fueron el resultado de un trabajo colectivo: agradecemos al director de la Pinacoteca- Casa de la Cultura, Santiago Rojas que acogió la propuesta y desde abril del año pasado nos abrió sus puertas para colocar las primeras maceteras, en ese mismo lugar, valoramos la disposición de Carmen Moreno quién cuida amorosamente las plantas y seguirá consintiendo a estas nuevas residentes como a las niñas de sus ojos. Nubia Díaz fue la jardinera de Buesaquillo que las plantó y las cuidó, María Mercedes Muñoz elaboró las maceteras, María Inés Zarama supervisó el proceso y coordinó la logística, Francisco Erazo apoyó económicamente parte del proyecto e Ivonne Erazo y Rosa Isabel Zarama impulsaron está iniciativa.

Comentarios

Comentarios