Personas deprimidas construyen sus historias con palabras negativas

Las narraciones de personas con síntomas depresivos que consultaron el Servicio de Atención Psicológica (SAP) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) se caracterizan por el uso de términos negativos, pesimistas y destructivos para referirse a sí mismos, lo que genera una identidad basada en conceptos desfavorables.

Una de las principales consultas que se realiza en el SAP es sobre este trastorno del estado del ánimo que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en actividades cotidianas en quien la padece.

Este motivo de consulta llamó la atención de Zaseth Cristina Arias, estudiante de la Maestría en Psicología Clínica de la UNAL, quien se propuso relacionar las narrativas de los pacientes con problemas psicológicos asociados con la depresión.

Por medio de la “autocaracterización, un instrumento narrativo usado en psicología, el paciente escribe su propia historia, a modo de cuento, con una introducción, nudo y desenlace. El escrito se hace en tercera persona con el fin de que el paciente se vea desde afuera y pueda exteriorizar sus alegrías, miedos, tristezas y otros sentimientos que lo confrontan.

Frases como “es una persona tímida y ansiosa desde su infancia”, “siempre se sentía incómodo y fuera de lugar” o “su pasado era una carga muy pesada, nada positivo había en él, solo dolor, pena y traición”, son ejemplos de narraciones de personas depresivas.

Para los fines de esta investigación, sus relatos se sometieron al software de análisis Atlas-Ti, con el fin de hacer un estudio cualitativo y obtener características narrativas de los textos.

Entre los hallazgos del análisis se encuentra que el lenguaje de pacientes con depresión es limitado y tiende a basarse en palabras que tienen connotaciones negativas, lo que lo diferencia de la forma en la que se definen los consultantes que no pasan por esta situación.

“Las personas deprimidas se narran y se construyen con palabras como culpa, tristeza, odio, rabia, ansiedad, soledad; a diferencia de las personas que no están en una etapa de depresión, quienes expresan un lenguaje más amplio y se refieren a sí mismos con términos positivos o neutrales”, puntualiza la psicóloga Arias.

Dentro de las etapas de la depresión se reconocen: episodios depresivos, asociados con alteraciones del estado de ánimo con duración de varias semanas o meses; trastornos depresivos recurrentes, que se refieren a la recurrencia de episodios depresivos a lo largo de la vida del paciente; distimia, que presenta una sintomatología depresiva menos severa y puede durar desde dos años hasta décadas; y depresión psicótica, caracterizada por ideas o pensamientos falsos y un sentimiento de culpa desproporcionado.

En los últimos tiempos ha cobrado importancia la psicoterapia para el tratamiento de la depresión, que utiliza los procesos narrativos para entender y dar sentido a la experiencia de los consultantes.

“Los procesos narrativos son importantes en la psicoterapia porque el discurso que las personas depresivas utilizan narrando su propia historia suele ser problemático. En la sesión terapéutica dichos conflictos se van tratando a través del diálogo, la escritura de cartas y de poesía, entre otros”, señaló la psicóloga Arias, quien actualmente trata procesos depresivos en el Centro de Atención de Salud Estudiantil de la UNAL.

Dentro de las recomendaciones que se dan para tratar la depresión se prioriza la consulta con profesionales tan pronto se detecten síntomas asociados con la enfermedad y no cuando la dolencia esté en una etapa avanzada. Así mismo, mantener hábitos de vida saludable como comer y dormir bien y rodearse de una red de apoyo confiable. Interesarse por actividades nuevas, tener un hobby y conocer nuevas personas también son opciones recomendables.

Comentarios

Comentarios