¿Por qué Linero se levantó la bata?

Por: Aníbal Arévalo Rosero

La Iglesia Católica Romana a través de los siglos ha asumido una actitud muy conservadora y le ha sido muy difícil adoptar un cambio, precisamente por los riesgos que se produzca un cisma, como los que se han vivido en grandes períodos históricos.

Y el tema del celibato ha sido objeto de grandes debates al interior del clero como de la misma feligresía. Hay que reconocer que a pesar del expansionismo de las iglesias protestantes, la Iglesia Católica persiste en que los sacerdotes deben tener dedicación permanente a la labor pastoral con el argumento que no se puede atender bien a dos señores a la vez, es decir, familia y comunidad católica; no obstante las palabras del propio Jesús que expresa que el hombre debe apartarse de sus padres para unirse a su mujer.

Según la declaración del exsacerdote Alberto Linero, su decisión de renunciar al sacerdocio es un proceso íntimo y personal, quiere vivir su vida de otra manera, por ello su expresión: “me mamé de estar solo”. Esta es una situación que afrontan muchos sacerdotes a pesar de su vocación. Linero no es el primero ni es el último en dar un paso al costado.

Lo que se reclama de la Iglesia es mayor comprensión con quienes optan por el sacerdocio, teniendo en cuenta que en estos tiempos cambiantes y con mayores opciones para los jóvenes, optar por una vida vocacional es mucho más difícil que en décadas pasadas; sumado a la declaración de la Constitución del 91 que reconoce la libertad de cultos que se convirtió en el acicate de las demás iglesias (y no solo cristianas).

En los orígenes de las iglesias protestantes nos encontramos a Martín Lutero que rompió con la Iglesia de Roma por el excesivo autoritarismo y los abusos que se cometieron por la autoridad papal que vendía las indulgencias para construir la Basílica de San Pedro. Pero a Lutero lo siguió el teólogo suizo Juan Calvino que contribuyó a fortalecer la vertiente protestante del cristianismo. Esta escisión permite que los pastores tengan sus familias como referente que quien habla de familia debe vivirla.

Un antecedente histórico muy sobresaliente es el de Enrique VIII que decidió apartarse de la autoridad de Roma y crear la Iglesia Anglicana, porque el papa Clemente VII no aceptó darle la bula papal para formalizar su divorcio con Catalina de Aragón, con el argumento de que ella no le daba un hijo varón y así poderse casar con Anabolena.

En el caso colombiano se convierte en un gran precedente para que operen algunos cambios al interior de la Iglesia por tratarse de una figura con amplio reconocimiento por su vínculo con los medios de comunicación. El padre Linero se hizo célebre por sus publicaciones que se conocieron ampliamente bajo el epígrafe de “El Man está vivo”, en la cuales se muestra a un Cristo más humano, con oraciones con gran factura y el estilo que solo puede caracterizar a un costeño con su amor por el vallenato y sus  dichos samarios.

Ahora bien, teniendo en cuenta que la Iglesia Católica Romana tiene a su máximo jerarca con un estilo abierto a la comunidad, sin tanto dogmatismo, sonriente, con un vocabulario ameno, podrían operar cambios o al menos que se haga la reflexión necesaria de cuál es el tipo de sacerdote que requieren los nuevos tiempos: ¿un sacerdote que oriente a la familia sin conocer lo que es familia?

Hemos visto en el papa Francisco a un personaje que llegó a revolucionar la Iglesia, de ahí el encono de los sectores conservadores. Vemos, por ejemplo, cómo ha rechazado los lujos asumiendo una actitud de humildad. Es un acercamiento a la comunidad con argumentos más asentados en el querer de la familia de los nuevos tiempos.

Comentarios

Comentarios