¿Por qué son tan costosos los tiquetes aéreos desde y hasta Pasto?

Por: Hugo Armando Granja Arce*

Desde hace ya algún tiempo, a través de varios medios de comunicación, se ha expresado por parte de la ciudadanía nariñense en general y pastusa en particular, el malestar por la falta de opciones económicas para poder viajar vía aérea desde y hacia Pasto, como sí acontece con ciudades capitales de departamento con un PIB y una densidad poblacional similar a la nuestra, como es el caso de Pereira (con 472 mil habitantes), Montería (con 447 mil habitantes) o incluso Bucaramanga (con 528 mil habitantes), las cuales cuentan con mayor oferta de empresas aéreas que les prestan servicio. En Pereira por ejemplo, prestan servicio al aeropuerto de esa ciudad compañías como Avianca, Lan, Copa Airlines, ADA, VivaColombia, EasyFly y Aexpa. El aeropuerto de Montería también tiene 5 aerolineas que le prestan servicio y un tanto más ocurre con Cúcuta y Bucaramanga.

Entonces en este punto debemos hacernos la primera pregunta y es, cual es la razón por la cual la ciudad de Pasto no cuenta con una mayor oferta de empresas que presten el servicio aéreo de pasajeros y de carga desde y hacia otras ciudades del país?.

Y la respuesta debe verse desde un punto de vista empresarial, el cual tiene que ver con las leyes de la oferta y la demanda de pasajeros y de carga. El aeropuerto de Cúcuta por ejemplo, para el año 2015 movió 1.161.249 pasajeros y 57.589 toneladas de carga. El aeropuerto de Pereira movió para ese año 1.890.088 pasajeros y 4.526 toneladas de carga. Incluso el aeropuerto de Montería movió 717.951 pasajeros para el mismo 2015 y 2.048 toneladas de carga.

Por el contrario, nuestro aeropuerto Antonio Nariño, sólo movió para el año 2015, 306.543 pasajeros y 2.266 toneladas de carga. Como se ve, las cantidades que mueven estas ciudades comparada con la de Pasto es casi del doble, razón por la cual, una empresa aérea podría ver esta estadística desde dos perspectivas diferentes.

La primera impresión de estos datos es que la ciudad de Pasto no podría generar una mayor demanda de pasajeros y de carga, razón por la cual en un análisis de costo-beneficio, teniendo en cuenta por un lado los costos que implica llevar un avión al aeropuerto de Pasto y no a otra ciudad que le podría generar mayores ganancias y por el otro lado el beneficio económico de la demanda de los pasajeros y la carga que podrían tomar sus servicios, no se generaría un negocio rentable.

Sin embargo, la segunda perspectiva podría verse con una visión mucho más de futuro empresarial y esto es que, los datos muestran que el PIB y la densidad poblacional de la ciudad de Pasto es similar o incluso mayor a la de otras ciudades capitales que tienen una mayor oferta de empresas aéreas y que por tanto, la razón por la cual es tan inferior la cantidad de pasajeros y de carga que se mueven en su aeropuerto se debe exclusivamente a una cuestión también de oferta y de demanda, es decir, ante un casi monopolio de una única empresa que presta servicios aéreos en la ciudad de Pasto, sus precios se encarecerán pues no tienen una competencia que la empuje a reducir sus tarifas. Esto genera a su vez que sólo un grupo poblacional limitado de la sociedad nariñense pueda acceder a estos precios y por tanto, las estadísticas mostrarán una demanda muy limitada de viajes aéreos, lo cual no corresponde a la realidad, pues si el costo de los viajes por avión se abarataran con la entrada de mas empresas aéreas, la demanda aumentaría incluso al doble de la que hoy en día se evidencia.

Ahora bien, en este punto surge la siguiente pregunta y es cómo los pastusos y los nariñenses logramos que otras empresas aéreas vengan a prestar sus servicios al aeropuerto de nuestra ciudad?. La respuesta puede verse desde dos perspectivas diferentes.

En primer lugar, por parte del gobierno nacional, este tiene la obligación de evitar los monopolios de empresas privadas en cualquier sector de la economía, es por esta razón que existe Satena, una empresa de capital público que le presta servicio aéreo al aeropuerto de Pasto, pues con ello busca generar mayor competencia en el sector. Sin embargo, es claro que las múltiples quejas en sus servicios evidencian que actualmente está pasando por dificultades estructurales que le impiden convertirse en un competidor de peso que pueda generar la reducción de precios en los tiquetes aéreos de su competidora. En otras palabras, la competencia que Satena le hace a la otra empresa privada que presta sus servicios al aeropuerto de Pasto es tan ineficiente, que no genera en realidad una pérdida de clientes que ponga en riesgo la operación de su competidora y la obligue a tener que bajar las tarifas para continuar compitiendo. Por tal razón, para que optemos por esta opción, primero Satena deberá ser reestructurada y eso no depende de nosotros como nariñenses, sino del gobierno nacional, además del hecho que podría tomar bastante tiempo una reestructuración en su servicio.

La opción que nos queda es que nosotros mismos como ciudadanos tomemos cartas en el asunto, que invitemos por todos los diferentes medios posibles a otras empresas aéreas para que instalen sus operaciones en nuestra ciudad, mostrándoles el gran negocio que significaría operar aquí, partiendo por un lado que nuestra ciudad tiene un PIB y una densidad poblacional superior al de otras capitales en las que existe una mayor oferta de empresas aéreas y que esos indicadores garantizarán que si entran a operar con costos de tiquetes aéreos atractivos, la demanda de los mismos crecerá abismalmente, logrando así una rentabilidad prometedora y por el otro lado; convenciéndolos de la posición estratégica de nuestro municipio con respecto al resto de Colombia y su conexión con las diferentes fronteras internacionales del sur del país.

Que en complemento, nuestros líderes políticos regionales y locales ofrezcan incentivos tributarios para que más empresas aéreas vengan a instalarse a nuestra ciudad y contraten personal local para que, además de generar automáticamente un abaratamiento en los costos de los tiquetes aéreos y en el transporte de carga y de esta forma volviendo nuestra ciudad mucho más competitiva, se genere mayor empleo en la región, compensando así la reducción presupuestal que podrían sufrir las arcas públicas.

Y por último, que los pastusos nos unamos en un sueño que podría parecer imposible, crear nuestra propia empresa aérea con capital de las personas de esta misma ciudad. VivaColombia por ejemplo, una aerolínea de bajo costo que está poniendo en jaque a las grandes empresas aéreas de Colombia nació con un capital aproximado de 5.000 millones de pesos. Lo mismo podríamos lograr nosotros, pues ello equivaldría a que 500 nariñenses aporten aproximadamente 10 millones de pesos cada uno para crear una empresa aérea regional con un futuro prometedor garantizado.

Comentarios

Comentarios