Pueblo de Nariño eleva voz de protesta contra Cedenar

Las expresiones populares son sabias, una de ellas dice que “Tanto va el cántaro al agua, que termina por romperse”. Pues justamente esto es lo que acontece con Centrales Eléctricas de Nariño –CEDENAR-  por el abuso que se está cometiendo contra el pueblo de Nariño. En un mes, esta empresa, como se denuncia masivamente en las redes sociales, ha enviado tres facturas a los hogares nariñenses, onerosos y de difícil cancelación por parte del pueblo.

También se denuncia, hace rato, en las redes y corrillos, el manejo politiquero y poco ortodoxo de la empresa. Algo que se encuentra prohibido en la legislación nacional y establecido en normas y leyes, que se las pasan por la faja sin que entidad alguna formule los reparos del caso e inicie una investigación de hecho.  Seguramente harán lo de siempre, demandar al mensajero y pretender así acabar con el problema. Pero no, resulta que el mensajero, o sea yo, lo que está haciendo es alertar a las directivas de CEDENAR para que frenen estos abusos contra el pueblo y eviten un alzamiento popular que nos puede salir demasiado caro. Ya el pueblo raso se cansó de tanto miedo y lo mismo nos da ayunar en casa que abstenerse en una celda.

También se expresa en las redes que la responsabilidad es del pueblo, por cuanto vota una y otra vez por los mismos caciques que terminan dándoles garrote y no se los ha visto ni por las curvas en esta época de impactante crisis.  Razón tendrán los que así piensan. Yo soy uno de ellos. El pueblo es soberano de sus decisiones y de sus yerros.

También se expresa que el sindicato de CEDENAR no asume la defensa de los intereses el pueblo, que se encuentra arrodillado y silente por cuanto también gozan, algunos de sus integrantes, de las mieles del poder.  Vaya uno a saber si con un sindicato digno ocurrirían estas cosas tan desastrosas.

Lo único cierto es que el pueblo tiene ira y se encuentra al borde del colapso, tres facturas o recibos en un lapso tan corto y con tarifas tan elevadas no las soporta nadie, se vuelven impagables. Más aún en tiempos de pandemia covid19 en las que se prohíbe el rebusque, se cerraron las empresas y negocios y el pueblo se encuentra al borde de la inanición.

Doctor Chingual, usted que es un hombre de universidad entiende esta situación, convoque a sus directivos, busque alternativas, declare una emergencia económica o empresarial y alivie en algo la carga del pueblo nariñense.  Revise lo actuado y se dará cuenta que el pueblo tiene razón, se están cometiendo abusos y es posible que se desate su sagrada ira.

Por otra parte, sería bueno que la empresa deje de ser manejada por manos políticas que tanto mal le han hecho.  Por el bien de todos actuemos como Dios manda, con honradez y cristianismo, con la verdad siempre por escudo.  Esa vieja y oscura forma de hacer política debe cambiar para beneficio de todos.  Seamos generosos y buenos con Nariño. En la misma Biblia que tanto ostentan dice “que la verdad nos hará libres”, pues no vivamos de mentiras y enrostremos la verdad. Que todo político aleje sus manos de CEDENAR y de toda entidad oficial, que se dediquen a legislar y buscar el bien común.

Por lo pronto, la gente, es decir el pueblo, convoca a una toma pacifica de CEDENAR, a una quema de recibos y a una desobediencia civil, única manera que tiene de ser escuchado y respetado.

No actúen rastreramente interponiendo tutelas o amenazando con procesos jurídicos contra periodistas y gente de bien que se atreven a jalarles las orejas.  El pueblo es sabio y ya se cansó de tanto ultraje y mentira.  O revisan sus políticas de facturación o prepárense para escuchar el clamor el pueblo, que no lo convoco yo, se convoca solito, movido por la angustia y la ira. Yo soy un simple mensajero y como tal el chivo expiatorio que con tantas ansias están ustedes buscando para flagelar y atemorizar. ¡!!No más abusos!!!, ¡!!no más atropello al pueblo por parte de CEDENAR!!!

Comentarios

Comentarios