Reformas y reestructuraciones en el ejército de Colombia

Por: Carlos Eduardo Lagos Campos*

 

Con ocasión de las alarmantes denuncias realizadas por el New York Times, el presidente Iván Duque creó una comisión del más alto nivel para evaluar las acciones militares y en caso de ser necesario realizar las recomendaciones para que éstas se ajusten a los estándares internacionales del derecho nacional humanitario y del derecho operacional.

Esta comisión a la que se le denominó de excelencia militar está conformada por unos de los más prestigiosos abogados del país y será la encargada de revisar que los procedimientos órdenes y protocolos operacionales se ajusten a los estándares internacionales.

La comisión está integrada por los juristas Mauricio González Cuervo, expresidente de la Corte Constitucional y actual presidente del tribunal de arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá;  Alfonso Gómez Méndez, exprocurador general de la nación, exfiscal y el ministro de justicia ;y Hernando Yepes, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia y exconstituyente.

Pero esta no es la primera vez que el ejército nacional es asesorado por comisiones nacionales y extranjeras para la implementación y el ajuste de la doctrina militar y los estándares operacionales.

Para ilustrar sobre esta importante temática entrevistamos al Brigadier general ® Pablo Przychodny Jaramillo, quien ha realizado estudios en: Pregrado  en Ciencias Militares de la Escuela Militar fe Cadetes: General Jose Maria Cordova, Master en Seguridad y Defensa Nacional de la Escuela Superior de Guerra, especialista en Administración de Recursos Militares del Centro De Educacion Militar – CEMIL, especialista en Administración Logística de la Escuela de Logística, especialista en  Logística empresarial de la Fundación Universitaria del Area Andina, graduado en Alta Dirección Empresarial  de la Universidad de la Sabana, especialista en Comando y Estado Mayor, diplomado en Logística de la Producción, diplomado en logística de distribución, diplomado en docencia universitaria, diplomado en Derechos Humanos y DIH.

Con 33 años de servicio efectivos en el Ejército Nacional como oficial de logística, es una de las personas más calificadas  para explicar la naturaleza y los fines de este tipo de comisiones.

Luego de un dialogo cordial nos explicó que estas comisiones que han revisado la parte operacional del ejército, no son algo nuevo. Al respecto explicó:

 

Aprendimos de la experiencia.

Todos los ejércitos del mundo aprenden de sus experiencias. Las guerras y los conflictos armados son el mejor laboratorio para evaluar las estrategias, las técnicas y los métodos contemplados en la doctrina particular de un ejército, lo que ha llevado a implementar reformas que lo hagan más efectivo al momento de afrontar un nuevo conflicto. Importante destacar que un conflicto no necesariamente implica una guerra, pero una guerra per se es un  conflicto.

 

La guerra es la continuación de la política por otros medios (Carl von Clausewitz).

Cuando se trata de estudiar la forma como los conflictos y las guerras se han desarrollado, no se puede hacer sin considerar su naturaleza misma, pues ella marca el contexto de las causas que llevaron a que la política fracasara y se acudiera a la vía de las armas para buscar su resolución.

 

Nuestro Ejército se conformó por movimientos aislados.

Colombia se ha sumido en una serie de conflictos internos desde el momento mismo del grito de la independencia, iniciando como movimientos aislados, con fuerzas que actuando como unidades irregulares se fueron consolidando hasta formar lo que conocemos hasta hoy como el ejército patriota o libertador y que da inicio hace 200 años al actual Ejercito Nacional de Colombia.

Las fuerzas patriotas se desarrollaron en un complejo ambiente político con marcadas diferencias ideológicas.

Después del año 1819, las fuerzas patriotas se desarrollaron dentro de un complejo ambiente político con marcadas diferencias ideológicas y que abarcaron diferentes etapas, comenzando por las diferencias entre los Generales Bolívar y Santander, y cerrando con la tragedia nacional de la guerra de los mil días.  A lo largo de ese periodo la estructura militar obedeció a una organización y a una doctrina sin muchos avances, heredada de lo que se aprendió de los españoles y algunos franceses e ingleses que participaron en los diferentes eventos que construyeron esos capítulos de la historia, ignorada por la sociedad actual.

 

 

En 1907 se crean la Escuela Militar de Cadetes, La Escuela Naval  y la Escuela Superior de Guerra basados en el profesionalismo  y firme estructura del ejército chileno.

Solo hasta el gobierno del General Rafael Reyes Prieto, en el año de 1907 se genera la primera gran reforma militar con  la cual se crean tres institutos de formación militar como son la Escuela Militar de Cadetes, La Escuela Naval  y la Escuela Superior de Guerra, y con ello se iniciaba a la estructuración de un verdadero Ejercito Nacional, con una servicio militar legalizado y con un sentir apartado de color político. Aprovechando que el señor general Uribe Uribe se encontraba en comisión diplomática en Chile, se gestionó la comisión de un grupo de Oficiales liderados por los Capitanes Ahumada y Guillen,  para orientar las tareas de la organización y dirección de la Escuela Militar de Cadetes. Los criterios para traer dicha comisión se basaban en el profesionalismo  y firme estructura del ejército chileno, el cual acababa de triunfar en la guerra del pacifico.

 

En 1924 cuando llega la misión militar Suiza, y en entre los años 29 y 34 la misión Alemana liderada por  el Mayor Hans Shuler. (Doctrina Prusiana)

El corto periodo entre los años 1907 y 1909, se caracterizó por un fortalecimiento de la estructura militar, dando vida a unidades de artillería, de infantería y vinculando mediante contrato por 3 años a los mayores de 18 años, solteros como soldados voluntarios, organización de los estados mayores, unificación de uniformes, se organiza el ejército para la  paz con 3 divisiones cada una con 2 brigadas. El ejército chileno acompañó al colombiano hasta 1924 cuando llega la misión militar Suiza, la cual fue apoyada entre los años 29 y 34 por la misión alemana liderada por el Mayor Hans Shuler. Este periodo desde 1909 y 1934 cimento las bases de una doctrina prusiana de la cual hasta hoy se conservan algunos elementos dentro de la estructura, la cultura y en la doctrina.

La guerra con el Perú y el nacimiento de la Fuerza Aérea.

En el periodo descrito no se puede dejar mencionar que la guerra con el Perú en los años 1932 y 1933 fortaleció al ejército en cuanto a la  incorporación de material y equipo alemán y suizo  y la necesidad de tener una aviación que complementara el esfuerzo terrestre y lograr efectos en profundidad sobre las líneas enemigas.

1940 la declaratoria del estado de beligerancia contra las potencias del eje, Tokio, Roma, Berlín y la llegada al país la primera misión Americana y la participación de Colombia  en la guerra de Corea

En el año de 1940 , el gobierno de Colombia declara el estado de beligerancia contra las potencias del eje, Tokio, Roma, Berlín, circunstancia que es aprovechada para que llegue al país la primera misión americana que asesoró al Ejército Nacional hasta el año de 1949, cuando se firma un acuerdo de asistencia mutua con los Estados Unidos y con la cual se da un vuelco a la doctrina militar, pues con la incorporación de material y equipo norteamericano, se comienza a incorporar manuales y reglamentos del mismo origen; doctrina que se consolida con la participación de Colombia  en la guerra de Corea entre los años 1950 al año de 1953.

 

La aparición de las guerrillas comunistas en los años 60

La relación entre el  gobierno norteamericano y el colombiano se ha mantenido a lo largo del tiempo, mediante los mecanismos de entrenamiento, asesorías, intercambios académicos y suministro de materiales y equipos. La aparición de las guerrillas comunistas en los años 60 impulsadas por las tensiones y estrategias de la  guerra fría, hace que el Ejército Nacional aplique las tácticas, técnicas y métodos propios de conflictos regulares  frente a unas fuerzas irregulares que aplicaban técnicas propias de su organización y aprendidas de instructores cubanos quienes a su vez las recibieron de instructores Rusos y Chinos.

Las lecciones de la guerra de Vietnam.

La experiencia del Ejército Norteamericano en la guerra de Vietnam, comienzan a ser difundidas a los ejércitos latinoamericanos, y es allí cuando el Ejército de Colombia con una estructura regular comienza a incorporar tácticas y técnicas contra insurgencia que en buena medida sirven como contención de los irregulares, pero que su efectividad se ve minimizada por la desconexión de la política nacional frente a la naturaleza misma del conflicto, lo que lleva que a un conflicto social se le dé respuesta únicamente de carácter militar.

Un periodo de transición sin reformas importantes hasta el plan Colombia, el nacimiento de la aviación del Ejército y la formación en Derechos Humanos y derecho Internacional Humanitario.

A partir de la intervención de la misión americana del año 40, no se da ninguna reforma importante hasta el año 2002 periodo en el cual el conflicto interno escala a niveles que generaron un alto impacto para el desarrollo y la seguridad del país, lo que obliga a que se haga una revisión de la estructura y doctrina aplicada al conflicto interno y se comienza con una restructuración impulsada por el entonces Comandante del Ejército General, Mora Rangel ( este capítulo no constituye en sí una reforma militar). Aprovechando el marco de uno de los componentes del plan Colombia, componente militar, que le dio un impulso a la naciente aviación del Ejército, permitió el desarrollo de operaciones nocturnas, tanto aéreas como  terrestres, la vinculación de otras instancias del estado dentro de un trabajo de acción integral, el trabajo de formación de todos los miembros de las Fuerzas Militares en Derechos Humanos y  el derecho Internacional Humanitario aplicado al conflicto interno.

Unidades militares especializadas en operaciones de carácter irregular, recuperación de áreas y la gobernanza a nivel de municipios y la seguridad vial.

La creación de unidades militares especializadas en operaciones de carácter irregular logra un balance operacional en forma inicial y posteriormente el repliegue de las fuerzas irregulares hacia sus áreas de retaguardia con lo cual se genera una recuperación de áreas y la gobernanza en un gran número de municipios los cuales por efecto de los grupos armados, habían desplazado a sus administradores. Se recupera la seguridad vial en el país y en general la vida nacional comienza a recuperar en gran parte la normalidad perdida por efecto del accionar de los grupos alzados en armas.

El ingreso a la OTAN como socio global.

En la actualidad y en virtud de la intención de ser partícipes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el Ejército Nacional a partir del año 2013, restructuró su organización y actualizo su doctrina en un trabajo que fue precedido por la puesta en marcha de comités de revisión e innovación estratégica, la cual conllevó a una revisión detallada de su doctrina aplicada a cada una de las armas (infantería, caballería, artillería, inteligencia, logística, etc.,)- Lo mismo sucedió con la parte administrativa (la cual ha estado regida siempre por las disposiciones gubernamentales).  En el año 2018, los mandos de OTAN en visita a nuestro país, verificaron aspectos que ellos estiman vitales para ser miembros de esa organización, como son la transparencia y el respeto por los Derechos Humanos, por lo que una vez vistos y declarándose conformes, dieron su aval; por lo que  Colombia forma ya parte de dicha organización, siendo el único país latinoamericano en hacerlo.

Adaptación a los cambios

El Ejército nacional de Colombia, es una fuerza que aprende de sus errores y adopta los cambios necesarios para no apartarse de su vocación democrática al servicio de los colombianos. Todas las regulaciones, disposiciones legalmente establecidas son adoptadas por la institución. Lo anterior obliga a un disciplinado ejercicio interior que ha permitido que la estructura doctrinaria no sea un impedimento para incorporar los conceptos y exigencias de una sociedad tan cambiante y exigente como la nuestra, y es precisamente esa disposición de cambio la que ha permitido que las Fuerzas Militares de Colombia y particularmente el Ejército Nacional, se mantenga en el tiempo, pese a todas las campañas y malas intenciones, como la institución del estado más querida y valorada por los colombianos.

Dicho esto abordamos a través del diálogo las incidencias que dieron origen a la creación de esta comisión:

General Pablo Przychodny Jaramillo (GPPJ): Rechazo la campaña de desprestigio contra el señor Mayor General Nicasio Martínez Espinel.

Carlos Eduardo Lagos Campos (CELC): No creo que se trate de una campaña de desprestigio, por lo menos en lo que hace referencia al artículo del NYT, la prueba de ello es que el formulario en cuestión fue retirado y dos controversiales Twitter uno del Comandante del EJC y otro del Ministro de Defensa fueron borrados.

(GPPJ): Respeto tu opinión…pero sí es una campaña de desprestigio, toda vez que el ascenso a General se votará en plenaria en la presente semana y todo apunta a que un Oficial, que no tiene ninguna investigación, sea sancionado basados en escándalos amarillistas y mal intencionados.

La filtración de un documento reservado a un medio de comunicación o a otra agencia, sin contexto, o con otro diferente, no deja dudas sobre la verdadera intención, la cual es generar inquietudes y cuestionamientos sobre las políticas institucionales.

Formularios como los del debate, vistos sin el contexto debido, llevan a confusiones. Solo los que estuvieron en la reunión y recibieron la explicación sobre el mismo, tienen claro el propósito del mismo.

La sociedad debe saber con claridad, que los ascensos en las Fuerzas Militares de Colombia no se dan por bajas, que la evaluación de los Oficiales y Suboficiales y aun la de los Soldados, tiene un amplio espectro que abarca aspectos tales como los administrativos, los personales y los operacionales. El Ejército Nacional aprendió la lección del pasado y por ello privilegia las entregas y las capturas sobre las bajas en combate, las cuales son inevitables cuando se presenta la oposición armada. Para ello solo basta mirar las estadísticas.

(CELC): Algunos medios muy serios como The Associated Press, El Espectador y el propio New York Times, dan cuenta de la existencia de algunos cheques de partidas reservadas a soldados profesionales y a un paramilitar que resultaron condenados posteriormente en las investigaciones de los llamados «falsos positivos».

(GPPJ): Cuando se maneja la parte administrativa y se funge como ordenador del gasto, los criterios para firmar egresos y cheques se basan en unos soportes documentales que son tramitados por otras instancias. Es absurdo juzgar al administrador por lo que hace el operacional. El ordenador del gasto es casi un notario, pues cuando recibe todos los documentos que soportan un pago, asume que quienes tienen la responsabilidad de hacerlo, lo han hecho bien y si esos soportes, que insisto son documentales, aparecen en regla, el ordenador del gasto debe aprobarlos. De esto se colige que no existió mala fe del General Martínez, Coronel en esa época, más cuando las vinculaciones de los beneficiados por los pagos fueron años después de haberse efectuado.

(CELC): Que opinión te merece la comisión del más alto nivel jurídico que designó el presidente Duque para revisar que los aspectos operacionales se ajusten a los tratados internacionales de derechos humanos y a los estándares internacionales sobre operaciones militares?

(GPPJ): Si la comisión le da más garantías al pueblo Colombiano sobre la ética operacional de su Ejército, bienvenida. Como lo expuse, no es la primera vez que se hace en los últimos años. Los delegados de la OTAN vinieron hace poco e hicieron una revisión integral de la doctrina militar actual y en su evaluación revisaron aspectos que para ellos son vitales como son la transparencia y el respeto a los Derechos Humanos, y como resultado de su análisis dieron el aval para que Colombia fuera aceptada como socio global.

Por otro lado la doctrina militar es una doctrina nueva, ajustada a los cambios de nuestro país y ajustada al marco legal actual. El Ejército de Colombia, no es el mismo que conocimos en la década de los 80.

(CELC): Sobre la comisión que nombró el gobierno le hace falta algo, debería haber un militar en retiro?

(GPPJ): Pienso que sí. El derecho operacional es la integración de esas dos ciencias. El derecho y el operacional militar. El no tener el concepto operacional al momento de emitir un concepto jurídico puede llevar a errores graves en la evaluación de  las conductas de una unidad de combate. Acuérdate que no hay dos operaciones iguales, aunque las condiciones de enemigo, tiempo y terreno sean similares. En loa últimos años la justicia ha sido aplicada con ese vació.

(CELC): Eso me recuerda el salvamento de voto en el caso del Coronel Plazas Vega en el tribunal superior de Bogotá donde un magistrado aclaraba esos aspectos, porque resulta que el principal sospechoso para los demás magistrados era un tal agente PRC 77 porque se lo nombraba en varias ocasiones en las pruebas que ellos tenían, y resulta que el susodicho agente resultó el nombre de un radio de comunicaciones del ejército.

Después de este interesante dialogo que nos adentra en lo más íntimo de la doctrina operacional del ejército colombiano solo nos resta esperar que no se materialice la célebre frase de Napoleón Bonaparte, quien dijo: “Si quieres que algo sea hecho nombra un responsable, si quieres que algo se demore eternamente nombra una comisión”.

*Abogado

Experto en Defensa nacional

Miembro de Número del Centro de Pensamiento Libre.

Comentarios

Comentarios