S.O.S. por la niñez de Colombia

Pablo Emilio Obando Acosta

Gloria Carvalho, secretaria ejecutiva de Alianza por la Niñez Colombiana, presenta un informe sobre la situación dramática de la niñez en Colombia, que es al mismo tiempo un vehemente llamado a gobernadores, alcaldes, concejales y diputados para que se incluya  en los planes de desarrollo territorial políticas tendientes a combatir y menguar esa cruda realidad.  En este documento se consigna la necesidad de implementar de manera urgente los derechos superiores y prevalentes de la niñez: salud, educación, nutrición, recreación, protección integral y real entre otros.

Para Alianza por la Niñez de Colombia es urgente que “los actuales mandatarios y sus equipos de trabajo prioricen en sus planes de desarrollo los derechos de la niñez” y les recuerda que los mandatarios están obligados a “realizar un diagnóstico de su situación en sus departamentos y municipios” para, posteriormente, “asignar recursos prevalentes para garantizar sus derechos fundamentales”.

Se hace mención al Art. 204 del Código de la infancia y la adolescencia con el fin de recordar la obligatoriedad que tienen los mandatarios de diseñar, difundir y promover los derechos de los niños: “Son responsables del diseño, la ejecución y la evaluación de las políticas públicas de infancia y adolescencia en los ámbitos nacional, departamental, distrital y municipal, el Presidente de la República, los gobernadores y los alcaldes”, y es enfático el pronunciamiento en el sentido de que su incumplimiento “será sancionado disciplinariamente como causal de mala conducta” . Igualmente se deja en claro que “El gobernador y el alcalde, dentro de los primeros cuatro (4) meses de su mandato, realizarán el diagnóstico de la situación de la niñez y la adolescencia en su departamento y municipio”.

Veamos algunos de los datos y estadísticas presentados por Alianza por la Niñez Colombiana y que deben movilizarnos a los colombianos en procura de alcanzar mejores resultados en las políticas de protección a nuestra niñez:

  • En promedio, cada hora,  llegan 3       niñas  y       niños  a       Medicina      Legal  (INMLCF)     por     presunto         abuso sexual,         alcanzando   el       año    2019  (Preliminar)  211         casos. Por     violencia      intrafamiliar,         ingresaron    8.466  víctimas,      por     violencia      en      las     calles  se      registraron   10.760         y        por         violencia       de      pareja 1.090.El      INMLCF        considera     que    solo    tiene  registro        de      30      casos         por     cada   100    ocurrencias.  –
  • Carlos, Martha, Pedro y        otros  708    niños  fueron víctimas      de      homicidio     en      2019, poniendo         a       Colombia    como el      segundo     país   en     el      que   más   se      asesina       a       los     niños         y       niñas.
  • Cada año, 400    niños  y       niñas  mueren        por     desnutrición. La      mitad  de      las     familias        colombianas,         viven  con    inseguridad
  • El 52% de      los     niños  y        niñas  colombianos abandonará  la       escuela        antes  de      culminar       su           Por     su      parte, La      Cepal  considera     que    el       umbral         mínimo        para   salir    de         la       pobreza       son    12      años   de      estudio.
  • La Encuesta Nacional       de      la       Situación      Nutricional    –   ENSIN – 2015     señalaque    la       mitad         (54.2%)       de      los     hogares       colombianos se      encuentra     en      inseguridad  alimentaria   y        en         el       3% de     ellos,  la       inseguridad   es      moderada     y       severa.                 Durante       el         período        2005  a       2014  se      produjeron   4.050 muertes       por     desnutrición  en      menores       de         cinco  años,  para   un      promedio     de      405    muertes       anuales.

Lamentable que en nuestra patria ocurran hechos de tal naturaleza, que nuestros niños y adolescentes vivan esa cruda y terrible realidad, que seamos el país  donde más se asesina a niños.  Los colombianos debemos tomar conciencia de esta situación, indignarnos ante tanta barbarie y unirnos para exigir a nuestros mandatarios verdaderas políticas de protección y seguridad para esta franja de la población que más requiere de nuestro interés.  Los derechos de los niños prevalecen sobre los demás derechos, deben ser el centro de atención de dirigentes, gobernantes, periodistas y sociedad civil.

Los periodistas debemos jugar un papel esencial en la implementación de políticas para la niñez, convertirnos en veedores de su implementación y aplicación y, sobre todo, en velar por el manejo transparente y ético de los recursos que se destinen para tan loable propósito. No podemos ser impasibles ni limitarnos a la lectura de comunicados fríos y, muchas veces mentirosos, que muestran a la opinión pública una realidad falsa y distorsionada.

Nuestros niños no pueden seguir muriendo de hambre, padeciendo de falta de atención  médica y sanitaria, sufriendo la falta de oportunidades educativas y, mucho menos, viviendo la tragedia de un olvido nacional.  Nos unimos al clamor de Alianza por la Niñez Colombiana y exhortamos a gobernadores, alcaldes, concejales y diputados para que en unidad de criterios se formulen correctamente en los planes de desarrollo las medidas tendientes a combatir estas cifras que por si solas ya son una vergüenza nacional.

Comentarios

Comentarios