Separación, separación.

NO MAS (1)

Por: THEMIS

 La composición social es obra de amor; es el resultado de las afinidades, conexiones y simpatía naturales y verdaderas de los pueblos que constituyen una sección nacional.

 Jamás se debe disponer de una porción considerable del género humano como de un rebaño.   Los salteadores políticos son más delincuentes que los salteadores de cambios: sus obras son de iniquidad, tienen que desmoronarse, necesariamente.   Jamás se debe insultar ni despreciar a un pueblo entero.   Si provocado calla, no es indicio de ser imbécil; vendrá un día en que estalle su cólera comprimida, porque como lo dijera Lope de Vega, “también la generosidad se cansa, y el odio sucederá al amor cuando el agravio excede”.

 El soberbio y el modesto no se hermanan:  como Essaú y Jacob lucha en el vientre de su madre causándole terribles dolores.

 ¡Un ángel y un demonio, jamás se darán un abrazo de amor!

 Los enemigos de nuestro ser son insensatos:   quieren amor a cambio de odio, estimación a puro desprecio; favores a puros agravios.  Y cuanto más inverecundos y execrables, tanto más presumen de alteza y dignidad.   “Los odios de los hombres, observa Tácito, son tanto más intensos cuanto más injustos”.

 Los enemigos de la masa de pueblo que llaman Pastusos, son bien conocidos.   No se cansan de denigrarnos de palabra y por escrito, de día y de noche, sin ton ni son, con las más estólidas leyendas y caricaturescas descripciones.

 Cómo han coronado de espinas, abofeteado y escupido a la Reina de Atríz, a la gallarda Amazona del Sur de Colombia, ¡sin razón ni motivo!  Y cómo han dejado caer el mismo azote y las mismas maldiciones sobre todos los pueblos del sur que están vinculados a nuestra suerte y descocada apología y en desarrollar al género humano, porque no pueden amar ni estimar a nadie!  Y dale a tirar piedras untadas de lodo a nuestra hospitalaria madre, con rabiosa, eterna y desesperante inquina;   con rabiosa, eterna u desesperante detracción!   Si al infierno van serán por maldecimos!

 La aversión y la mala voluntad de los hombres trascienden, infaliblemente, a sus pensamientos, palabras y obras;   y los inducen a impedir y estorbar el bien y hacer el mal que está a sus alcances.   Con los nos quieren mal ¿podremos perseguir ideales de ventura?

 El odio y el desprecio de parte de los que pretenden el señorío, es un continuado martirio, un sangriento ridículo, una desvergonzada tiranía que a la larga minan el corazón y la inteligencia de los pueblos y los postran lastimosamente.

Separación

 La separación hará mucho bien y rehabilitará al aborrecedor y aborrecido: aquel será cuerdo por la pena y aprenderá justicia; este fortalecerá su corazón y sentirá el alma en su lugar al respirar con más libertad, verá regenerarse todo su ser, y como un sol del fondo del caos, surgir su pensamiento irradiando sobre su frente coronas de luz.

 Según cristiano historiador, señor José Manuel Groot, Dios quitó a la España su joya de América porque se hizo indigna al poseerla.

 Es cierto que Dios existe.

 Y por eso Dios consciente pero no para siempre.

 Pero…… que harán Pasto y el Sur separados de Popayán …. Cuando  Popayán se morirá de hambre?

 Con razón dicen que entre más vive uno, más casos oye;   eso que acabamos de oír era la tapa del cóngolo que esperaba el siglo XIX para escuchar en paz el proficistere onmia soecula!

Con razón se oyó en nuestra viva una carcajada estentórea, homérica, interminable….!

 Arboleda decía:   “Pasto, Pasto! Pasto, Pasto para todos y para Pasto NADA” .

 ¿Para qué nos queréis buenas gente?   ¿Para qué queréis gentes detestables que viven a nuestras expensas? Para despedazarnos todos los días psicológicamente con odio Vaticano, con sarcasmos como puñados de ascuas que nos caigan en el seno y nos quemen el alma.

Separación

 La de los pueblos como los del Sur y Popayán, la exige la justicia, y con ella, la dignidad, la delicadeza, y el decoro;   la política y el patriotismo bien entendidos.

 Queremos librarnos de la soberbia, del odio y de la envidia, porque son un estorbo para el bien.

 Del incorregible por terquedad, decía el famoso Quintillo de que había Horacio:

 “Dejad a ese orate, adorándose así mismo y a sus obras, solo y sin rival”.

 Así te van a dejar, pobre antagonista! Supervbia tua te decepit…

 Y como decía Herrera:  “Llorad, naves del mar, que es destruida vuestra vana soberbia y pensamiento”.

 No pensemos, como otro, que hemos monopolizado a Dios y valía del mundo, y que somos el ojo del universo. Pero si sabemos confiar en Dios como los de Gran República: In God We Trust.

 Las provincias del Sur no quieren perecer ni oírse llamar el adorno capilar del Cauca!   De que manicomio salió ese adefesio?

No hace mucho el señor Manuel Antonio Sanclemente dijo en un informe a la Asamblea Departamental, que Barbacoas, Túquerres, Ipiales, Bolívar,…son lo mejor de lo mejor que tenemos: el orgullo y la delicia de los hijos del sur, y hasta de sus enemigos en él encuentran patria, hogar y un pedazo de cielo!   Tumaco es una ciudad bella como sueño de poeta: es una perla que arrulla con amor el Pacífico cerca de nuestras costas espléndidas de occidente.

 Barbacoas!   Es como si dijéramos un acervo de granos de oro.   Sus hijas son las gaditanas del sur de Colombia.

 Túquerres:   cuna de hombres importantes y capital de un gran movimiento mercantil!

 Ipiales, parece una linda villa de la tierra de Canaan!

 Caldas, patria de valientes y de hombres de incontrastable carácter!

 “Quiero que en Pasto esté mi sepulcro” dijo don Julio Arboleda.   El la llamó “Ciudad Sagrada” nombre que reprodujo el Señor Miguel Antonio Caro con la generosidad de un gran Hombre…   ”ciudad respetable” la llamó el General Joaquín Posada Gutiérrez.   “Ciudad de mis encantos” decía el Obispo Puyana, “tu ausencia me lleva al sepulcro”.

 Si muchos de los hijos de Pasto no tenemos oro en el arca, si tenemos oro en el corazón.

 ¡Hermosa Reina de Atríz! Prepara en silencio tu traje de gala que tus cadenas se van limando y al fin saldrás del encierro al dosel;   de la penumbra a la luz!

 No importa que los enemigos arrojen a tu campamento las ollas llenas de áspides que los soldados de Aníbal tiraban a las naves de Roma:  Todos los pueblos del sur de Colombia son dignos de hacer causa común con Pasto, y Pasto con ellos.  ¿Como contrarrestar la voluntad de Dios?.

 ¡De ninguna manera!

 (1) Tomado del periódico “EL BUEN PÚBLICO”.- Pasto, año primero, número 31 del 20 de Agosto de 1894.   Creemos en Themis corresponde al seudónimo del gran jurista Manuel María Rodríguez, uno de los fundadores del Departamento de Nariño.(Juan Augusto Ortiz Cabrera).    Igualmente, presumimos que se trata del mal logrado humanista Tomas Hidalgo Calvache, primer mártir de la gesta independentista. (Pablo Emilio Obando Acosta)

Comentarios

Comentarios