Solsticio 2: un edificio con afectaciones urbanísticas y sociales

 Hace ya algunos meses, exactamente el 25 de febrero de 2019 escribimos y publicamos una nota periodística en la cual se hace referencia a las afectaciones sufridas por algunos de los copropietarios del edificio Solsticio I (http://pagina10.com/web/en-pasto-afectaciones-por-luz-y-paisaje-en-propiedad-horizontal/) sin que hasta el momento autoridad alguna de la ciudad de Pasto se manifieste o exprese al respecto.  La nota es clara y permite entender el tipo de afectaciones que se presentan en algunos apartamentos debido a la construcción de un edificio adyacente.

Pues bien, lo dicho se hizo realidad y algunos de los copropietarios en asamblea extraordinaria, citada por iniciativa de una de las afectadas, hablan sin tapujos dejando entrever su malestar, indignación y oposición rotunda a la construcción de un edificio que afecta notoriamente su propiedad.  Una de las afectadas y citando lo consignado en acta de asamblea “manifestó principalmente estar triste  porque ese apartamento es un patrimonio para su hijo y lo compró principalmente por la vista, la apreciación de lo verde del paisaje, porque es la mejor zona para vivir en Pasto, tranquila, residencial, de estrato 6, y eso es lo que ha querido par su hijo, siempre han buscado tranquilidad, comodidad y seguridad. Han  invertido mucho dinero en sus arreglos internos. Su tristeza llega cuando empieza a ver la construcción de al lado porque ha acabado con lo bonito del apartamento”.   Igualmente y en medio de su tristeza y valor  “Mencionó que no tiene conocimientos de construcción, no es ingeniera ni arquitecta. Que  últimamente viene presentando dolores de oído, hay mucho ruido, presenta amigdalitis por el polvo que se genera, ella desconocía que se fuera a construir, nunca  le dijeron que iba a tener pegado un edificio a un metro de distancia o que desconocía la distancia que los separa. Cuando lo adquirió nunca le dijeron que le iban a tapar la vista, en estos momentos no sabe qué hacer”. Más adelante y en tono airado expresa que “Perdió toda la vista al galeras, gastó persianas eléctricas y ahora permanecen cerradas. Sabe que bajar el edificio es imposible, pero sí que perdió intimidad y privacidad, va a tener a los vecinos viéndola siempre. Mencionó que si le hubiesen dicho desde el inicio que le iban a tapar la ventana ella no hubiese invertido en persianas, para qué?, no tenía sentido, a futuro no iba a servir para nada, para eso hubiesen hecho  una pared.  A las 4 de la tarde debe encender la luz y de hecho, tuvo que mandar a colocar más plafones, cosa que incidirá en el cobro de la misma, la alcoba de su hijo está oscura se perdió privacidad, calor, y debe buscar maneras para permanecer abrigada. Por otra parte cree que no lo puede vender, porque nadie lo va a querer comprar, ella  necesita respuestas, qué puede hacer? Espera que la entiendan y le den soluciones”.  Desconsolada expresa que “lo mejor sería irse de ahí, pero entiende que venderlo tampoco es fácil, no habrá quien lo compre en tales condiciones y si lo hacen será por debajo del precio en lo que lo adquirió”.

Otro de los copropietarios en tono afligido “mencionó que llegó acá por dos cosas bien importantes que encontró en el edificio: la una porque vio que la zona era bastante tranquila, la segunda porque  le gustó el apartamento por la cantidad de luz, la entrada de sol en la mañana por una ventana y en la tarde por la otra, sin embargo era frío le hizo algunos arreglos y mejoró, era más habitable, pero con la construcción adyacente el apartamento se volvió oscuro y frío, cuando se levanta aún está oscuro y se siente apenado por ello, está insatisfecho por la compra. No entra el sol por ningún lado”. Que tal y como lo mencionó la señora X  tienen edificios al lado y lado  tampoco hay señal de paisaje, inquietud que también la ha manifestado y solicitó a la constructora lo ayuden a cambiase al otro edificio porque el otro va a ser más claro, ha solicitado el traslado y que en tal caso aumenta, pero no ofrecen esa opción, lo único es venderlo y adquirir en el otro edificio. Sabe que va a ser difícil venderlo, teniendo en cuenta que es un 5 piso, no sabe hacia abajo qué está pasando, su piso está oscuro y frío especialmente en las mañanas y si en Pasto se está a 14° en su apartamento se está a unos 10 u 11 grados. Un apartamento frío, oscuro y sin paisaje, es difícil venderlo”.

Otro de los residentes del Edificio Solsticio I expresa que debido a la construcción del nuevo edificio se ha visto notablemente afectado por inundaciones a pesar de estar en el piso tercero, daño de electrodomésticos, constantes ruidos y oscurecimiento de cuartos y estudio, lo que ha impedido la comercialización del apartamento y la pérdida o depreciación del valor de compra. Manifestó que “A raíz del nuevo edificio su apartamento se ha inundado en tres oportunidades, por la cercanía, tiene una claraboya en el baño que con la construcción de al lado quedó oscuro, ha querido venderlo pero no ha sido posible, es claro que hay una depreciación del inmueble por muchos factores”.

Algunos copropietarios iniciaron una especie de diáspora por las afectaciones mencionadas y la  pérdida de valor de sus apartamentos. Las autoridades guardan un sepulcral silencio y no han respondido las denuncias públicas.  Los copropietarios del Edificio Solsticio I jamás fueron consultados sobre el levantamiento de un edificio adyacente, lo que se constituye en una clara violación de las normas existentes.

En la asamblea se contó con la presencia de representantes de la Constructora BRUSTOVI SAS que brindaron una respuesta un tanto jocosa e irónica ante todas las quejas y clamores de los copropietarios: “el plótter ha cambiado la manera de construir en Pasto, antes eran culatas, ahora para evitarlas se hacen aislamientos al lado y lado es una nueva norma y aplica para toda la ciudad, que sea buena, que sea mala esa es la norma pero no depende de ellos saber lo que va a pasar al lado…”.   Más adelante expresa sobre el edificio en construcción y sus afectaciones al edificio contiguo “que ahora mismo está en obra negra y oscurece, cuando acaben va a cambiar, el reflejo de este nuevo edificio cuando da el sol, refleja bastante luz y la situación va a cambiar”. Respuesta a todas luces salida de tono y sin ningún asidero arquitectónico, una especie de burla para los copropietarios afectados. Cómo se puede concebir por parte de un arquitecto que los graves problemas que se presentan se van a solucionar con simples reflejos del sol y unas cuantas manos de pintura.  Más aun cómo es posible que una constructora afirme que no sabe lo que va a ocurrir con su proyecto urbano: no depende de ellos saber lo que va a pasar al lado…”.  Hasta donde sabemos y conocemos es la misma constructora con alguna variación en sus socios y con unos nombres con pequeñas variaciones en sus siglas: BRUSOTIZ SAS y BRUSTOVI SAS.

Se espera un pronunciamiento serio de la constructora, de las autoridades municipales, de la oficina de Control Interno de la alcaldía Municipal y de todos los entes responsables de este tipo de construcciones y edificaciones en el municipio de Pasto.  En próximo informe daremos  a conocer las respuestas brindadas por la constructora a un derecho de petición que dejan más dudas que certezas.  No es justo que se afecte de una manera tan dura el patrimonio  y el esfuerzo de nuestra gente y que se desconozcan normas tan elementales como la entrega de un certificado de habitabilidad o el registro de servicios públicos domiciliarios como la energía.  Algo está pasando en el sector de la construcción en Pasto y no se puede permitir el silencio arbitrario de nuestras autoridades.

Comentarios

Comentarios