Tabares, de la conjetura a la censura.

Bogotá, enero 31 de 2019

Señores

El Diario

Pereira, Risaralda.

Atento saludo.

El día 29 de los corrientes, en la versión en línea de su periódico apareció el artículo “Así se adoctrina en los colegios”, autoría de Iván Tabares Marín, -http://eldiario.com.co/seccion/OPINION/as-se-adoctrina-en-los-colegios1901.html- a quien es primera vez que leo y a quien desconozco totalmente. En el artículo se pone en tela de juicio la capacidad académica e intelectual del filósofo colombiano Dr. Damián Pachón Soto, aludiendo que su texto, “Filosofía para profanos”, editado por ediciones Desde Abajo, de la ciudad de Bogotá, adoctrina en el marxismo a los estudiantes.

Cabe hacer las siguientes precisiones al respecto:

  1. Damián Pachón Soto es abogado de la Universidad Nacional de Colombia, graduándose como el mejor en su promoción, obteniendo por ello Grado de Honor; es maestro en Filosofía Latinoamericana de la Universidad Santo Tomás de Bogotá, cuya tesis “La concepción de Hispanoamérica en Rafael Gutiérrez Girardot”, le mereció ser summa cum laude y obtener su grado con honores; así mismo, es Doctor en Filosofía de la misma universidad, cuya tesis “Francis Bacon: De la reforma del saber al imperio humano sobre el universo. Una lectura a partir del concepto de Forma”, siendo laureado por el jurado de examinadores y nuevamente recibir un grado con honores.
  2. El profesor Damián Pachón Soto ha ejercido la docencia en las Universidades Nacional de Colombia, Santo Tomás de Bogotá y actualmente es profesor de la Universidad Industrial de Santander, en todas ellas destacado como toda una promesa de la filosofía no solamente de Colombia, sino de habla hispana.
  3. Pese a su edad, 39 años, ha publicado más de una quincena de libros y varios artículos filosóficos y científicos en las más reconocidas universidades del orbe, traducido a varios idiomas e invitado como conferencista especial, entre otras, a las mejores universidades en México, Buenos Aires, Japón, Hungría, etc.
  4. En Colciencias es reconocido como investigador asociado.

Conozco al profesor Damián Pachón Soto hace más de 15 años, y puedo dar fe, así como muchos de sus colegas, amigos y compañeros, de que es una persona íntegra, responsable en todos sus deberes y actividades, comprometido como el que más con sus alumnos y con sus actividades laborales, todas endilgadas en el mundo académico.

En ningún momento el profesor Damián Pachón Soto ejerce proselitismo político de ninguna especie, se destaca en él su posición política, académica e intelectual, critica respecto a lo que compete a la realidad nacional que estamos viviendo, tales como el asesinato de líderes sociales, los daños al medio ambiente, así como toda violación a los DD.HH y al DIH.

Es por ello que duele la manera vulgar y simplista con que Iván Tabares Marín se refiere al Dr. Pachón Soto, sobre todo porque entendemos la valía de la libertad de prensa y de pensamiento en época de miedo como esta que vivimos en la actualidad, pese a que preferimos dirigir la mirada a la casa de al lado y desconocer nuestras propias vejaciones.

Iván Tabares Marín asevera que el Dr. Pachón Soto adoctrina en la ideología comunista, aduciendo que disfraza esto con la ideología latinoamericana, y que para ello emplea citas de varios actores fuera de contexto, y que por demás el lector queda sin entender nada. Quizá la formación de Tabares no le permite comprender las alteridades que se suscitan en el propio pensamiento y que, pese al colonialismo que aún subsiste, su pensamiento es fiel razón de ello, se ha fraguado un pensamiento que busca ser propio en respuesta a las particularidades que no le son ajenas. Quizá Tabares desconoce mucho del pensamiento latinoamericano, sería bueno que leyera a pensadores que, junto con el Dr. Pachón, coadyuvan a entendernos como latinoamericanos, alejados de toda colonización, incluida la del pensamiento. El que no entendió fue Tabares, las citas le parecen descontextualizadas, pero el Dr. Pachón, en la rigurosidad que le es propia, lo que se demuestra con los honores académicos que ha recibido, acierta en tejer las ideas de tal manera que, quienes hemos estudiado con cierto rigor la filosofía occidental, logran esclarecer el panorama del pensamiento latinoamericano en el contexto universal.

En cuanto al historicismo y el debate que el Dr. Pachón hace sobre la ciencia, simplemente le recomiendo leer la tesis doctoral, laureada por demás, sobre Brancis Bacon, un documento que se ha convertido en lectura obligada para quienes adelantan sus tesis doctorales, no únicamente en Latinoamérica, sino en el contexto global, puede Tabares comparar los estudios que se han escrito al respecto y encontrará la singularidad y el aporte que el filósofo colombiano hace al pensamiento universal.

En cuanto a lo que lo que Tabares denomina soberbia y delirio, que desconocimiento tiene del quehacer intelectual, del constructo del pensamiento, él que parece haberse quedado en el pensamiento de cartilla, donde lo que se estudia es historia de la filosofía, debe recordar la escuela peripatética o la mayéutica, en donde el debate es el que permite avanzar en las ideas, y lo que él denomina soberbia y delirios no es más que el aceptar el reto, profundo y sincero, de lectura y escrituras que nos permiten no quedarnos estancados. Quizá Tabares tiene conjeturas retrogradas sobre lo que es el desarrollo del pensamiento, eso debería realmente preocuparlo.

El Dr. Pachón Soto fue alumno meritorio y monitor del maestro emérito de la Universidad Nacional de Colombia Darío Botero Uribe, por demás alumno de Habermas, y ha abordado con honestidad crítica su pensamiento, Tabares se queda en el rótulo y no va más allá, quizá desconoce la obra del profesor Botero Uribe y es por eso que toma pars pro toto. Muestra de ello es la aseveración liviana respecto a que el nuevo humanismo le es propio a los Verdes y a la Colombia Humana, da frustración leer un párrafo como ese de alguien que se autodenomina “ratón de biblioteca”, el problema es quizá ese, que come libro, pero sin comprenderlos.

Tabares asevera que el adoctrinamiento es viejo y está relacionado con el resurgir de las humanidades, le pregunto ¿es que desaparecieron? Quizá en su biblioteca sí, pero hoy más que nunca el mundo entiende la necesidad de volver la mirada sobre las humanidades, él desea que no sea así, claro, es la mejor manera de mantener a las personas en la ignorancia, así las castas se mantienen y el conocimiento se vuelve un privilegio, ese es el pensamiento godo y retardatario que muchos desean, ya que la cara inversa del humanismo es la barbarie y la guerra, esa que padecemos, la que busca imponer la motosierra al libro, la venda a la búsqueda de la memoria, pensamiento que ha resurgido en el país en los últimos meses.

El Dr. Pachón Soto es profesor de la UIS, para ello debió concursar y surtir todo un proceso, Tabares quizá desconoce esto, para muchos la rosca o el entramado del coctel les es común, pero el profesor ganó la plaza con la dignidad y la honestidad que muchos desearían, sin recomendaciones, sin padrinazgos, sin acudir a los politicastros, esos que muchos detestamos. Por eso su vida se la gana dignamente, quizá Tabares desconoce las estructuras académicas universitarias libres, por eso saca a relucir a Fecode, quien nada tiene que ver en el asunto de que trata. Esas sí que son aseveraciones descontextualizadas, es como si yo aseverara que Diego Fernando Tabares Marín, alías Diego Tabares, cabecilla de la red logística y financiera del frente sexto de las Farc, al igual que Gerardo Antonio Tabares Marín, narcotraficante muerto en Madrid, fuesen hermanos del autor del libelo, simplemente porque para poder escribir esta nota debí recurrir a la internet para saber quién es o qué hace Iván Tabares Marín. Y claro, muchos trabajamos para ganarnos la vida dignamente, siendo el dinero un medio y no un fin, pero sobre todo cuando el ejercicio profesional se hace con decencia, con respeto por los demás, con humanidad, esa que Tabares Marín quiere desconocer.

Una de los más preocupantes señalamientos que hace Tabares en contra del Dr. Pachón Soto y de Ediciones Desde Abajo, es relacionarlos con las Farc, al respecto cabe aclarar que no hay nada más alejado de la verdad, esa conjetura tan peligrosa en épocas actuales, donde los extremismos son capaces de las peores barbaries, debe ser revisada por el propio columnista. Es cierto que, como muchos colombianos, los Acuerdos con las Farc son considerados la mejor noticia en los últimos siglos de vida republicana en el país, muchos los hemos visto como la oportunidad para superar nuestras diferencias, para medir nuestro grado de solidaridad, para afianzarnos en nuestro pensamiento crítico y democrático, en donde es preferible los libros y el pensamiento a las armas, en donde es mejor ver a los miembros del Comando de las Farc en el Congreso que en la montaña dando plomo, y eso no puede razón para decirle a más de media Colombia que son miembros del extinto grupo guerrillero. Por demás, la Editorial Desde Abajo obedece al criterio de la prensa libre e independiente que tanta falta le hace a la nación colombina, desde 1991 han venido impulsando el pensamiento libre, con sus libros, con sus revistas, con sus periódicos, los cuales abarcan todos los temas: cuento, poesía, historia, sociología, antropología, filosofía, ciencia política, y lo han hecho de manera cristalina, limpia, siendo realmente la “otra opción para leer”, en un país donde los monopolios no son únicamente de la cerveza, sino del pensamiento y de la prensa, personalmente, y como colombiano comprometido, quisiera que existieran miles de editoriales como Desde Abajo, que posibilitan que también las bases sociales puedan manifestarse, que la academia pueda dialogar con lo que se piensa y dice desde la Colombia oculta, u ocultada, en mejor lenguaje coloquial nacional.

He leído algunas de las columnas de Iván Tabares, me dejan muchas inquietudes, aseverar que los asesinatos de los líderes sociales obedece a causas como la participación en secuestros o por defender intereses económicos de quienes él llama delincuentes, muestran la liviandad con que él maneja estos temas. Le hace falta ir a la Colombia profunda, le falta empaparse de realidad social, sus columnas sí que son incendiarios y buscan seguir enfrentando a los colombianos entre sí.

El comité de redacción del periódico El Diario, su director, su gerente, los periodistas que trabajan dignamente en él, quienes han construido región desde hace más de 35 años, respetando las garantías de la libertad de prensa que le son propias a su oficio, deberían realmente valorar si las columnas de Tabares permiten construir región, país, nación, buscando con ello la construcción de la paz que nos es a todos tan necesaria.

De ustedes

Mauricio Chaves-Bustos

Escritor

jemaoch@gmail.com

Comentarios

Comentarios