TLC con Corea ¿De locales nos golean, y de visitantes les ganamos?

Parecen un mal chiste las declaraciones del ministro de comercio exterior de Colombia, SERGIO DÍAZ GRANADOS, luego de anunciar que el TLC con Corea, que ya fue aprobado por dicho país; será beneficioso para los colombianos.  Según el ministro; vamos a competir en el mercado coreano con productos agropecuarios, y lo que se perdería en industria perfectamente podemos recuperarlo con los dividendos provenientes de la exportación de lácteos, cereales, legumbres y hortalizas.

También anunció que la firma del tratado por ambos países se realizaría el 21 de febrero, para su posterior análisis en la Asamblea Nacional de Corea del Sur y el Congreso de la Republica de Colombia.

 

El año pasado Colombia exportó 276 millones de dólares hacia Corea, mientras que las importaciones desde allá ascendían a 1.600 millones de dólares, es decir por cada dólar que ganábamos de exportaciones, casi 6 dólares salían del país por el lado de las importaciones. El contexto significa que de entrada no es un tratado justo, sino más bien al estilo que tanto gusta al actual gobierno: de mula y jinete, y en el que los colombianos llevamos el peor papel.

 

Es un mal chiste o uno muy perverso suponer que el escenario en el que ganaría Colombia es siquiera posible.  Lo primero es una condición elemental de comercio internacional: la competencia por los mercados es encarnizada y difícil. En Corea no solo estarán compitiendo la industria colombiana, sino también quienes ya desde tiempo atrás vienen comercializando en el mercado asiático; solo como ejemplo, en el año 2010 EEUU exportóúnicamente en cereales hacia Corea más de 2.100 millones de dólares (7 veces las exportaciones totales de Colombia); otro ejemplo es Nueva Zelanda que para el año 2010 en el renglón de lácteos, sus derivados y otros productos de origen animal, exporto más de 100 millones de dólares; otro producto que según el ministro podría beneficiarse con este TLC son las legumbres y hortalizas, el ministro olvida mencionar que Corea importó en el 2010 esta clase de productos por valor de 459 millones de dólares provenientes solamente de China. Esto significaría que un mercado con tanta competencia, y de países que gozan de una política agraria de subsidios y un desarrollo agroindustrial de primera calidad, es difícilmente beneficioso para Colombia. 

 

A ese contexto debe añadirse que Colombia ya viene afrontando serios inconvenientes en el agro, que según el ministro será el más beneficiado.  Prueba de la crisis del agro colombiano, son las importaciones de arroz, de café, de lácteos y derivados lácteos.  Hoy en día 2 de cada 3 tazas de café que se consumen en el país son de origen extranjero, mientras que las importaciones lácteas aumentaronen un179.1% entre enero y noviembre del 2012 en relación al 2011[1]; graves efectos que son producto a su vez de otros Tratados de Libre Comercio que Colombia ha celebrado y justamente con los mismos países que tienen el mercado Coreano: los Estados Unidos, la Unión Europea y otros que están por firmarse como China.  Es evidente que la competencia que generan las importaciones de productos agrícolas producto de los diversos TLC, es dañina para la producción local; no puede ser que allá y  jugando de visitante les ganemos.  Aunado a una política económica que al priorizar en un modelo de inversión extranjera y libre comercio, y una revaluación que está acabando con la competitividad de nuestras exportaciones. En resumen, una política que prioriza las ganancias del capital internacional, por sobre el beneficio del trabajo colombiano.



[1] Datos de Importaciones según Clasificación Central de Producto CPC 

Comentarios

Comentarios