Toda la vida lo hemos soñado

Por: Gustavo Adolfo López Díaz

Me acaba de llegar de un compañero del camino, de toda la vida, un flyer con su nombre, José Luis Villarreal, expresando su deseo de que GUSTAVO PETRO sea su presidente. Los ojos se me nublan y le respondo: Hermano, cuántos años hemos soñado con esto?. Desde 1987 comenzamos a vivir un poco más conscientes el país de esos años, nos encontramos en el camino con amigos que se convirtieron en hermanos de lucha. En la U y desde la U concebimos un país a la medida de nuestros sueños: 1. Sin guerrillas, 2. Sin corruptelas, 3. Soberanos, 4. Educada en el trabajo en equipo, 5. Emprendedora, 6. Empresaria, 7. Progresista, en fin. Nacimos con la SÉPTIMA PAPELETA e hicimos campaña por la constituyente en donde el recién desmovilizado M-19 ya era AD-M19 que obtuvo un éxito fundamental en las urnas.

Han pasado más de 20 años. En ese entonces recorrimos el país llevando sueños a las universidades para construir una nueva Colombia. En 1988 constituimos a FENECOP (Federación Nacional de Estudiantes de Contaduría Pública) – aún existe.

En distintas partes del país, cada uno ha llevado el sueño de una nueva Colombia y desde diferentes escenarios seguimos pregonando el sueño (los sueños).

Asesinaron a Pizarro, a Jaramillo, Pardo Leal, a Galán y el miedo hizo su labor. El Estado, la Nación, el país fue tomado por una clase politiquera que se ha venido lucrando de su posición dominante tanto en el sector público como en el privado, mediante argucias legales e ilegales.

Hoy, el país ya no tiene el mismo narcotráfico de los 80s y 90s, no tiene el mismo número de guerrillas, sin embargo se entronizó la corrupción de la manera más impresionante y además las tareas para someter al país a una estandarización en todo sentido están hechas, producto de una hegemonía mundial.

Mi amigo me responde que esto lo hemos soñado toda la vida. Para nosotros la oportunidad que tenemos el domingo, de elegir a Petro en la Presidencia, significa un compromiso mayor para que ese país que dibujamos en los buses de vidrios corredizos, en las aulas de las universidades de Barranquilla, Medellín, Cúcuta, Florencia, Bogotá, Manizales, Cali, entre otras; ese país heredable a nuestras descendencia con dignidad, ese país de calma y progreso sea una REALIDAD, y comience un tránsito hacia la verdadera democracia participativa y representativa.

Jamás habíamos visualizado que en un solo lado se pudieran ubicar a todos los que han tomado al país como su finca, en donde cual gamonales quitan y ponen, hoy por el ejercicio de la constitución del 91, todo se dio para tener la oportunidad de hacer un verdadero giro.

Me he tomado el tiempo de analizar las propuestas de Petro y escucharlo en varios escenarios.

Duque representa el país que siempre rechazamos, representa al cáncer del presupuesto, la comilona, la francachela alrededor de la burocracia y sus propuestas son completamente contrarias a la Colombia que soñábamos. Es el oligopolio y la plutocracia, el peligro de una nueva versión de la violencia en nuestra tierra.

Mi voto es por PETRO con mucho amor por el país que un día soñé con mis amigos y hermanos de toda la vida para que nuestros hijos y descendientes se sientan orgullosos de saber que tuvimos la capacidad para transformar la realidad que nos encontramos siendo adolescentes. Y lo hicimos en el marco de la constitución.

Comentarios

Comentarios