publicidad

Trabajar por el pueblo, el “delito” que no soporta el poder

Si en el pasado, en plena contienda electoral, las balas acallaban cualquier intento de repensar el modelo de país, hoy son las decisiones del poder las que hieren toda propuesta alternativa ligada a la transformación, la transparencia y la ciudadanía.

Ese ‘fantasma’ que parecía ser cosa de la historia dolorosa detrás de Gaitán, Galán y otro sinfín de líderes que han sembrado esperanza en un pueblo hastiado de quienes los han gobernado con desdén y corrupción, ha revivido en medio del señalamiento a una dirigencia política emergente cuyo único “delito” ha sido devolverle el poder democrático al pueblo y alejarse de las élites, de los mismos y las mismas, que han manejado a la Nación durante más de 200 años.

Asumir, con entereza, la convicción de hacer las cosas bien, de proponer, desde el consenso ciudadano, la construcción de un territorio con oportunidades y el manejo transparente de los recursos públicos, ha puesto en el radar, de esa élite, al Gobernador de Nariño, Camilo Romero.

Ese lugar, privilegiado desde la visibilidad de un cambio pero incómodo a la élite del poder se lo ha labrado el mandatario departamental tras ser el senador más joven de Colombia, de haberse destacado por sus debates de altura, por haber sido defensor de las causas de condiciones laborales justas para la Fuerza Pública, cuestionar con enfático carácter la denominada Ley Lleras y promover la revocatoria del Congreso de la República, lo que le mereció el favorecimiento de más de 700 mil votantes en la consulta presidencial de los verdes en 2013.

Al presentar su nombre como candidato a la Gobernación de Nariño construyó participativamente su programa de gobierno, donde se encuentra la visión de los pilares de Nuevo Gobierno que se regiría por el Gobierno Abierto, la Innovación Social y la Economía Colaborativa.

Y dicho y hecho. Más de 330 mil nariñenses dijeron sí a la propuesta de gobierno de Romero y en la primera semana ya se estaba haciendo pública la declaración juramentada de bienes patrimoniales que sigue siendo, por ejemplo, una deuda que muchos poderosos tienen con el país en materia de transparencia.

Como primer mandatario de Nariño convocó a todo el departamento en una gira de ida y vuelta por las 13 subregiones de la región y el Plan de Desarrollo tiene la voz de más de más de 40 mil nariñenses que se unieron a la construcción participativa del que fue catalogado como el mejor plan en la categoría de departamentos de crecimiento medio por parte del Departamento Nacional de Planeación.

Entre tanto su reforma administrativa elevaba a categoría de Dirección la anterior Oficina de Turismo, creaba la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Secretaría de TIC y Gobierno Abierto, y la Subsecretaría de Paz y Derechos Humanos, evidentes configuraciones que hablan de un ejercicio de gobierno coherente con el sello verde y con la aspiración de que los ojos del país y de la comunidad internacional se vuelquen hacia Nariño como punto de referencia en materia de construcción de paz, de oferta turística y de potencialidad en Gobierno Abierto.

Con la inauguración del Centro de Innovación Social – CISNA, marcó la pauta para hacer de las metodologías de resolución de problemáticas un nuevo camino en materia de diálogo ciudadano con el Estado para generar nuevas dinámicas de solución a los problemas de siempre.

En materia de comunicación pública la tarea se ha enfocado alrededor de hacer una permanente Rendición de Cuentas, ejercicio que se evidencia en más de 90 informes radiales y de video donde el propio gobernador da razón de lo que gestiona y ejecuta semana a semana. Además, ha establecido una sana relación con periodistas y medios de comunicación que han encontrado en el gobernante a un líder con el que es posible dialogar siempre de cara a la verdad.

Lucha contra la corrupción, la nueva revolución.

Al promulgarse como el primer Gobierno Abierto de Colombia, por cumplir con los requisitos internacionales que así lo avalan, la administración de Camilo Romero se instaló a su vez como una plataforma para la transparencia y la lucha contra la corrupción. Las 13 herramientas con las que hoy se cuenta para que la ciudadanía haga control social y político de su gestión así lo demuestran.

Si una persona desea conocer cómo se contrata y se ejecuta el presupuesto en Nariño lo encuentra en la plataforma GANA Control, si alguien desea acceder a bases de datos abiertos para conocer diferentes temas de gobierno lo puede hacer a través de GANA Datos.  GANA Pienso es la plataforma para el desarrollo de procesos de participación vinculante. Para hacer control al programa de alimentación escolar se diseñó el GANA PAE que facilita la generación de alarmas sobre este delicado tema. A través de Sueldos Públicos la ciudadanía conoce el nivel de ingresos del gabinete, y recientemente se conoció la plataforma Lo Estamos Haciendo, donde se registran más de 400 hechos de impacto del denominado Nuevo Gobierno.

Y así también se encuentra el ejercicio de visualización de datos Nariño Vis, la estrategia Amigos de la Ciudadanía que hace pedagogía en distintos lugares de Nariño sobre el sentido y relevancia de tener un Gobierno Abierto. Además de las Declaraciones Juramentadas de Bienes del gabinete departamental está el seguimiento al Plan de Desarrollo y con Busco Hechos la propia comunidad puede saber de la ejecución mes a mes de cada una de las dependencias del ente territorial.

 

Cogobernando con la ciudadanía

Al quitar la tercerización del recaudo del Impuesto Vehicular los ingresos mejoraron de manera radical. Al parecer esto tampoco le ha gustado mucho a un sector que seguramente se beneficiaba de este negocio que iba en detrimento de lo público. Las finanzas del departamento se muestran sanas en los reportes de la Secretaría de Hacienda y en materia de deuda pública cada vez se está más cerca de cumplir con las metas propuestas. Hasta asuntos sensibles como la vía Junín-Barbacoas demuestran avances de relevancia, hoy, el tortuoso recorrido que se hacía hasta en más de 10 horas fácilmente ha disminuido a máximo 3 o 4.

Con la misma actitud y visión de la participación ciudadana aplicada en las tareas previas el gobernador propuso la estrategia de Acuerdos Subregionales para la asignación de recursos de regalías en proyectos estratégicos en concertación con los alcaldes de cada subregión del territorio. A través de Ciudades Capitales se hizo el mismo ejercicio con las alcaldías de los municipios articuladores del desarrollo territorial (Ipiales, Pasto, La Unión, Túquerres y Tumaco). Y ahora se ha planteado recorrer los 59 municipios restantes con la estrategia GANA Municipales, donde el gobierno departamental llega a cada localidad con una oferta de proyectos tipo para que la ciudadanía elija, según un tope de asignación de recursos, uno o varios proyectos que mejor respondan a sus necesidades. De esta manera, ha dicho el gobernador “la ciudadanía manda y nosotros obedecemos”.

Por eso, quienes auguraban un gobierno sin rumbo se han encontrado con una propuesta innovadora que ejerce al lado de la ciudadanía, con resultados y hechos que han llegado a ser reconocidos hasta el nivel internacional. Quienes en el ejercicio político no han logrado impactar en la ciudadanía lo que el liderazgo de Romero ha hecho en meses están molestos, molestia que surge de la propia condición humana. Parece entonces que hay quienes desean frenar la carrera de Camilo Romero a como dé lugar, pues es claro que para los poderes tradicionales las ideas de un Nuevo Gobierno resultan una clara amenaza para sus intereses particulares.

Comentarios

Comentarios