¡Tranquilo Julián Guevara!

Después de conocer el resultado de un partido de fútbol, es muy fácil sacar opiniones y hablar de los posibles culpables, la caída por la mínima diferencia, en tierras australes, de nuestro amado Deportivo Pasto, dejó muchos comentarios y sospechosos por la derrota, si bien, en ciertos argumentos pueden tener razón, no me parece de humanos poner en la hoguera a una sola persona, máxime, cuando esto es un juego y por serlo, la suerte o el azar, desempeña un papel protagónico para entender el motivo de perder.

El señor Julián Guevara se está convirtiendo en un Estefan Medina del Pasto; claro que ha cometido errores, claro que, sin intención, un jugador puede cambiar un resultado, y eso ha sucedido en los mejores equipos del mundo, pero nosotros los nariñenses, los que hacia afuera tenemos la fama de representar muy bien a una cultura, con un pensamiento progresista, ilustrados y tolerantes, no podemos caer en la tentación de acabar con la dignidad de un ser humano.

El señor Guevara tiene familia, no lo conozco personalmente, pero como toda persona tiene un círculo sentimental y laboral que debe lucharlo todos los días como muchos de nosotros. ¿Ustedes, en serio, creen que él tiene la intención de acabar con el equipo?, no es así, ha contado con malos momentos en el trabajo, como usted o como yo, con la única diferencia que él labora para una pasión de un pueblo, para un embajador de una cultura; amo a mi Deportivo Pasto, pero nunca le echaría la culpa a un solo jugador, porque estamos en un país que ello, a veces, no se entiende como un juego y pasa a acciones, las cuales, pueden ser lamentables y vergonzantes para una región.

Los exhorto a hacer un conjunto de motivos, los cuales llevaron a que el Tricolor pierda, por ejemplo: el árbitro ecuatoriano debió pitarnos un penalti o por lo menos la falta hacia nosotros fue más clara que la sancionada en favor de Huachipato. La falta de definición de Ray es inexplicable, o sí tiene explicación, la suerte no estuvo con él. Guevara o al que le hubiera tocado cubrir al jugador del cuadro chileno no analizó que el juez del vecino país estaba cargado y una mínima falta la iba a marcar, pero eso viene desde la sicología del banco, del cuerpo técnico, leer el partido y hacérselos saber a los jugadores que allá adentro, están calientes y eufóricos por ganar. Los cambios no le salieron a Corredor, ¿entonces es malo el técnico?, no lo es, sencillamente, no fue la noche del Pasto. Y así puedo seguir buscando desaciertos que llevaron a la derrota, pero esto es en conjunto, no por una sola persona.

Ahora bien, si Huachipato juega así de local, dejó ver que es vulnerable, que el cuadro volcánico es más equipo que el chileno y por eso debemos estar tranquilos y llenar el Libertad el próximo 26 de febrero a las 7:00 p.m., juegue quien juegue, está todo dado para clasificar, eso es lo que queremos y trabajarán para lograrlo, sin olvidarse que esto es un juego. Lo importante es siempre dejar todo en la cancha.

En liga vamos muy bien, gracias, líderes y nos falta un partido de local con Tolima, y lo más importante, nos estamos alejando, en demasía, de la fastidios tabla del descenso. Ahora con Cúcuta, el domingo, 26 de febrero 8:00 p.m., en tierras motilonas.

Imagínense a Guevara entrando a defender nuestra camiseta cuando todo el mundo está en contra, debe luchar con sus sentimiento, no solo para representar a un pueblo, sino para evitar cometer errores, porque con el matoneo que debe sentir, se intensifica su angustia y se acerca más al error.

Recuerdo un capítulo del Chavo del 8, cuando todos en la vecindad le repetían a don Ramón que estaba enfermo cuando él se encontraba bien, pero de tanto joderlo con el tema, se enfermó de verdad. Aprovecho para recordar que ese genio, don Roberto Gómez Bolaños, siempre dejaba mensajes morales y éticos en sus programas.

La pasión es muy difícil de controlar, pero si esta afecta a un ser humano, pasa a ser una maldad.

¡Nos vemos en el Libertad!

Comentarios

Comentarios