Transporte urbano: más de largo que de ancho

Por: Aníbal Arévalo Rosero

El paro de los transportadores urbanos de la ciudad de Pasto fue aprovechado por algunos sectores de la sociedad para obtener beneficio propio. En primer término, los políticos opositores al alcalde hablando mal de su gestión, pretendiendo hacerse visibles con la desgracia ajena. Los señores de los buses y taxis, en su afán de paralizar el transporte ilegal, dejaron libre la plaza para que los mototaxitas le sacaran jugo.

Y a decir verdad, el problema del transporte público es de alta complejidad, puesto que no está en manos del alcalde la solución. Si tenemos en cuenta que Pasto es una ciudad intermedia con pocas fuentes de empleo, con menores ingresos que otras ciudades similares del centro del país, entonces, la informalidad y la ilegalidad se disparan.

Según datos de la Secretaría de Tránsito Municipal, en Pasto hay 229.234 vehículos, de los cuales 50 mil son foráneos y 179.234 están matriculados en el municipio. De ellos hay 4 mil taxis, 480 buses y, en cuanto a motocicletas, están matriculadas 124.708 pero circulan cerca de 150 mil, para atender una población de casi 500 mil habitantes. A esto hay que agregarle que se está matriculando un promedio de 40 motocicletas por día, por lo tanto el crecimiento del parque automotor es enorme.

No todas las motos que ingresan a Pasto son destinadas para trabajar en el mototaxismo, la gran mayoría son para el servicio familiar, es decir, para lleva a los hijos al colegio o a la universidad. Y es que, echando números, al padre de familia le sale más económico comprarle una moto a su hijo para que vaya a estudiar que darle el diario para el bus, que en cuatro viajes, que es lo básico, le cuesta $6.400 diarios por 25 días, le sale en $160.000. Pero si son por lo menos 4 personas, suman $640.000 exclusivamente para transporte. Mientras que la moto la tanquean con aproximadamente $40.000 por mes. La diferencia es grande.

Esto nos permite establecer, en primera medida, que no es sólo el transporte ilegal de motocicletas el que le está despojando de los pasajeros a buses y taxis, es el fácil acceso a una moto. Las horas pico, sobre todo de 6:00 a 7:00 am y de 12:00 m a 1:00 pm, es impresionante la congestión de motocicletas en los semáforos.

Específicamente, el crecimiento desmesurado de una práctica ilegal como el mototaxismo obedece a la necesidad de llevar un mendrugo de pan para la familia por la escasez de las fuentes de empleo. Siendo ilegal, no es la solución acabarlo para beneficiar a los buses y taxis. Con el sólo hecho de pensar que muchas familias se quedaría a la deriva, se forma un problema social, que en estos casos, lo que harían para poder sobrevivir es arrebatarle las pertenencias o el dinero al que tiene con qué comer.

El problema es de alta complejidad. Y como en todo, una práctica ilegal que no se combate en sus inicios, después se torna difícil acabarla por más que haya voluntad. Cuando se adquiere un estilo de vida, hay un entrenamiento que desarrolla habilidades para una dependencia económica. Una persona que se dedique a una actividad cualquiera por 20 o más años, es muy complicado cambiarle de oficio y tiene unos costos muy elevados, porque además va a querer volver a su antiguo oficio, es el caso de las ventas ambulantes.

En realidad, no hay un estimativo acertado de cuantas personas se dedican a esta actividad (dicen que 20 mil); pero lo cierto es que sí reporta ingresos importantes, a tal punto que una sola persona tiene varias motos que las ponen a trabajar.

No obstante, los propietarios de los buses se lucran con el uso del espacio público, reciben $8.000.000 al mes, menos los gastos operacionales de $2.000.000 aproximadamente, les queda libre  seis millones. Se debe tener en cuenta que un solo propietario tiene varios buses; en casos excepcionales un solo vehículo es propiedad de varias personas. En consecuencia, los propietarios de buses y las empresas, deberían bajarle un poco el pasaje para aumentar el volumen de pasajeros, así ganan más y prestan un mejor servicio.

Por estos elevados costos, mucha gente prefiere desplazarse a pie, teniendo en cuenta que las distancias en Pasto no son muy largas. Así mismo, en todas las ciudades de Colombia se viene incentivando el uso de la bicicleta, que, aparte de eficiencia, garantiza economía, menos contaminación y se aprovecha para hacer ejercicio. También se suman los que utilizan las bicicletas y motos eléctricas, que no pagan soat. Todos estos son usuarios que se retiraron del transporte público.

Por otra parte, el tema de la tarifa diferencial para los estudiantes y los adultos mayores es más viejo que ‘mama Upa’, y no se ha podido aplicar. No hay que hacerse muchas ilusiones, es difícil llevarlo a buen término, porque todo mundo va a querer rebaja, y ahí se mete Sansón y los que no son.

Es bien cierto que el mototaxismo viene de años atrás, heredado de las anteriores administraciones que los organizaron en sindicatos, les entregaron chalecos, y tienen un concejal que los representa. Es muy difícil acabar con esta práctica ilegal; y de querer acabar, es como liquidar a una empresa que tiene miles de trabajadores que de un momento a otro se queden sin empleo. Sólo basta imaginar qué sucedería.

Comentarios

Comentarios