Trueque solidario en Tumaco

Por: Marcela Aragón

En medio de la crisis generada por la pandemia del Covid-19, un grupo de lideresas del campo y la zona urbana de Tumaco, durante la primera semana de junio del presente año organizaron el trueque solidario «Proceso de vida de relación campo-poblado de las comunidades negras PCN» que benefició más de 10 organizaciones.

Este trueque, como actividad de intercambio ancestral, fue una forma de recuperar el sentido de comunidad, una herramienta de transformación que trasciende el plano individual para activar redes de apoyo que van más allá del producto físico e involucra el plano emocional y de cuidado del otro; también fue una forma de dinamizar la soberanía y seguridad alimentaria, así como valorar los productos locales y exaltar la solidaridad que históricamente ha caracterizado a las comunidades del Pacífico colombiano.

Esta importante actividad fue liderada por la Asociación de Mujeres Líderes (ASMUL), la Organización Dulzura del Mar, la Asociación Mujeres Étnicas por las Huellas de un Pacífico en Paz, la Asociación Raíces del Manglar y la Fundación Escuela Taller de Tumaco; y contó con el apoyo de los organizadores de la Donatón Tumaco, ONG´s, y mujeres de Tumaco y Bogotá.

Los y las participantes de la zona rural intercambiaron productos tales como plátano, yuca, limón, borojó, pepepán, guayaba,  guaba, chiyangua, aguacate, ciruelo, ají dulce, ají picante, pollo, atún, guanábana y chutiza; mientras que los y las las participantes de la zona  urbana intercambiaron pescado, piangua, alimentos no perecederos y productos de aseo.

La importancia de esta actividad se describe en los comentarios de algunas asistentes:

  • Maria Emérita Ibarbo, de ASMUL, expresó que “esta fue una gran oportunidad para recuperar la memoria ancestral desde la productividad a través del trueque, que es lo que ha garantizado el buen vivir en las comunidades étnicas del Pacífico”.
  • María de los Santos Valencia, Representante Legal de Dulzura del Mar manifestó que “este ejercicio de rescate de la tradición debe continuar y hacerse muchas veces para enseñar a las nuevas generaciones que lo esencial no es el dinero sino el compartir para sobrevivir”.
  • Claudia Patricia Pera, de la Vereda Tangareal del Mira añadió que “compartir es necesario para satisfacer las necesidades alimenticias y me hace sentir satisfecha por contribuir con la alimentación de familias que necesitan”
  • Nuri Cabezas, de la Asociación de Mujeres Étnicas también reconoció «la necesidad e importancia del trueque como actividad ancestral y cultural que debe realizarse continuamente para que no se pierda».

Cabe mencionar que el  trueque solidario «Proceso de vida de relación campo-poblado de las comunidades negras PCN», se realizó en tres momentos, el primero, en la vereda Pambil y Candelillas; el segundo, entre la vereda de Tangareal del Mira y en la zona urbana de Tumaco; y el tercero, en Tumaco con el apoyo de un grupo de mujeres bogotanas que aportaron elementos de bioseguridad como tapabocas.

Este trueque nos muestra la importancia y necesidad promover y apoyar acciones solidarias que salvaguardan la tradición, aportan a la seguridad alimentaria y garantizan el buen vivir de los pueblos del Pacífico colombiano.

Comentarios

Comentarios