Tumaco, la encrucijada de la violencia. Tumaco, de la indignación al olvido.

Por: Maricela Carabali

Ante la andanada de muertes de los últimos días, muy visibles algunas, otras no tanto. Tumaco ha expresado a través de las protestas: su temor, indignación y desasosiego. Todo ello más que justificado y lógico; lo triste de todo esto es que estamos padeciendo de dos males perniciosos: el acostumbramiento y acomodamiento a las situaciones anómalas ¡mientras no nos toquen! Y lo peor de todo: el olvido… y ese sí que es Maléfico, porque hace que las comunidades sobrelleven la situación anómala, que se acomoden: en ultimas, que busquen solo SOBREVIVIR en medio del caos, y que después de las protestas todo vuelva a la “NORMALIDAD Y AL SILENCIO”.

Se observa entonces toda clase de posturas: las que hacen uso político de la situación para atacar a sus adversarios, caso el alcalde actual, el cual no reconoce que parte de la resolución del problema de inseguridad también está en sus manos, pues de alguna manera, no tiene una postura dura y valiente frente al gobierno y autoridades, CUANDO DEBERIA SER EL PRIMERO EN SALIR A MARCHAR Y PROTESTAR, PORQUE HUBIESE PODIDO DECRETAR TOQUE DE QUEDA ANTE LA ESCALADA NAVIDEÑA DE MUERTES Y VIOLENCIA.

La situación de violencia en Tumaco es multifactorial. La “Perla del Pacifico” se ha convertido en un cruce de intereses de todo tipo, que van desde los intereses del Estado mismo, como sitio geopolíticamente importante, pasando por los intereses del narcotráfico, que son transversales tanto al estado, la política y los individuos que usufructúan dicho narcotráfico. El problema más importante de todos y que derivan de lo anterior, ES LA TENENCIA DE LA TIERRA, la aparición de desplazadores y colonos quienes expulsan de sus territorios a los nativos: quienes al sufrir este fenómeno, tienden a desplazarse a la periferia del Tumaco urbano, donde es común observar familias sin esperanzas y jóvenes sin un futuro definido, lo cual facilita el reclutamiento de los grupos delincuenciales.

Ahora, me surge ciertos interrogantes sobre:

– El PAPEL DEL ESTADO COLOMBIANO y sus compromisos, con la región
– El PAPEL DE GOBIERNO DEPARTAMENTAL Y MUNICIPAL y sus compromisos
– El PAPEL DE LAS AUTORIDADES POLICIALES Y MILITARES y sus obligaciones.

Tumaco es una isla, un territorio rodeado de agua por todas partes con muchos cuellos de botella. Una isla pequeña que debería ser controlada con solo ejercer “autoridad”, allanamientos, retenes, y desarme constantes en un esfuerzo conjunto de policía y ejército, que además, garanticen un control del caótico tráfico que genera toda clase de desmanes.

No me gusta ser ave de mal agüero, a veces me da miedo ser tan intuitiva, pero ya lo dije hace rato, el deterioro de la situación violenta de Tumaco puede servir de pretexto para la militarización del mismo y posteriormente nombrarnos alcalde militar. Algunos aplaudirán la idea, pero solo podría ser plausible por un tiempo muy corto y con poderes limitados, y donde la población civil trabajadora, honorable y honesta no sea atropellada. No per-se, porque sabemos cómo esto se degenera en el tiempo.

Siempre he dicho que el interés superior del Estado está en la posición geopolítica de Tumaco y en la posibilidad de que sea el mismo Estado el que en algún momento desplace a los habitantes de Tumaco, desde las islas hasta el continente, principalmente la isla del morro (que ya de sí, es una base militar no declarada)

Donde está el Gobernador? Vaya usted a saber
Donde está el alcalde? Por ahí ha de estar
Donde están los ciudadanos?… temerosos y en los medios, protestando como pueden. Pero ese “como pueden” no basta. La ciudadanía tiene que entender que la protesta debe ser fuerte, coherente, solidaria, DE TODOS. Fuera de los partidos políticos y sobre todo, entendiendo que los muertos son todos importantes y dolorosos, no solo para sus familias. Que pacificar Tumaco y los territorios traerá beneficios para todos y que el Estado está en la obligación de pacificar el territorio desde lo punitivo, con mayor inversión social y económico, y cumpliendo cabalmente sus compromisos.

Esto queda en continuará…

Comentarios

Comentarios