Un año después de la visita del papa Francisco a Colombia: nueva relación Estado y ciudadanos

Por: Carlos Villota Santacruz* 

El pasado  6 de septiembre de 2017, Colombia se convirtió en epicentro de la Religión Católica, gracias a la presencia del papa Francisco en la ciudad de Bogotá. Más de dos millones de personas acompañarán los oficios religiosos del primer papa en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena. Todos los ciudadanos que fueron protagonistas desde la fe. Lejos del sector empresarial, político, cultural e incluso deportivo, guardaban la esperanza que la historia del país –en la segunda década del siglo XXI-  que la visita pastoral, sea un antes y después. Los 4 días de reflexión en la fe, se elevaron como un meditar colectivo y de penitencia, se edificó la reconciliación y se escuchó el mea culpa, de quienes hacen de sus investiduras en la administración pública y de la rama judicial, un puente para llenarse los bolsillos y violar la ley

La presencia del Jerarca de la iglesia Católica, su voz, las homilías y los discursos que dio el papa Francisco ante los ojos de Colombia y del mundo,  se levantan hoy como un referente histórico, con mensaje comunicacional, con capacidad de trasformar corazones.

Una especie de inspiración religiosa para quienes, deseaban postular sus nombres a las elecciones del 2018, que definirá la nueva composición del Congreso y el sucesor del Jefe de Estado, que tienen la responsabilidad de apagar la alta deuda social en un país con 48 millones de habitantes y un número indeterminado de inmigrantes, entre ellos 1 millón de venezolanos. (crisis humanitaria y  migratoria en desarrollo)

En otras palabras, fue una oportunidad para mirar al futuro, corrigiendo los errores del pasado. Un examen de autoconciencia desde el rol de los niños, mujeres y hombres en una sociedad que padece en sus cimientos las cicatrices de la violencia. Prueba de ello, más de 7 millones de víctimas. La mayoría de ellos huérfanos, viudas y en condiciones de inestabilidad laboral. Es decir, en la informalidad.

Cuando el papa Francisco viajó de Cartagena a Roma, su mensaje religioso alcanzó a los cuatro puntos cardinales de un país. Se sentía una especie de vacío. De tristeza en los hogares, sitios de trabajo.. En los colegios y universidades. Se percibía en el rostro de niños, niñas, mujeres y hombres de todas las condiciones sociales. La fe se trasformó en acciones proactivas de respeto a la vida. La tensión y la polarización se guardaron en el registro de los medios de comunicación y las gacetas de la rama legislativa. El debate se elevó a propuestas, con ideas y con argumentación. El Estado se acercó a las regiones. Cuando el presidente Iván Duque delinea su gobierno, a través de los talleres “Construyendo país”, el mensaje del papa Francisco de hacer visible la honestidad y la transparencia en la hoja de ruta del sector público y privado, es indispensable si se quiere avanzar por la dirección correcta como sociedad y como nación. Un valor ético, que es una luz, tan solo si se dispone el corazón y el ser, a las palabras del papa Francisco. Sólo así será posible, alimentar la investigación académica del libro “Gobierne bien y hágalo saber”, del cual soy coautor con Andrés Lizarralde Henao. Una obra literaria que está más vigente que nunca. Gracias a los hechos que se registraron en el último año, tras la visita histórica del papa Francisco a Colombia, el cambio de actores en el Ejecutivo como en España, Perú. Ecuador y México. Todo por cuenta que el poder de la palabra hecha comunicación no se detiene. Tendrá una nueva cita el 27, 28 y 29 de septiembre en la ciudad de Cali, en el marco del 3 Congreso Mundial de Marketing y Comunicación Política en el Teatro Calima. Con seguridad, este pasaje de la historia del país será un referente en el análisis de las campañas políticas, la participación de la mujer en la política, las falsas noticias, la generación de contenidos, las nuevas demandas ciudadanas y la comunicación de Gobierno.www.politica-electoral.com A propósito de este comentario usted que piensa E mail carlosvillota56@gmail.com.

*Internacionalista, Comunicador Social y periodista, Experto en marketing político y marketing de ciudad. Coautor del Libro “Gobierne bien y hágalo saber”

Twitter@villocol

Comentarios

Comentarios