¿UN NUEVO DEPARTAMENTO PARA EL PACÍFICO?

 

Por: Hernando Arcos Salazar

Ex- Procurador Provincial de Tumaco

Siempre he creído que -pese a los supuestos mejores vientos que soplan ahora, coyunturales, para mí, nacidos de la última elección- definitivamente quedamos mal ubicados en la división político – administrativa de nuestro país.

Pues, los intereses, la idiosincrasia y la visión de la vida que se tiene por parte de los habitantes de la sierra en relación con los de este litoral recóndito, son absolutamente distintos. Con la desventaja para quienes nadamos, pescamos y amamos en las cálidas aguas de nuestro mar contiguo, que quienes mandan en este departamento son en un 98, 93/100 gentes de la sierra, mejor dicho serranos.

Cualquiera dirá que estoy descubriendo que el agua moja y tiene razón. Este fenómeno de falta de compatibilidad (determinismo geográfico dicen algunos sociólogos), no es exclusivo nuestro. Lo mismo se puede decir del habitante de la costa atlántica en relación con el de la zona andina de nuestro país (cachacos y corronchos se llaman despectivamente), y aún del andén de toda la costa pacífica suramericana –de Panamá a Chile, pasando por Ecuador y Perú-, donde la palabra “serrano” es un adjetivo peyorativo nacido de esa ancestral falta de afinidad.

Sería tiempo que los mandamases de la política empezaran a cranear alguna clase de autonomía administrativa regional para los municipios de la costa pacifica nariñense, o la inclusión en un nuevo departamento con iguales a nosotros, que nos permita no depender totalmente de unas gentes que, como es natural, ven primero lo suyo, después lo de ellos y solo al final lo suyo y lo de ellos.

Me refiero más a la clase política y no a tanta gente de la sierra que vive y trabaja entre nosotros desde hace muchos años, que se han adaptado a nuestra forma de vida y son –igual que el que habla- orgullosamente hombres de raza negra con piel de cholo.

Comentarios

Comentarios