Valoraciones y Reflexiones del Carnaval de Pasto. Primera parte.

Por: Edgar Germán Zarama Vásquez[1]

Una mirada a la evolución de la fiesta de Pasto y su carnaval los últimos decenios:

Érase una sencilla fiesta popular ofrecida por sus gobernantes… que se engalano de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad PCIH[2] y se volvió una compleja feria y espectáculo comercial.

“La mona, aunque se vista de seda… mona se queda”

 Inducción y presentación

Mi infancia vivió el carnaval como la mejor oportunidad de goce y diversión. Estudio el carnaval de Pasto hace 35 años, desde mi primera aproximación como investigador, donde tuve la posibilidad de estar presente durante un año gracias a una beca. De esta manera conocí los espacios temporales del antes, durante, y después de la fiesta organizada por el gobernador de Nariño y el alcalde del Municipio de Pasto. El objetivo principal de ese trabajo fue realizar una caracterización del rol de los artesanos de la fiesta y sus talleres. Igualmente se logró una caracterización de otros actores del festejo, ubicando categorías y variables de la simbología y significado del carnaval y la fiesta. Logré apoyarme en las ciencias del desarrollo social, artísticas y humanas, donde el enfoque antropológico y sociológico de la Investigación Acción Participativa IAP fueron el fundamento metodológico. Como lo dice su creador, Orlando Fals Borda, se asume una actitud SENTIPENSANTE, donde el corazón y los sentimientos son fundamentales para concretar el conocimiento desde la razón y la mente.

Hoy quiero compartir mis reflexiones y observaciones a la versión del carnaval de este año (2020), el cual tuve la posibilidad de vivenciar y disfrutar con familiares y amigos europeos. Hace años no hacía el seguimiento de manera directa, me motivó visitar el carnaval el hecho que se cumplen 10 años de la elaboración del Plan Especial de Salvaguardia PES, el cual tuve la oportunidad de coordinar.

Para facilitar esta valoración y reflexión sobre el carnaval considero importante referenciar cuatro grandes periodos que me ayudaron a comprender la situación actual del carnaval como PCI y sus perspectivas. Un primer periodo de la fiesta de Pasto se ubica en los años 80 y 90, con sus precedentes históricos. Un segundo periodo está comprendido entre los años 2000 y 2010, dónde el reconocimiento de la fiesta y su evolución toma características locales, nacionales e internacionales como PCIH. Un tercer periodo se ubica entre los años 2010 y 2020, donde se destacan las nuevas técnicas en los talleres, los significados del PCIH, implementación del PES, junto al enfoque ambiental, la contaminación (icopor, espuma carioca, talco industrial), e inseguridad social durante la fiesta. El cuarto periodo será desde el año 2020 en adelante, donde se mencionará la relación con el PCIH, sus limitaciones y avances desde las manifestaciones más empoderadas del sentido cultural patrimonial de la fiesta como carnaval, y el reto de mantener el galardón ante la UNESCO.

Estos referentes históricos, mínimamente desglosados, me facilitaron una mayor comprensión para abordar la situación actual del carnaval de Pasto, o fiesta de las autoridades de turno, frente a la evolución del mismo y los retos que tiene como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 PERIODO ENTRE LOS AÑOS 80/90,

Tiempos donde la característica principal son las fiestas o festival organizado por el gobernador del departamento de Nariño como cabeza principal y el alcalde electo de la administración municipal de Pasto. En la historia del carnaval encontramos la fiesta de los negritos en la época de la Colonia, antes de la abolición del esclavismo, que se da solamente hasta el año 1851[3] en la Nueva Granada. Esta celebración es focalizada en algunas regiones del suroccidente colombiano y va tomando sus asientos en la región de Nariño y Pasto, su capital. A comienzos del siglo pasado, años 1910-20, a la celebración del día de Negritos (5 de enero) se suman otros actores sociales: los estudiantes, artesanos y las autoridades departamentales y municipales, que serán los protagonistas principales para organizar y financiar la fiesta de Negros y Blancos.

Desde esta época, y años atrás, la fiesta de Negros y Blancos será el aporte principal de los gobernantes a su pueblo, donde la diversión, el juego y el goce son factores esenciales. Dos meses antes del carnaval este comienza a organizarse en lo que se denomina la Junta del Carnaval, encabezada por la primera dama, esposa del gobernador o alcalde de turno, u otra personalidad escogida para velar por el evento. También participan en la Junta del Carnaval los comandantes del Ejército y la Policía, el gerente de la Industria Licorera de Nariño, representantes de clubs sociales, la Cámara de Comercio, Fenalco y la Asociación de Artesanos[4]. En el año 1985 el Maestro Estrada decía y discutía que esto no era un carnaval, sino un festival; un carnaval era algo muy distinto en su concepto como artista. En esta época no hay una consciencia profunda del significado de la fiesta y el rol que en ella venían tomando los artesanos en sus diversas modalidades y técnicas tradicionales, como la del encolado y modelado en arcilla.

Importantes estudios se llevan a cabo en esta época sobre el carnaval y las fiestas andinas por el IADAP, la Universidad de Nariño, Artesanías de Colombia y Asociación de Artesanos, de los cuales hice parte en calidad de investigador del IUED de Ginebra Suiza[5], entidad que me otorgó una beca que me permitió vivenciar la preparación y el desarrollo del carnaval durante un año. A esta experiencia investigativa se sumaron diversos sectores sociales y se crearon los movimientos carnavaleros denominados Amigos del Carnaval, con su Manifiesto[6], y el Comité Pro Rescata del Carnaval[7]. Se hicieron varias publicaciones[8] críticas y análisis de las festividades, reivindicando la participación de los artesanos en la organización de la fiesta y destacando el respeto por los aspectos culturales y patrimoniales del carnaval y las fiestas populares.[9] Desde esta época la subvaloración a la cultura, falta de recursos para la fiesta y subsidios para los talleres de artesanos estaba presente, al igual que las amenazas de paro por parte de los artesanos del carnaval y su asociación[10].

En este periodo histórico se consolidan las celebraciones carnavalescas por parte de los gobernantes regionales y locales para el goce y diversión de su pueblo. Como en las fiestas de la antigua Roma, los Saturnales, y aquellas donde Maquiavelo en su libro El Príncipe orienta a los gobernantes a tratar no solo con dureza a sus pobladores, sino amortiguar sus falencias de vida con “Pan y Circo”[11]. En esas demostraciones participaban los gladiadores y animales salvajes, e incluso había batallas a muerte entre los guerreros participantes. Los concursos eran fundamentales y a los ganadores se les podía perdonar la vida.

Las premiaciones y concursos para los participantes en el carnaval ya se realizaban, a continuación un ejemplo que contextualiza los valores de la época (1989): para el primer puesto de Carrozas $800.000 (ochocientos mil pesos); para el primer puesto de Disfraz Individual $60.000 (sesenta mil pesos); para el primer puesto de Disfraz en Bicicleta $80.000 (ochenta mil pesos); para el primer puesto de Comparsa $170.000 (ciento setenta mil pesos); y para el primer puesto de Murgas $100.000 (cien mil pesos)[12].

Además, dentro de las celebraciones carnavaleras, las verbenas y fiestas populares en Pasto y pueblos vecinos son fundamentales para los políticos y organizadores de la fiesta, se ofrecían orquestas nacionales e internacionales al pueblo para su deleite. El día 5 de enero desde esta época urgía una atención patrimonial, ya que se limita a desfile y presentaciones musicales de negritudes. Sin embargo, se puede observar que la valoración a la cultura popular empieza a tomar algunas voces, se percibe un inicial empoderamiento de artesanos del carnaval y organizaciones del mismo que se plantean retos y denuncias para reivindicaciones patrimoniales, organizativas y económicas frente a la fiesta. Vale la pena rescatar el juego considerado fundamento del carnaval en la región del sur occidente de Colombia: “Vamos a Jugar Carnavales”. Los talleres y el saber hacer manual y modelado en barro son uno de los atractivos máximos para turistas y propios de la región.

PERIODO ENTRE LOS AÑOS 2000 Y 2010

 Esta fase de la fiesta pastusa se podría catalogar como la edad de oro del carnaval de Pasto, puesto que aquí crece y se consolida la celebración carnavalera local y comienzan las caracterizaciones y presentaciones del Carnaval en la cultura patrimonial global. Se dialoga con los nuevos paradigmas internacionales y nacionales de la cultura patrimonial intangible desde la UNESCO en Paris (2003) y los convenios de patrimonialidad firmados por Colombia en el 2006.

Me atrevo a denominar esta época la edad de oro del carnaval como una exaltación necesaria a las dinámicas de VALORACIÓN Y RECONOCIMIENTO que se contemplaron en el ámbito nacional e internacional, aspectos que incidieron en las manifestaciones culturales pastusas e impactaron a la cultura de los carnavales en Colombia en general. Este periodo contempló cambios y transformaciones cuánticas en las organizaciones y dinámicas festivas carnavaleras. Hay transformaciones aceleradas en las comunidades culturales, evidenciando múltiples intereses, actores y conflictos. Serán varios los factores e insumos catalizadores de estos cambios: entre ellos algunos son de carácter investigativo, audiovisual, publicaciones de textos, resoluciones patrimoniales locales, nacionales e internacionales, obras como la Plaza del Carnaval y la creación de una instancia permanente que organice el carnaval en sus diversas dimensiones: aparece Corpocarnaval (2004). Además, el carnaval de Pasto participa en encuentros de carnaval locales, regionales, nacionales e internacionales. Esta etapa de oro del carnaval culmina con su inclusión en la Lista de Patrimonios Nacionales por parte del Ministerio de Cultura de Colombia, y su nominación ante la UNESCO (2008) para adquirir el galardón de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Título que le es otorgado en el mes de septiembre del año 2009, junto con el deber obligatorio de elaborar un Plan de Protección y Salvaguardia para el carnaval de Pasto, en el que se evalúan sus riesgos y amenazas.

Eventos a destacar en este periodo[13]:

Año 2000: Primer Encuentro Internacional de Carnavales PENSAR EN CARNAVAL – Tres Días de Reflexión, Sin Máscara Ni Capuchón, en Barranquilla. El evento fue organizado por el Ministerio de Cultura de Colombia y la Fundación Carnaval de Barranquilla.[14] En este escenario fui el delegado por el Carnaval de Pasto con la ponencia “Reflexiones del Carnaval y la Cultura como escenarios del Desarrollo y la Paz – Carnaval de Blancos y Negros de San Juan de Pasto”, junto con el vídeo La Locura Que Cura. Complementario presenté mi libro de investigación: Sombras y Luces del Carnaval de Pasto: Carnaval, Cultura y Desarrollo, realizado en el año 90 como trabajo de grado en el IUED de Ginebra Suiza[15].

Además, a comienzos de este año se evidencia el cambio de las técnicas básicas de los artesanos y artistas del carnaval. El modelado en barro arcilloso, que se recogía en el alto de la Virgen de la Pastora en dirección a la Laguna de la Cocha, es cambiado por el modelado en icopor, material no reciclable y contaminante, pero que favorece la elaboración de las esculturas por su ser maleabilidad y de poco peso. Con este material se gana mucho tiempo en comparación al secado de moldes de barro y se pueden aplicar los acabados más fácilmente. Rápidamente esta técnica prospera en el los artesanos del carnaval y cambia su saber hacer tradicional por más eficientes posibilidades técnicas y temporales, pero que tienen gran impacto para el medio ambiente.

 Año 2001: el Congreso de la República declara al Carnaval de Negros y Blancos de San Juan de Pasto como Patrimonio Cultural de la Nación, facilitando la coordinación de la Nación para la construcción del Plaza del Carnaval y el fomento de estímulos para las Escuelas del Carnaval. Posteriormente en dicha plaza se incrustan los relieves escultóricos en bronce de la carroza anualmente ganadora.

Año 2003: el 17 de octubre, en Paris, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO celebra el Primer Congreso Mundial de Patrimonio Cultural Inmaterial, donde se identifican y caracterizan los bienes culturales de carácter inmaterial y se propende por su protección y fortalecimiento.

Año 2004: en noviembre, por acuerdo del Consejo Municipal de Pasto, se expide el Decreto 006 por el cual se crea una organización de carácter mixto y permanente para el carnaval, que se denomina Corporación del Carnaval CORPOCARNAVAL. Se esbozan líneas de acción estratégicas en su planificación inicial, se avanza en la reglamentación interna de modalidades, acreditaciones, organización de la senda del carnaval y el portafolio de comercialización. Es de notar que a partir de este momento la autoridad del carnaval queda en manos del Alcalde Municipal de Pasto, quien ocupará la presidencia de Corpocarnaval y nombrará un gerente en base a una terna que presente la Junta Directiva de esta corporación. La Gobernación de Nariño, que históricamente había ocupado la presidencia de la Junta de Carnavales, a partir de este año se relegará a un representante en la Junta Directiva de la Corporación del Carnaval. Ahora la administración municipal de Pasto asume la financiación de la fiesta con aportes pequeños de otras entidades públicas y privadas. A partir de estos sucesos el carnaval consolida un carácter un municipal sobre lo regional que pasa a un segundo plano.

Año 2006: Colombia se suscribe y firma el convenio de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad con la Unesco.

Año 2007: el Ministerio de Cultura de Colombia declara al Carnaval de Negros y Blancos de Pasto como bien de interés cultural de carácter nacional, y se ordena la elaboración del plan de protección, acción, revitalización, salvaguarda y promoción.

También en este año se organizó en la ciudad de Pasto El Encuentro Global de Carnavales[16]. El Carnaval de Basilea fue uno de los invitados, por referencia a su participación en el año 2000 en la ciudad de Barranquilla en el Primer Encuentro Internacional de Carnavales PENSAR EN CARNAVAL[17].

Año 2008: se estrechan los lazos de interculturalidad con el Carnaval de Basilea y se firma un Convenio de Hermanamiento entro los carnavales de Pasto y Basilea. Este mismo año el carnaval de Pasto participa en el Carnaval de Viaregio, con quienes se había firmado otro Convenio de Hermanamiento con Pasto.

En marzo se realiza el Primer Cabildo Abierto, convocado por Los Amigos del Carnaval y más de veinte organizaciones de cultura y carnaval con el lema: “por el rescate del carnaval”. Asisten 205 ciudadanos (77 intervenciones quedan registradas en las memorias) como cabildantes en uso de su pleno derecho de participar en la defensa del patrimonio cultural frente a los riesgos y amenazas latentes: comercialización, privatización y clientelismo cultural.

El Ministerio de Cultura presenta la solicitud ante UNESCO de incluir el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Al tiempo que (Ley 1185 de 2008 marzo 12) modifica la Ley General de Cultura e incorpora en su articulado (11.1) el concepto y caracterización de patrimonio cultural inmaterial en Colombia: “El patrimonio cultural inmaterial está constituido, entre otros, por las manifestaciones, prácticas, usos, representaciones, expresiones, conocimientos, técnicas y espacios culturales, que las comunidades y los grupos reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio genera sentimientos de identidad y establece vínculos con la memoria colectiva. Es transmitido y recreado a lo largo del tiempo en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia y contribuye a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”.

Año 2009: Fruto del convenio de Hermanamiento con Basilea el carnaval de Pasto viaja al Carnaval de Basilea.

El 30 de septiembre la UNESCO otorga el galardón de Bien Cultural Inmaterial de la Humanidad al Carnaval de Negros y Blancos, por lo cual es incluido en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Como condición se exige tener un Plan de Protección y Salvaguardia del Carnaval ante sus riesgos y amenazas. Este mismo año se aprueba el Decreto número 2941, por el cual se reglamenta la formulación de los Planes Especiales de Salvaguardia para las manifestaciones de patrimonio cultural inmaterial incluidas en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito nacional. El Plan Especial de Salvaguardia – PES- “es un acuerdo social y administrativo, concebido como un instrumento de gestión del Patrimonio Cultural de la Nación, mediante el cual se establecen acciones y lineamientos encaminados a garantizar la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial”.[18]

Año 2010: El 9 de julio, en Bogotá, se presenta ante el Consejo Nacional de Patrimonio (CNP) el Plan Especial de Salvaguardia del Carnaval de Negros y Blancos de Pasto. La sustentación la realizamos entre el primer mandatario de la ciudad de San Juan de Pasto el Doctor Eduardo Alvarado Santander, los representantes de las organizaciones que hacen el carnaval Roberto Otero, Diego Pérez y Wilson Coral[19], y quien escribe estas líneas en calidad de coordinador del PES. El PES se construye participativamente con más de 53 organizaciones y un número superior a 800 personas allegadas al carnaval, se realizaron más de 30 Mingas de Carnaval entre mayo y julio de este año.  El PES tiene una aprobación meritoria y es tomado como referente nacional para construcción PES.

El 2 de septiembre se expide la Ley del PES por el Ministerio de Cultura de Colombia bajo la Resolución 2055.

Año 2012: un grupo significativo del Carnaval de Basilea viene a participar en el Carnaval de Pasto.

Es ha destacar que el PES logró mitigar la comercialización y degradación de los símbolos patrimoniales del Carnaval, como se evidencia en la omisión de las diez Carrozas Comerciales que enarbolaban el desfile del 6 de enero. Igualmente se logró la prohibición de la inserción en trajes ancestrales y carnavaleros de letreros de empresas comerciales y patrocinadoras, dinámicas que se venía haciendo con ciertas comparsas y disfraces. Hubo resistencias con los organizadores del carnaval, con comerciantes e intermediarios que tenían un gran negocio en la comercialización de la fiesta. Los conflictos de intereses de los diversos actores (políticos, artesanos, artistas, comerciantes, organizaciones culturales y patrimoniales, y sociedad civil) que hacen parte de la fiesta se evidencian, más aún cuando el PES y toda la política cultural pública de patrimonio entra a cuestionarlos y cambiar las reglas del juego para lograr una fiesta que conserve el galardón de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Es decir, una fiesta no contaminada por la publicidad. Mientras los comerciantes y politiqueros se resistían al PES, este será reconocido por entidades culturales locales, nacionales e internacionales.

Si bien la edad de oro marca un avance en los cambios de paradigmas de cultura patrimonial cultural, estos no pudieron ser asumidos ni comprendidos por una comunidad acostumbrada a hacer la fiesta de manera tradicional, en la medida en que las leyes no pueden cambiar las costumbres de un pueblo de un momento a otro.

[1] Artista, Investigador, Docente, Asesor y Consultor de Proyectos Socioculturales hace 30 años. Doctor en Desarrollo con énfasis en Cultura, Carnaval y Patrimonio, IUED Ginebra Suiza. Investigación sobre el Carnaval y los artesanos de Pasto 1987/1990. Maestría en Evaluación de Proyectos Sociales y Culturales, IUED Ginebra Suiza. Maestro en Artes Visuales, Universidad de Ginebra Suiza EHEAV. Coordinó la elaboración del Plan Especial de Salvaguardia del Carnaval de Pasto para el Ministerio de Cultura y Consejo Nacional de Patrimonio (2010). Publicó Sombras y Luces del Carnaval de Pasto – Colombia Carnaval, Cultura y Desarrollo, junto al Vídeo La Locura que Cura (1999) Bogotá. Investigador del Instituto de Comunicación y Cultura de la UN Bogotá, Asesor Cultura Carnaval y Conferencista. Organizador del Primer Congreso VOCES DE CARNAVAL UN (2.017). Docente Maestría Cultura de Paz Universidad Surcolombiana Neiva – Huila (2014 a la fecha). Publicación coautor Fiestas en Clave de Paz, Cooperación alemana GIZ, Coordinador Proyecto reconstrucción tejido Social desde la Fiestas y Celebraciones Populares (2013).Ponente del Carnaval de Pasto al primer Encuentro Internacional de Carnavales PENSAR EN CARNAVAL, organizado por el Ministerio de Cultura de Colombia y la Fundación Carnaval de Barranquilla (2020), se presenta el libro, una Ponencia del Carnaval y la Cultura como Constructores de Paz y Desarrollo, junto con el vídeo La Locura que Cura. Ver Perfil Profesional Completo Anexo.

[2] PCIH Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

[3] 21 de mayo de 1851. Bajo la presidencia de José Hilario López, el gobierno expide el Decreto de Abolición de la Esclavitud a partir del primer día del año siguiente. Zarama Vásquez, Edgar Germán. Investigación Doctoral IUD Ginebra Suiza. P.58

[4] Diario del Sur, agosto 26 de 1988 INTEGRADA JUNTA PARA CARNAVAL. Anexos Estudio Investigación ZARAMA VÁSQUEZ Edgar Germán IUED.

[5] Zarama Vásquez, Edgar Germán Trabajo de Investigación Doctoral y Becario del Instituto Universitario de Estudios del Desarrollo IUED para el trabajo EL ROL DE LOS ARTESANOS FRENTE A LA SIGNIFICACIÓN Y SIMBOLOGÍA DEL CARNAVL DE NEGROS Y BLANCOS DE SAN JUAN DE PASTO, NARIÑO – COLOMBIA (1987 – 1990) Ginebra Suiza.

[6] Anexos IDEM___ septiembre 15 de 1988

[7] Anexos IDEM___ febrero 3 DE 1989

[8] EL RETO, Magazín Dominical del Diario del Sur.

[9] Zarama Vásquez, Edgar Germán, Pulmón de una Cultura y Esencia de una Identidad. Revista Boga, enero 1989

———————– El Carnaval un Patrimonio Colectivo que se delega. Revista RETO Diario del Sur, febrero 12 DE 1989

-Córdoba Pantoja, Hernán Fabio. El Carnaval un compromiso de todos… Revista RETO febrero 12 de 1989 Pasto

-Naspirán Patiño, Jesús Alirio. El Carnaval de Pasto y las Entidades educativas locales.  IDEM Revista RETO

  _______________________ El Carnaval y la Pintura nariñense. IDEM Revista RETO

– Ortega Maricela, El barro que utilizan los trabajadores en el carnaval de San Juan de Pasto. IDEM Revista RETO

______________ El Carnaval: como fuente creativa en el arte del fuego: la cerámica. IDEM Revista RETO

-Declaración de Principios de la Asamblea General de Artesanos del Carnaval. IDEM Revista RETO

[10] IDEM Investigación Zarama Vásquez, Anexos prensa. DIARIO DEL SUR, diciembre 22 de 1988, Artesanos no participarán en desfiles de Carnavales 89. Artesanos anuncian paro.

[11]https://panycirco.com/editorial/punto-de-inflexion/reivindicando-a-maquiavelo Nicolás Maquiavelo, filósofo y político florentino de cuyo nombre deriva el término de marras, vivió hace cinco siglos y escribió una gran variedad de tratados. “El Príncipe” ha sido uno de los textos más relevantes y más influyentes en la ciencia política. Después de revisar con cuidado su obra magistral, me queda claro que ha sido malinterpretado, descontextualizado e injustamente ponderado. Él sólo recabó datos de los gobiernos de su entorno, los analizó y recomendó a los gobernantes cómo mantener el poder y tener una exitosa gestión.

[12] Diario del Sur, Pasto, Premiaciones Carnaval, enero 11 de 1.989 Anexos, Investigación Zarama Vásquez IUED.

[13] PLAN ESPECIAL DE SALVAGUARDIA DEL CARNAVAL DE NEGROS Y BLANCOS DE PASTO. Documento completo – Ministerio de Cultura, Julio 2.010

[14] MEMORIAS, PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL DE CARNAVALES. PENSAR EN CARNAVAL. Países y Carnavales invitados: Suiza – Basilea; Inglaterra: Londres (Notthing Hill); España – Cádiz; México – Ciudad de México, San Pedro Xicayn; Brasil – Río de Janeiro, Bahía; Bolivia – Oruro; Trinidad y Tobago; República Dominicana – Santo Domingo; Colombia – Barranquilla, Riosucio, Pasto, Quibdó, Santa Marta, Sincelejo, Sibundoy, Medellín y Bogotá. 15,16 y 17 de junio de 2.000

[15] 1990 Ginebra Suiza, Institut Universitaire de Hautes Études du Développement. Edgar Germán Zarama Vásquez, trabajo de Investigación doctoral EL ROL DE LOS ARTESANOS FRENTE A LA SIGNIFICACIÓN Y SIMBOLOGÍA DEL CARNAVAL DE BLANCOS Y NEGROS DE LA CIUDAD DE SAN JUAN DE PASTO – COLOMBIA. En los años 1.999 se publica una actualización de esta investigación con Beca del Fondo Mixto de Cultura de Nariño y con apoyo del autor se publican los resultados en el texto SOMBRAS Y LUCES DEL CARNAVAL – Carnaval, Cultura y Desarrollo del Carnaval de Blancos y Negros de San Juan de Pasto.

[16] Encuentro Global de Carnavales para mitad del 2007. Se crea la Red Global de Carnavales a través de la cual se fortalecen y estimulan intercambios y relaciones con varios países, entre las cuales se pueden mencionar: Suiza (Carnaval de Basilea), Italia (Carnaval de Viarello), Paris (Carnaval Tropical de Verano), Carnaval de Nice Francia, Ecuador (Pregones de San Miguel en Ibarra, La Fraternidad en Tulcán, La Mama Negra en Latacunga) y Bolivia (Carnaval de Oruro), entre otros. Documento PES P. 9-11 Evolución cronológica del reconocimiento de la política pública al carnaval como patrimonio inmaterial.

[17] MEMORIAS, PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL DE CARNAVALES. PENSAR EN CARNAVAL. Países y Carnavales invitados: Suiza – Basilea; Inglaterra: Londres (Notthing Hill); España – Cádiz; México – Ciudad de México, San Pedro Xicayn; Brasil – Río de Janeiro, Bahía; Bolivia – Oruro; Trinidad y Tobago; República Dominicana – Santo Domingo; Colombia – Barranquilla, Riosucio, Pasto, Quibdó, Santa Marta, Sincelejo, Sibundoy, Medellín y Bogotá. 15,16 y 17 de junio de 2.000

[18] Decreto número 2941 de 2009 (agosto 6) por el cual se reglamenta parcialmente la Ley 397 de 1977 modificada por la Ley 1185 de 2008, en lo correspondiente al Patrimonio Cultural de la Nación de naturaleza inmaterial. Texto. Normas generales para la Gestión, Protección y Salvaguardia del Patrimonio Cultural en Colombia. La Ley 1185 de 2008 y sus decretos reglamentarios. Ministerio de Cultura, República de Colombia, Pág. 62, 67 y 68.

[19] Los profesionales y artistas del carnaval representantes de los Gremios fueron: por ASOARCA: Roberto Otero, por Caminantes del Carnaval: Diego Pérez y por Colectivos Coreográficos Indoamericanto: Wilson Coral.

Comentarios

Comentarios