¿Vamos hacia otra Venezuela?

Por: Carlos Eduardo Lagos Campos *

El índice GINI que mide la desigualdad en el mundo, ubica a Colombia en el deshonroso tercer lugar en equidad en el mundo entero

En esta tercera entrega del Panel de expertos entrevistados desde New York, por la emisora Encanto Colombia, analizaremos desde la óptica de los panelistas la pregunta ¿Si Gustavo Petro puede llegar a convertir a Colombia en una Venezuela? y ¿si Iván Duque va a realizar el tercer mandato de Álvaro Uribe Vélez?. Al respecto, los panelistas respondieron:

El periodista Pablo Emilio Obando considera que no hay nada más parecido a Venezuela que lo que nos propone Álvaro Uribe Vélez, empezando por su continuidad en el poder. Él quiere perpetuarse a través de un personaje totalmente desconocido para los colombianos.

En Colombia se están asesinando a los líderes que defienden los Derechos Humanos. Cómo puede ser constitucional desconocer una reforma, como los acuerdos de paz que están avalados por países garantes y volverlos trizas; eso es desconocer la seriedad que debe tener un estado cuando firma un acuerdo. Por el contrario, Gustavo Petro aboga por la paz, es quién nos invita a dejar el pasado atrás; ese pasado de odios que se ha construido inicialmente a través del bipartidismo colombiano y ahora a través del odio y el miedo, queriendo perpetuar esa violencia partidista. Los colombianos estamos cansados de eso, queremos la paz; no queremos acabar con las Cortes, sino cambiar esos modelos económicos y políticos que nos tienen como el tercer país más inequitativo del mundo. Peor que Venezuela.

A nosotros nos han llevado a las urnas con miedo, con susto, mostrándonos una realidad de otro país, tratando de que ignoremos nuestra propia realidad. Si recorremos los barrios de las ciudades colombianas podemos ver que realmente existe la miseria en Colombia. Un pueblo que tiene que vivir con menos de U$1 al día eso es realmente lamentable.

Eso no lo cuentan los medios de comunicación porque están auspiciados por quienes manejan la conciencia política del pueblo colombiano. Usufructuar el miedo les trae dividendos en las urnas a quienes siempre han abusado de la ingenuidad y de la falta de educación de pueblo colombiano. Cuando entendamos las razones por las cuales somos el tercer país más desigual del mundo, entenderemos la verdad de nuestra realidad. Trágica y lamentable.

Tengo la plena convicción y lo digo con la mejor de las intenciones, que si Petro gana las elecciones estaremos gobernados con mayor equidad y se rompería la cadena de la corrupción. Basta con mirar lo que fue la corrupción en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Mientras nos asustan con Venezuela, ellos juegan con la conciencia de los colombianos. Muchos no se dan cuanta que estamos viviendo la llaga que nos dejó el conflicto armado colombiano, lo cual lo están utilizando para obtener sus intereses más oscuros. Por ello lo decimos con toda tranquilidad. Llegó el momento de que terminen los esos odios y como dice nuestro himno nacional, que cese la horrible noche.

Hoy tenemos la gran oportunidad de iniciar a recorrer el gran camino de la paz; que esas pasiones violentas, odio, rencor; alimentado por personajes oscuros, no nos deja ver la luz más allá del túnel. Efectivamente se requiere de una justicia más certera, que podría ser posible a partir de los Acuerdos de Paz y de la JEP. Si estas se vuelven trizas, difícilmente lograremos conocer la verdad. ¿Debemos preguntarnos por qué quieren acabar con las Cortes? ¿Por qué quieren desconocer la justicia especial para la paz, y tapar esa gran verdad?.

Estoy convencido que si Gustavo Petro hace realidad sus ideas, empezaremos a salir de ese conflicto mental que tenemos los colombianos, encontrémonos donde nos encontremos, en cualquier lugar del mundo, porque la guerra se trasladó de los bosques de las selvas hacia nuestro interior.

La verdadera guerra de los colombianos está en nuestra mente, en nuestros corazones. Por eso me permito hacer un llamado a la reconciliación nacional. A que cesen los odios, deseo de venganza, y logremos abrazarnos y estrecharnos las manos.

Con el candidato Gustavo Petro vamos a comenzar a recorrer ese camino de paz de concordia y de reconciliación.

El Coronel Carlos Alfonso Velásquez piensa que “los planteamientos de Duque han sido mal interpretados o mal presentados”. Lo que propone Duque es unificar en una sola Corte las demás. O sea, los tribunales de cierre. Incluso se habló del Consejo de Estado lo cual considera una exageración.

En relación con la dependencia de Duque a Uribe, Carlos Alfonso afirmó que eso tampoco es definitivo, y mencionó que habría que esperar su comportamiento durante este periodo de campaña en segunda vuelta y las coaliciones que realice. En relación con Petro también afirmó que habría que mirar si realmente ha cambiado esa deficiencia que tiene con el trabajo en equipo. Y sostuvo, “en realidad tiene ideas brillantes, pero al momento de ejecutarlas, realiza muchas improvisaciones”. “Si logra cambiar eso podría ser un buen presidente.” Es posible que a través de los procesos con el paso del tiempo haya disminuido esa soberbia que lo caracteriza.

Por otra parte, volviendo nuevamente al inicio de este artículo en el cual plantábamos sobre la desigualdad de Colombia, me gustaría soportar mi respuesta en datos técnicos. De este modo, comienzo diciendo que es verdad que la situación de Venezuela se agrava por la falta de garantías y libertades individuales, pero según datos publicados por la CEPAL en su último informe, ubica a Colombia como el país con mayor desigualdad en América Latina. A su vez el Banco Mundial, UBICA A COLOMBIA EN EL DESHONROSO TERCER LUGAR EN INEQUIDAD EN EL MUNDO ENTERO, detrás de países como Haití, la República Central Africana, Sierra Leona, Botsuana, Lesotho Sudáfrica y Namibia. Sí tenemos en cuenta estas estadísticas, estamos peor que Venezuela. Solo basta con mirar los cinturones de miseria que rodean las grandes ciudades para conocer la pobreza absoluta en que vive una inmensa cantidad de Colombianos.

¿Pero por qué somos el tercer país más inequitativo del mundo? ¿por qué en Colombia existe un fenómeno que se denomina LA EXCESIVA CONCENTRACIÓN DE LA RIQUEZA?. Comenzare diciendo que el 20% de las tierras en Colombia está en manos del 1%, esto es, cuatro o cinco familias. Ahora, ¿adivinen quién es una de ellas?. Es innombrable!. Esta excesiva concentración de la riqueza se da en primer lugar por el despojo histórico al que ha sido sometido Colombia, el cual se mantiene hasta nuestros días. No en  vanos las cifras de desplazados son alarmantes. En segundo lugar, se da por las políticas tributarias que graban a la clase media colombiana y favorecen a las grandes empresas, de tal manera, que la carga tributaria recae en la clase media, impidiendo con ello, que las MIPYMES crezcan al igual que las grandes empresas. Permitiendo que la concentración de la riqueza se incremente, y agrandando la brecha de la inequidad.

Con la política de miedo y el cuento del castrochavismo lo que se busca es perpetuar esa inequidad.

En cuanto a la independencia de Duque frente a Uribe debemos afirmar que no la tiene y no la tendrá. Duque no tiene el respaldo y el poder que tiene la casa de los Santos. Pero esa dependencia no es solo con Uribe; ahora la tiene con los que lo apoyan: Pastrana, Gaviria, Vivian Morales, Vargas Lleras, La gata, Popeye, Kiko Gómez, Alejandro Ordóñez, Aída Merlano, Lafaurie, Rafael Nieto, los ñoños, Luis Alfredo Ramos, los Name, José Obdulio Gaviria, Alejandro Lyons, Dilia Francisca Toro; Miguel Ángel Rangel, ex congresista condenado por parapolítica; Rubén Darío Quintero, exalcalde de Rionegro; Román Aristizábal, el cinco veces alcalde de Filadelfia; Carlos Hernán Serna, condenado por vínculos con paramilitares y exsenador de Cambio Radical condenado por nexos con paramilitares en Urabá; Ferney Tapasco, exdiputado liberal de la cuerda de Mario Castaño, es heredero, como Castaño, del cacique liberal condenado por parapolítica; la casa López Casado, que dirigen el exsenador y parapolítico Juan Manuel ‘Juancho’ López Cabrales y su esposa; Óscar Reyes, condenado en enero de 2012 por concierto para delinquir agravado por promocionar grupos armados al margen de la ley; Alfonso Riaño, condenado por vínculos con paramilitares; Juan Carlos ‘el Negro’ Martínez, condenado por parapolítica; Carlos Enrique Soto, exsenador del Partido de la U al que el Consejo de Estado le decretó muerte política en marzo de 2017 por tráfico de influencias y destinación indebida de recursos públicos; además de los latifundistas improductivos, los propietarios de monocultivos que afectan el subsuelo, los movimientos neonazis y los líderes cristianos radicales que utilizan a sus feligreses como si fueran endosables. También están: Arias, el prófugo de la justicia y ex ministro de agricultura que se robó las ilusiones de nuestros campesinos; los exdirectores del Das; los exjefes de seguridad de Uribe; un tal Santoyo; un excomisionado de paz que desmovilizó un frente falso de la “Farc” (también prófugo de la justicia); Hoyos, el líder espiritual de la campaña de Uribe; el exjefe de presa del gobierno Uribe; el director jurídico de Presidencia; en fin. Si sigo no nos alcanzaría este espacio para enlistar toda la serie corruptos que apoyan el proyecto político de Duque y que dados sus antecedentes se esperaría que vayan a hacer lo que saben hacer.

Por ello Invitamos a que en las próximas elecciones, el pueblo colombiano salga a votar en forma masiva, a votar sin miedo al cambio, el tal “Castrochavismo” es un “coco” creado por Uribe y sus secuaces para atemorizar más al pueblo. Lo peor que nos puede pasar es que sigamos perpetuando la corrupción y seguir siendo EL TERCER PAÍS MÁS INEQUITATIVO DEL MUNDO.

*Abogado y Analista político.

Comentarios

Comentarios