Desacierto contra el Ébola

Preocupa al mundo la situación pandémica que se ha desarrollado con el ébola. La enfermedad no solo ha contagiado algunas poblaciones en el África, pues ya se ha extendido a Europa y Norteamérica.  Colombia, entre tanto, ha decidido tomar medidas preventivas contra este nocivo virus, acto elemental de cualquier gobierno.

No obstante, lo que no se puede entender es la metodología con la que se quiere hacer frente a la problemática, pues las medidas no son las indicadas para contrarrestar o prevenir que el virus llegue al país.  Las medidas  son establecidas con fines migratorios, pero tomados desde la legalidad, es decir,  se circunscribe al hecho de quienes se reportan y son honestos con Migración Colombia. Las personas que ingresen al país, deberán responder dos preguntas: 1.Si en los últimos tres meses han estado en algunos de los tres países africanos que padecen este foco viral o 2.Si han estado en contacto con personas que provienen de esta parte del mundo. Si a alguna de esas preguntas se contesta de manera afirmativa, se tendrá en cuenta para responder un cuestionario más exhaustivo. Esta medida es insuficiente, pues desconoce muchos componentes que inciden en la propagación de la enfermedad. Ni Estados Unidos, con sus controles migratorios algo severos, ha podido controlar el ingreso del ébola a dicho país, donde ya se presentan dos casos confirmados.

Paradójicamente, las medidas no son capaces de controlar esta epidemia, pues se está descartando una variable considerable y más susceptible, de ser el factor inicial de la llegada del virus al país colombiano. Las instituciones colombianas no están preparadas para atender este tipo de pandemias, los controles migratorios no son suficientes y las entidades de control de sanidad tampoco hacen presencia en varias partes de la nación. Lo anterior, pone en grave riesgo a la población colombiana y específicamente a los departamentos de frontera, como el caso del departamento de Nariño, que es paso obligatorio de los inmigrantes tanto legales como ilegales. Las autoridades del departamento deben poner mucha atención y tener un compromiso serio, pues el factor de riesgo para el departamento es bastante alto.

El riesgo real del ébola está en la ilegalidad, al gobierno no debe preocuparle tanto los turistas extranjeros o nacionales que ingresan al territorio legalmente, lo que debe preocupar realmente es quienes ingresa al país de forma ilegal.  Colombia es un país tránsito y trampolín, de varias personas, de distintas nacionalidades y partes del mundo; asiáticos, africanos, latinoamericanos, que hacen tránsito por Colombia de forma ilegal, con el fin de alcanzar el sueño americano. Los inmigrantes pasan por el país, sin ser percibidos o controlados, ahí radica el verdadero riesgo, pues los inmigrantes ilegales que hacen tránsito,  no se los ha podido controlar.

Comentarios

Comentarios