“Tumaco tiene todas las posibilidades. Hicimos Petrodecol” Luis Ernesto Chaves

El departamento de Nariño es la morada de gente aguerrida, trabajadora y pujante; cuna de artistas; territorio de empresarios y ganadores con historias de poder e inspiración.

Toda historia de éxito tiene un punto de partida que, en muchas ocasiones está marcado por un referente y un ejemplo de inspiración. La historia del reconocido empresario, exgobernador de Nariño y líder político Luis Ernesto Chaves Martínez también ha sido marcada por un inicio; este se remonta al legado familiar y al sentido de pertenencia hacia la región nariñense.

Luis Ernesto Chaves creció en el seno de una amplia familia tradicional, un padre, una madre y diez hermanos. Desde su juventud se dedicó a cumplir con las labores de su hogar, asumiendo responsabilidad y caminando las sendas de su padre Ramiro Chaves. “Un excelente profesor, un papá visionario, un papá cívico, un papá metido en los grandes emprendimientos”, es la descripción de Luis Ernesto. Ramiro Cháves, su padre, fundó ‘Discos Chaves’, una empresa dedicada a impulsar la música y el folclor nariñense.

Guiado por el anhelo de su padre, quién era un “ilusionado con la suerte de Nariño”, Luis Ernesto Chaves ha dedicado gran parte de su vida por hacer una del departamento de Nariño un territorio productivo. “Desde allá venimos y compartimos todos estos sueños con muchas familias de Pasto y del departamento. Vimos como los padres nuestros forjaron la historia, forjaron la economía”.

Ya en el ejercicio de trabajar por ‘la suerte’ de Nariño, Luis Ernesto, desde su juventud comienza a incursionar en espacios políticos, que, para su época como estudiante eran temas de ‘avanzada’. Cuenta que en la década de los 80, tuvo la oportunidad de conocer a Luis Carlos Galán, donde participó en actividades con las juventudes galanistas, motivo que dio paso para que Luis Ernesto se interese por la política.

Tras conocer a Galán, con un grupo de amigos asumieron la responsabilidad de organizar la primera reunión en Nariño. Aquel encuentro “Galán venía a explicarle al país cuáles eran los motivos de haber entregado el Cerrejón, a esa multinacional que todavía está en la exploración del carbón y cuáles eran los perjuicios que nosotros íbamos en el futuro a mediir por esa explotación del carbón”, explica Luis Ernesto Chaves. Este fue el inicio para arrancar su carrera cívica y política.

Entre su activismo político, en la época en la que ejerció la presidencia de la junta directiva de La Cámara de Comercio, en compañía de otros personajes, impulsaron la ley de fronteras, que sigue vigente en la actualidad y rige en los precios diferenciales de los combustibles.

Por otra parte, a sus ventiun años de edad, asumió la gerencia de la Licorera de Nariño, en compañía de un equipo “calificado”, cómo lo describe, lograron obtener “los mejores promedios en ventas”.

Entre 1988 y 1989 una ola de terrorismo y narcotráfico azotaba a todo el territorio nacional, época en la que cientos de personas, líderes sociales y políticos fueron víctimas de atentados y desapariciones, entre las que se destaca la de Galán siendo el motivo para que César Gaviria asumiera la responsabilidad de la campaña y que llevó a Luis Ernesto a liderar su candidatura en el departamento. Posterior a ello, Luis Ernesto Chaves Martínez fue nombrado como Gobernador de Nariño.

Su paso por la Gobernación de Nariño estuvo marcado entre una época teñida de violencia, pobreza y centralismo, “Pasto era muy lejano a todo”, ante ello asumir la administración del departamento implicó retos y vicisitudes. “En esa época la necesidad era la educación, era de 4.600 maestros, y a duras penas pudimos nombras a 100 maestros con algunos problemas en la parte económica y legal. Hoy las cosas han cambiado” expresó.

Con el propósito de cambiar la situación de Nariño, Luís Ernesto Chaves manifiesta que invitaron a tres cancilleres a Pasto. “Nosotros tenemos cien millones de potenciales compradores en la comunidad andina y desde Nariño podemos hacer las cosas” aseguró. En este sentido, el empresario y exmandatario departamental relata que desde su gobernación han trabajado para buscar el apoyo desde el interior del país para mejorar la situación económica y empresarial de la región nariñense.

En su trasegar como empresario, se destaca Petrodecol, un proyecto que tiene aproximadamente 17 años, con el fin de brindarle a la costa de Nariño la oportunidad de proyectar y reactivar la economía del puerto nariñense. “Se nos ocurrió darle a ese pueblo de Tumaco la oportunidad que merece hace muchísimos años…Tumaco tiene todas las posibilidades. Hicimos Petrodecol, hicimos el esfuerzo de traer inversionistas extranjeros, logramos hacer la empresa y está lista”.

“Los tiempos cambiaron y las formas de hacer empresa cambiaron y hoy debemos buscar la posibilidad de que por medio de alianzas, para que le den la oportunidad al departamento de Nariño de tener un punto importante en el Puerto que suministre los combustibles”.

Entre sus más recientes iniciativas está el proyecto V1501, el cual Luis lo describe como una ‘quijotada’ y está enfocado a potenciar el turismo y el sector hotelero y proyectar a Pasto como la gran metrópolis que pueda llegar a ser. V1501 es el código mundial del volcán galeras y representa a Nariño en todas sus esferas.

“Como todo en la vida, cada una de las épocas son diferentes y cada día trae su propio afán. Hemos tenido una cantidad de sueños e iniciativas; unas se han concretado, otras no”, expresa Luis Ernesto al referirse a las oportunidades y dificultades que se han presentado en su camino como político y empresario.

Con un mensaje de optimismo, Luis Ernesto manifiesta que en la actualidad la situación en materia de oportunidad de confianza es mayor que en su época de juventud, porque ahora los jóvenes piensan en cómo se puede producir cosas para el desarrollo del territorio, dejando atrás las viejas creencias de provincia.

Aquí puede ver la entrevista:

Comentarios

Comentarios