¿Cómo escribir correctamente en la web?

Fotografía: Andrés Ceballos

El uso extendido y cada vez más imprescindible de Internet ha generado nuevos ambientes sociales que conllevan relaciones de convivencia. Pero el contacto por medios electrónicos no suprime la necesidad de determinadas formas de comportamiento. Ello justifica la necesidad de un código que regule las buenas maneras contando con un básico manual de cortesía en la Red.

Las convenciones comunicativas tradicionales tienen razón de ser, al garantizar la calidad del proceso y la presencia de todos los elementos necesarios. Para un mensaje claro es importante tenerlas en cuenta, además es posible percibir los estereotipos de las personas con solo analizar sus expresiones en la Red. Particularmente la calidad, la formación y su nivel cultural. Su comportamiento puede ofrecer una imagen confiable o no, de un individuo. De allí la importancia de hacer el mejor esfuerzo para no caer en el facilismo, la ligereza, la pereza y la displicencia, principales pecados que cometen quienes se arriesgan al desprestigio por incompetencia.

 

Para merecer un concepto fiable, de altura y con un mínimo talante hay que  comportarse partiendo de una regla de oro: “tratar a los demás como quisiéramos que nos trataran”. Además tener en cuenta unas sugerencias básicas para mantener las buenas formas en la comunicación a través de la Red o, lo que es lo mismo, la “netiqueta” (“net”, red en inglés y “etiqueta”, buenos modales). Veamos las más esenciales:

 

1. Fortalezca su ortografía, jamás renuncie a ella. Haga el mejor esfuerzo por mantenerla impecable. No escriba con abreviaturas “no aceptadas” y no ponga todo con mayúsculas.

 

2. Adhiérase a los mismos estándares de comportamiento en línea que usted sigue en la vida real.

 

3. Mantenga debates en un ambiente respetuoso y educativo. No abuse de la ausencia física de las personas. Los insultos y ofensas dan imagen de ineptitud y cobardía.

 

4. Sea breve sin ser demasiado conciso. Las exposiciones cortas, son más leídas que los párrafos largos (ladrilludos). Pero eso sí, comparta su conocimiento con la comunidad escribiendo con profundidad de manera ágil.

 

5. Nunca envíe mensajes en cadena. Las “alarmas de virus” y las cadenas de mensajes son por definición falsas, y su único objetivo es saturar los servidores y la Red. 

 

6. No reenvíe “correos masivos”. Cuando envíe un correo a una lista de personas, ponga su dirección en el campo de “Copia Oculta” (CCO) y ubique su propia dirección en el “Para”. No es conveniente exponer direcciones de correo para todo el mundo.

 

7. Cuando escriba un mensaje salude antes y despídase con su nombre, tal como lo haría en una carta física. (Estimado…  Saludo afectuoso… Cordialmente…). Nunca use “buenos días, buenas tardes”, son expresiones temporales ya que el mensaje puede ser leído en un horario distinto. Al final puede escribir una corta información de contacto.

 

8. No incluya todo el texto del mensaje original en las respuestas, solo lo necesario para responder. No envíe archivos muy pesados y no pida confirmación automática de sus mensajes. Los llamados “emoticones” y otros accesorios afines pueden usarse sin abusar.

 

9. Las personas con quienes se comunica, incluidos los de las páginas que visita, no cobran por responder, ni tienen la obligación de hacerlo. Lo hacen por deferencia o cortesía, debe ser muy considerado con ello.

 

10. Respete la privacidad de terceras personas. Nunca revise correos de nadie, ni publique la imagen de alguien si su permiso. No utilice su nombre en situaciones que pueden ser comprometedoras o que ofrezcan algún riesgo para Ud. mismo o terceros.

 

En Internet dar es recibir; su valor, imagen y prestigio están en juego. Y sobre todo es imprescindible ganar reconocimiento ofreciendo el máximo respeto a los interlocutores. En la Web también se muestra la casta personal. Tener como norma la pulcritud, marca gigantes diferencias a favor. Además se aplica la teoría de “las ventanas rotas”: sus descuidos, pueden transformarse en desastres.

 

Apostilla: Que los defectos o errores de “nuestra autoría”, sean mínimos e involuntarios. El esfuerzo digital que hagamos será directamente proporcional al prestigio que queremos tener.

Comentarios

Comentarios