Gestores culturales, María Eugenia Gavilanes y Laureano Córdoba, son Los Personajes 10.

María Eugenia Gavilanes y Laureano Córdoba:

41 años promoviendo músicos de Nariño y Putumayo en el Festival Mono Núñez

En este mayo de 2021, se encuentran listos los músicos nariñenses que, el 7, 13 y 14 de junio de este año, intervendrán en la edición 47º del Festival de Música Andina Colombiana Mono Núñez, ocasión en que la intervención femenina sobresaldrá. La joven Katerín Muñoz es invitada especial al evento por ser la ganadora del Gran Premio Mono Núñez Vocal versión 46 º; entretanto, en la modalidad vocal son aspirantes a los premios de la edición 47º: el dueto femenino Alma del Sur, conformado por Daniela Chazatar y Angie Catalina Puerres, bajo la dirección de Óscar Javier Coral, músico, compositor y maestro de música. Además, de una compositora nariñense que con el seudónimo de Abedul participa con un bambuco inédito titulado: Para seguir andando.

Dueto vocal Alma del Sur con acompañamiento musical

Voces: Daniela Chazatar y Angie Catalina Puerres. Grupo acompañante: Andrés Zambrano, Daniel Bastidas y Óscar Javier Coral Delgado

Detrás de estos músicos se encuentran María Eugenia Gavilanes y Laureano Córdoba, dos pastusos que, durante los últimos 41 años (1980 – 2021), dedicaron buena parte de su tiempo y su energía a que músicos de Nariño y Putumayo, con talento y disciplina, participen en el Festival Mono Núñez, el cual se celebra anualmente, en el último puente de junio, en el municipio de Ginebra, en el departamento del Valle del Cauca.

La Fundación Pro Música Nacional de Ginebra -Funmúsica- es la organizadora del evento. El Festival busca presentar, promover y difundir la música andina colombiana a través del canto, la interpretación y el estímulo a composiciones nuevas. Músicos e intérpretes participan en las siguientes categorías: expresiones autóctonas, temas inéditos vocales, temas inéditos instrumentales, la categoría infantil Mateo Ibarra Conde. También se otorgan premios a los mejores intérpretes de: guitarra, requinto, bandola y tiple. Los dos máximos galardones son: el Gran Premio Mono Núñez Instrumental y el Gran Premio Mono Núñez Vocal.

En esta entrevista, vía internet para el periódico digital Página 10, queremos conocer el liderazgo de María Eugenia Gavilanes y Laureano Córdoba, quienes estimularon y estimulan la presencia de músicos de Nariño y Putumayo en el Festival en referencia, además de rendirles un reconocimiento y gratitud por su perseverancia, para que numerosos músicos impulsen sus carreras. Este compromiso adquiere mayor relevancia porque el apoyo y acompañamiento que hacen a los participantes es ad honorem. A los dos gestores culturales los motiva su responsabilidad con el departamento y, en particular, el gran amor que sienten por esta expresión artística de alta calidad.

María Eugenia y Laureano, muchas gracias por aceptar esta entrevista para Página 10.

  1. ¿Cómo surgió la inquietud de apoyar a los músicos nariñenses para que participen en el Mono Núñez?

Por invitación de unos amigos que pertenecían a la Fundación Pro Música Nacional de Ginebra -Funmúsica-, y que conocían del talento musical que existe en Nariño.

  1. ¿Ustedes cómo apoyan a los músicos que participan en Moño Núñez?

Promocionándolos y motivándolos para que participen y muestren su habilidad musical en aquel escenario, el más importante de la música andina colombiana. Además, se los apoya con el transporte, el alojamiento y la alimentación, para que su presentación en el concurso sea muy positiva, y compartan y conozcan otros artistas, compositores y maestros de la música.

  1. ¿En los años ochenta y noventa, cuando iniciaron su misión, cuáles fueron los principales retos que enfrentaron?

Retos: ubicar a los artistas en este escenario, convencerlos para que tuvieran confianza y vencieran el pánico escénico.

  1. Uno de los aspectos más atractivos de su labor es que han recorrido numerosos municipios de la zona andina del departamento de Nariño escuchando a los músicos; por favor, denos más detalles de esos procesos en donde ustedes apostaron por la “descentralización musical”.

Visitamos los municipios de la zona andina del departamento de Nariño, organizamos festivales en las zonas norte, sur, occidente y centro, donde se presentaban solistas, tríos y grupos musicales ante un jurado compuesto por maestros de nuestra región y seleccionábamos a los participantes para asistir a Ginebra al Festival Mono Núñez. Fuimos la primera regional departamental en organizar el Festival Mono Núñez regional.

  1. ¿En el siglo XXI, cómo cambió el concurso?

En el siglo XXI, cambió la forma de seleccionar a los aspirantes al concurso. Ahora se hace a través de audiciones regionales, donde se graba un video-sonido que se envía a Funmúsica para ser clasificado por un comité técnico que hace la selección. Conviene aclarar que, tanto en la modalidad vocal como en la instrumental, al pasar de los años hay mayor preparación y dedicación por parte de los artistas.

  1. Los días en que los músicos participan en Ginebra deben ser muy emocionantes. ¿Qué ocurría en el pasado y cómo se viven esos momentos en la actualidad?

En Ginebra, los días se viven llenos de actividades colmadas de música: el Encuentro Infantil Mateo Ibarra se celebra en el Gran Parque de la Música, Encuentro de Expresiones Autóctonas, conciertos dialogados, Festival de la Plaza para todo el público; en la noche, en el Coliseo Gerardo Arellano se realiza el concurso Moño Núñez. Posteriormente, a la salida del Coliseo, en las fincas cercanas a Ginebra y en algunas casas particulares, se organizan los remates musicales que duran hasta el amanecer. Son tres días de buena música, es una bella experiencia y solo la pueden contar los que asisten.

  1. ¿Qué apoyo reciben del gobierno nariñense?

En estos últimos años hemos recibido apoyo del departamento por medio de la Dirección Administrativa de Cultura de Nariño, y en el municipio de Pasto a través de la Secretaría de Cultura, con un aporte económico que solventa una parte de los gastos de la delegación regional. También se reciben recursos de la Empresa Metropolitana de Aseo. En este año no hay apoyo del Gobierno.

  1. ¿La sociedad nariñense cómo los ha respaldado?

En particular, contamos con el apoyo de la empresa nariñense Cootranar (Cooperativa Integral de Transportadores de Nariño); su gerente nos ayuda y nos concede un precio especial para pagar a largo plazo. La empresa privada nos apoya para solventar algunos de los compromisos económicos y otros los cubrimos con nuestro aporte.

  1. ¿Luego de 40 años apoyando la participación de nariñenses en este evento, cuántos y cuáles premios obtuvieron nuestros coterráneos?

A lo largo de toda la trayectoria del Festival y en las diferentes modalidades, los participantes del departamento de Nariño han ocupado muchos lugares de privilegio, cabe destacar que en 1982, obtuvimos el Gran Premio Mono Núñez con el Grupo Folclórico Quillasinga; en 1995, se entregó el mismo premio al Grupo Damawa; en 1997, Gran Premio Mono Núñez con Opus ll Trío; en 2006, Gran Premio Mono Núñez con la solista vocal Lidia Consuelo López, y en el año 2020, el máximo galardón con la solista vocal Katerin Muñoz Muñoz. En el recorrido de 40 años, hemos conseguido los primeros lugares en diversas modalidades. Nariño, a través de su folclor, ha enriquecido el Festival, también el Putumayo ha tenido una participación significativa con su música autóctona.

  1. ¿Qué destacan de los músicos y de la música andina nariñense?

La presencia de los artistas nariñenses resalta por su gran calidad, su dedicación y su originalidad al presentarse en los diferentes escenarios; por las anteriores razones, son aclamados con alegría por el público.

  1. ¿Los nariñenses ganadores del Festival, cómo han proyectado su carrera?

Con mucho entusiasmo y preparación, y han incorporado a su trabajo aportes de sus investigaciones.

  1. ¿Cuáles son las mayores alegrías que han tenido?

La mayor alegría es la emoción tan grande que nos embarga cuando proclaman como ganadores a nuestros músicos, es la satisfacción de emprender esta noble labor que nace por el gusto hacia la música y el amor a nuestra región del sur.

  1. ¿Cómo se enriquecieron sus vidas con estas vivencias?

Vivencias de gratos momentos, compartidos durante cuarenta y un años con personajes de la composición, arreglistas y músicos. Al mismo tiempo, nos hemos convertido en consultores de nuestra música vernácula.

María Eugenia y Laureano, valoramos esta entrevista para Página 10, los nariñenses estamos profundamente agradecidos con su compromiso, que es digno de imitar. Deseamos que numerosos coterráneos, así como Katerin, continúen enriqueciendo nuestro espíritu con la hermosa música andina y brillen en los escenarios del mundo.

María Eugenia Gavilanes, Katerin Muñoz Muñoz y Laureano Córdoba, al pie del monumento del Santísimo en Puerres

Agradecemos que Rosa Isabel Zarama, de una familia musical, histórica y original, se haya interesado para llevar estas vivencias aPÁGINA 10, donde se da a conocer la riqueza natural de nuestro folclor regional tan auténtico y variado.

Comentarios

Comentarios