La construcción de paz en el mundo: con modelo colombiano

La XVI Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz concluyó este sábado en Bogotá con un llamado a la comunidad internacional para que respalde la implementación de los acuerdos de paz en Colombia, así como lo hizo con el proceso de negociación.

Cerca de treinta ganadores del Premio Nobel de Paz, que se reunieron durante tres días en la sede de Corferias, firmaron una declaración final titulada ‘Construyendo Caminos para la Paz’, en la que afirmaron que “el acuerdo de terminación del conflicto en Colombia ha sido la mejor noticia de paz en el planeta en mucho tiempo”.

“Acogemos con complacencia la reciente firma, en noviembre de 2016, del acuerdo entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, que puso fin al último y más largo conflicto armado del Hemisferio Occidental, conflicto que dejó más de 8 millones de víctimas y desplazados, y más de 220 mil muertos”, manifestaron los laureados.

Añadieron que por ello se comprometen a apoyar la consolidación de esa paz, en beneficio de los colombianos, de la región latinoamericana y del mundo entero.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que, así como rodeó el proceso de paz de Colombia, acompañe y respalde ahora su implementación”, enfatizaron los Nobel de Paz en la declaración entregada en el acto de clausura, en el que participó el Presidente Santos.

Además, indicaron que su reunión fue para promover la paz en el mundo y apoyar el esfuerzo del pueblo colombiano para alcanzar una paz justa y duradera, al tiempo que dieron la bienvenida “a la familia Nobel” al Presidente Juan Manuel Santos y lo felicitaron por el acuerdo logrado.

Los galardonados resaltaron algunas características del proceso de paz en Colombia, que pueden tomarse como lecciones para otros conflictos por resolver en el mundo, entre ellas el hecho de que se tuvieron en cuenta las experiencias positivas y negativas de otros procesos, que la negociación se centró en los derechos de las víctimas, se  logró un modelo innovador de justicia transicional y el proceso se hizo “en un ambiente de discreción, paciencia y seriedad”.

Los Premios Nobel de Paz recibieron ‘La Carta de Colombia: 10 Principios para la Paz’, propuesta por el Presidente Santos a la XVI Cumbre y ofrecieron divulgarla.

“Confiamos en que el ejemplo de Colombia inspire a los pueblos que enfrentan otros conflictos a persistir en sus esfuerzos por encontrar una paz justa y duradera”, subrayaron.

Por otra parte, los laureados advirtieron que “en los últimos años, los desafíos al orden y la paz mundiales han sido crecientes, y representan un enorme reto para la comunidad internacional y las instituciones multilaterales”.

“Nos preocupa profundamente la amenaza que representa para la cooperación global la nueva ola de populismo, nacionalismo excluyente y proteccionismo.  Las amenazas que enfrenta la humanidad solo pueden encararse si continuamos cooperando a nivel global”, expresaron

Por último, indicaron que “las mayores amenazas existenciales de la humanidad, hoy por hoy, son el cambio climático y la degradación del medio ambiente, y la continuada existencia de más de 14.000 armas nucleares”.

LA CARTA DE COLOMBIA

10 principios para la paz

Sin ideales y valores, la conducta humana carece de brújula

  1. LA PAZ ES UN DERECHO: La paz es el derecho de nacimiento de cada persona y el derecho supremo de la humanidad.
  1. SOMOS UNO: La Humanidad es una sola familia y compartimos el don de la vida sobre este frágil planeta. Lo que le pasa a uno, nos pasa a todos.
  1. SOMOS DIVERSOS: La diversidad enriquece a nuestra humanidad. Es un patrimonio que debemos honrar y cuidar.
  1. DEBEMOS SEGUIR LA REGLA DE ORO: El principio moral de tratar a los otros como queremos ser tratados nosotros mismos debe ser aplicado no solo a la conducta de las personas sino también a la conducta de las religiones y naciones.
  1. DEBEMOS EVITAR LA GUERRA: La guerra destruye el tejido humano y representa un fracaso para la humanidad.
  1. DEBEMOS SER LEGALES Y JUSTOS: La paz y la estabilidad del mundo requieren la adhesión y el respeto al Derecho Internacional, incluyendo las normas internacionales de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario. Una paz duradera solo puede alcanzarse si se basa en la justicia social.
  1. DEBEMOS HABLAR: Siempre que sea posible, los conflictos deben terminar mediante el diálogo. La comunidad internacional debe apoyar medidas efectivas para prevenir y limitar las guerras.
  1. DEBEMOS RESPETARNOS: Aun dentro del conflicto, debemos reconocer a todo enemigo como un ser humano que merece respeto, cuyas motivaciones deben ser entendidas. La eliminación o humillación del adversario es la semilla de más violencia en el futuro.
  1. DEBEMOS EDUCAR: Hay que promover la tolerancia, la solidaridad, la compasión, el respeto a las diferencias y a los derechos de las minorías, para crear una cultura global de paz. Una educación basada en estos valores debe implementarse en todo el mundo.
  1. DEBEMOS ENTENDER: Todas las vidas son tan valiosas como nuestra propia vida. Si entendemos esto con nuestros corazones y nuestras mentes, podremos construir y mantener la paz en el mundo para nosotros, para nuestros hijos y las generaciones por venir.

Comentarios

Comentarios