Maguaré, por una primera infancia lista para su futuro

Fotografía: Andrés Ceballos
Maguaré es una propuesta de felicidad para los más pequeños

Está claro que el tema de atención adecuada a la primera infancia pasa por mil vertientes que pueden o deben llevar hacia un objetivo claro, que es el de proveer herramientas físicas y mentales a los pequeños para que en los años venideros posean elermentos, habilidades y argumentos para seguir su camino.

En ese orden de ideas, la gente de la organización Maguaré hace lo suyo: buscar la felicidad de los niños a través de estrategias y aplicaciones que motiven y estimulen su creatividad, su curiosidad y que ello contribuya a que sus años venideros sean dignos y tranquilos.

Eso es lo que se desprende de escuchar a Mauricio Patiño y Natalia Restrepo, dos paisas que se vinieron para participar en el Tercer Festiencuentro con la Infancia, que por estos días se lleva a cabo en Pasto.

“Nuestra intención es la de aplicar estrategias culturales de calidad a grupos de niños con edades desde 0 hasta los 6 años, que aporten en un proceso de formación muy constructivo, positivo y que debe conducir a situaciones y estados de felicidad, tanto individual como social”, sostiene Mauricio, un comunicador social que está convencido de que mediante esta propuesta es factible que los niños se acerquen a las realidades sociales de sus entornos, sin vacilaciones, deformaciones o temores.

Mauricio Patiño Maguaré

Mauricio Patiño, cuentero y comunicador social de Maguaré.

 

Herramienta para la reconciliación
La preocupación por lo que va a pasar en Colombia una vez que se firmen los acuerdos de paz en La Habana, se vuelve a diario un sentimiento cada vez más generalizado. Pensar en las alternativas a aplicar en el denominado proceso de postconflicto es clave en este momento.

De alguna manera Maguaré ya ha adelantado la tarea con solvencia, pues el hecho de apuntarle a una generación que vivirá las consecuencias de todo lo que pase en los años venideros implica una gran responsabilidad.

El hecho de hacer presencia en regiones como el suroccidente de Colombia en donde el Conflicto Social ha calado muy hondo en los últimos años, demuestra un sincero interés por abordar a los pequeños y sus familias e invitarlos a buscar la felicidad a través de su estrategias musicales, relatos , juegos y demás que se brindan de forma virtual.

“Nuestra propuesta, dada su forma y metodología, también es un aporte al reconocimiento, del entorno, de las cosas que son propias de lugares específicos de nuestra tierra. Eso también es importante a la de hablar de restitución y reconciliación”, explica también Mauricio Patiño.

Constante retroalimentación

La propuesta de Maguaré no está congelada en el tiempo y en el espacio. Por el contrario “a través de nuestras páginas y contactos virtuales mantenemos un constante proceso de retroalimentación con profesores, padres de familia y en fin, gente de la comunidad que quiere aportar a esta iniciativa”, comenta el comunicador antioqueño.

Todos estos elementos llevan a que en este momento, la iniciativa de Maguaré sea valorada por los mensajes implícitos que hablan de convivencia, de tolerancia, respeto y sobre todo que buscan que los niños sean felices “acompañados por mensajes de calidad en sus contenidos”.

 

Comentarios

Comentarios