Colombia giró a la izquierda

Trascurrida la primera gran jornada electoral del año en donde los colombianos acudieron a las urnas a elegir al nuevo Congreso y al candidato de sus preferencias en las tres consultas presidenciales, quedó claro que hoy el país está dando un viraje importante hacia la izquierda y de eso sí que dan muestra los resultados del escrutinio y reconteo final.

La estadística electoral nos muestra otro mapa político muy distinto al de hace apenas cuatro años, cuando el uribismo y el partido de gobierno seguían dominando el escenario político nacional, pero eso ya es historia porque ahora, ese panorama es a otro precio.

El gran ganador sin duda, Gustavo Petro y su Pacto Histórico que logró cautivar a ese gran electorado que era esquivo a su propuesta en muchas regiones del país permeadas por el uribismo y la derecha. Tan mal le fue a ese sector político que, de 6 millones 200 mil votos obtenidos hace cuatro años, hoy solo lograron 4 millones 145 mil 691 votos, es decir, se le fueron casi dos millones de votos, la misma cifra que subió Petro en esta oportunidad, comparado con las elecciones de 2018.

Podríamos decir entonces que, esos dos millones de colombianos que se le quitaron al uribismo tal vez se cansaron de las malas políticas públicas y de las pobres gestiones del actual gobierno, lo que habría ocasionado a ese gran electorado mirar al candidato del Pacto Histórico como una opción diferente y de cambio a lo que el país quiere ver. Es que son veinte años consecutivos que hemos vivido gobernados por la derecha y ya el país se cansó de la corrupción, de la guerra, de la pobreza, de la violencia, del narcotráfico que permea a las más altas esferas del Estado, en fin, ya los colombianos nos cansamos de más de lo mismo. Es hora de un cambio de 360 grados que le dé un revolcón a este país tan maltratado por algunos gobernantes, es momento de las grandes reformas, le llegó el momento a la gente.

Le fue tan mal a la derecha en estas últimas elecciones que perdieron terreno en el occidente y centro del país, pero también en zonas históricamente afectadas por el conflicto, no obstante, el Pacto Histórico tuvo traspiés en regiones como la Costa Caribe, Antioquia, Norte de Santander y Boyacá, pero en el resto del país obtuvo resultados abrumadores que muy difícilmente podrán ser superados en escasos dos meses que restan de campaña a la presidencia.

Pero no nos olvidemos que otra gran ganadora fue Francia Márquez, quien obtuvo más de 700 mil votos, una cifra nada despreciable porque fueron votos logrados a pulso y que hoy ese excelente resultado la consolidó para ser la fórmula  a la vicepresidencia de Gustavo Petro, hecho histórico que ha llamado la atención del país, primero por su origen afro, por su capacidad y preparación y porque ella representa a la otra Colombia, esa que ha sido excluida siempre, que ha sido sometida a los peores tratos por los gobiernos. Hoy Francia, representa la esperanza de millones de colombianos que ven en ella una luz, un apoyo para lograr que sus intereses sean escuchados por el alto gobierno a partir del siete de agosto.

Eso sí, se tiene que garantizar el triunfo de Gustavo Petro en primera vuelta, porque de lo contrario todos los demás sectores se unirán para tratar de derrotarlo en segunda vuelta, porque saben que, con él gobernando, pasarán al patio trasero de la política nacional y de ahí su gran preocupación por tratar de deslegitimar cada propuesta del candidato del Pacto Histórico, pero ya los colombianos saben diferenciar entre qué es lo que le conviene al país y cuáles son los candidatos que representan el continuismo.

Quedan pocas semanas de campaña, cada día será más intenso, los poderosos buscarán financiar a su candidato para cerrarle el paso a Petro a la Casa de Nariño, pero ya está claro que ni con todo el oro del mundo van a lograr cambiar la decisión de ese colombiano que se cansó de tantos atropellos durante las últimas dos décadas de gobiernos. Ya lo verán, el cambio de Colombia se aproxima.

Comentarios

Comentarios