Denuncia pública: mucho cuidado con los médicos timadores.

Ser médico es una de la profesiones más bonitas que existen, porque se requiere de gran vocación de servicio, calidez humana; además porque contribuye a recibir a los nuevos habitantes de nuestro planeta en condiciones dignas, aporta a mantener la calidad de vida e, incluso, a prolongarla. Asimismo, los contenidos científicos que se adquieren son de gran interés por la humanidad, y, también, por la gran cantidad de especialidades médicas. Pero, como en toda profesión, en la medicina no faltan los bandidos y sinvergüenzas que se aprovechan del sufrimiento del paciente.

Eso sí, me excusan que esta vez tenga que hablar en primera persona, pero me pasó a mí. Resulta que fui remitido por la EPS Proinsalud S. A., que presta sus servicios médico asistenciales al magisterio del departamento de Nariño, para que me realicen un procedimiento quirúrgico con un cirujano oculoplástico (cirujano plástico ocular). Las órdenes contemplan intervenir 6 puntos correspondientes a ambos ojos, con el cubrimiento del 100 por ciento de todo el procedimiento. Es decir, no tengo que pagar nada de mi bolsillo porque todo lo paga la EPS.

Oh, sorpresa, cuando asisto donde el único cirujano oculoplástico contratado por Proinsalud. Es un charlatán de primera, solo habla él y no me permite hablar a mí. Cuando quiero decirle algo, él interrumpe. Es idéntico a un culebrero queriéndote vender ungüentos que curan todos los males habidos y por haber. Pero ahí no paran las cosas: después de ofrecerme maravillas y mostrarme imágenes de internet de ‘un antes y un después’, afirmando que son cirugías hechas por el susodicho, me dice que le tengo que cubrir un saldito pequeñito, que solo corresponde al 10 por ciento de lo que costaría a hacerla de manera particular, es decir, de un millón y medio.

Lo que me dice el profesional de la salud es falso de toda falsedad. He tenido que volver en repetidas ocasiones a la EPS Proinsalud a que me aclaren sobre la cobertura de dichas órdenes, y todas las veces me repiten que al cirujano no tengo que cubrirle ningún ‘saldito’. Llamé a la clínica a decirles que eso es una irregularidad y que me veo en la penosa misión de denunciarlos. La secretaria me responde que el doctor no se encuentra en el país pero que se comunicará con él para enterarlo de tal situación.

Al día siguiente me llamó el doctor a decirme que me quede tranquilo que él me va a tratar bien, que no habrá problema de nada, que por favor asista a la clínica a charlar con él, que me va a explicar todos los detalles de la cirugía antes de que yo interponga cualquier denuncia.

Tuve inconveniente para asistir a la cita propuesta por el susodicho, por lo tanto no asistí. Pero el doctor volvió a llamarme para decirme que me estuvo esperando. La verdad no me quedaban ganas de asistir donde este médico charlatán; ese doctor no me convence. Es más, me asusta. No obstante, me insistió en que asista a charlar con él, hasta el punto que me comprometí a visitarlo en su clínica.

Una vez en la clínica, su asistente me preguntó que si llevé el excedente. Mi respuesta fue que yo no les iba a pagar un solo peso porque esa fue la recomendación de Proinsalud. Al notar mi presencia, el medico salió con alborozo a recibirme. “No se preocupe, yo me encargo de él”, dijo el cirujano a su asistente. En seguida me repitió el mismo libreto que me lo había recitado presencialmente y por celular: que el ácido hialurónico (…), una serie de mentiras que buscaba confundirme ante mi ignorancia sobre el tema.

Luego, volví a insistir vía telefónica sobre la irregularidad que estaban cometiendo, y la asistente me confirma que no me cobrarían el valor adicional, que no me preocupe por ello, siempre y cuando no presente queja alguna por la irregularidad presentada.

Esta denuncia la hago con el propósito de que la ciudadanía no se deje estafar de médicos inescrupulosos que, de manera fraudulenta, les están pidiendo pagos indebidos a sus pacientes. También para que con la fuerza mancomunada de los usuarios, podamos acabar con este sistema perverso de salud que precariza y se vuelve cómplice de delincuentes que fungen como profesionales de la salud, desdiciendo de tan noble misión.

Teniendo en cuenta que este no es un caso aislado, sino que al parecer, y de acuerdo a las quejas manifestadas en las diferentes EPS, esto viene haciendo carrera: son crecientes los casos en los cuales, médicos que perdieron el norte de su misión médica, vienen haciendo cirugías sin necesidad de que lo requiera el paciente; lo hacen solo por cobrar el valor de los procedimientos quirúrgicos a las EPS, porque son bien pagados.

En otra columna ya habíamos denunciado al doctor ‘Zabulón’, quien se caracteriza por ser “un carnicero, a todos los abre”. Éste médico cínico hizo una gran fortuna y montó una clínica con el padecimiento de los pacientes que con tan mala fortuna cayeron en sus manos. Conozco a muchos de sus pacientes que quedaron cojos después de pasar por sus procedimientos quirúrgicos.

Éste sujeto que canjeó el amor por la medicina por el amor al dinero, lo hemos visto como todo un patán se mete a la cancha de futbol a insultar a los árbitros y a manotear, pues es el amo y señor de un equipo de futbol de la región. Dios nos libre de caer en manos de petulantes médicos.

Dejamos la puerta abierta para que pacientes que sean víctimas de abuso de médicos de esta calaña nos escriban para interponer las denuncias respectivas ante las instancias judiciales y los diferentes medios de comunicación.

¡No se dejen estafar!

Comentarios

Comentarios