El silencio del alcalde

La última noticia que se tuvo del alcalde de Pasto, Germán Chamorro, fue el resultado negativo de la prueba de covid-19. Esto, luego que la primera resultara positiva y que no informara, como era su deber, a la ciudadanía, y que ésta se haya enterado por redes sociales. Desde ese día la primera autoridad desapareció de la escena virtual y real. No se continuó con las transmisiones en vivo por parte de la administración en donde se hacía un ejercicio de comunicación y tampoco se lo volvió a ver en las calles distribuyendo los kits alimenticios con la cámara de comercio de Pasto. Claro, no es necesario que se lo vea constantemente, pero sí es fundamental que se tomen las medidas públicas oportunas para resolver los problemas de la ciudad. El silencio no es estratégico y menos en medio de una pandemia.

Una de las decisiones más importantes que debió gestionar, consultar, adelantar o tener iniciativa es la relacionada con el pago de servicios públicos domiciliarios. Hace un mes desde Página 10 advertimos este problema y ahora ya es un poco tarde. A pesar de esto, no se observan acciones contundentes que pretendan atender esta crisis de la mayoría de la población generada por ausencia de recursos para cubrir el pago. El silencio no genera confianza.

Por otro lado, la empresa de energía Cedenar, pretendiendo resolver un tema de toma de registro, lo agrava aplicando la regla de promediar el consumo, sin mencionar ninguna posibilidad de financiación. Por otro lado, ante la masiva resistencia de la ciudadanía a la circular de la empresa, ésta en un segundo comunicado ya propone una refinanciación. Sin embargo, esta alternativa es solo una medida tibia. Aquí se requiere la intervención del alcalde y del gobernador para resolver de fondo este problema.  Por ello, la carta del gobernador, Jhon Rojas,  al gerente de Cedenar no es suficiente, se requiere mayor voluntad y recursos financieros.

Claro, tampoco se quiere que se ponga en riesgo la estabilidad financiera de la empresa, pero se requiere proactividad. Se debió buscar un acercamiento con la gobernación o con la alcaldía para llegar a un acuerdo financiero. El gobierno nacional ya dispuso toda la reglamentación a través decretos Legislativos 517 y 580 de 2020  para distintas alternativas, también abrió la posibilidad de utilizar los recursos de regalías para garantizar la continuidad de los servicios, conforme al decreto 513 de 2020. Pero esto requiere que los líderes se pellizquen, que se muevan, que propongan y que busquen soluciones

Es momento de despertar. L@s pastus@s no podemos aceptar este tipo de lentitud, pasividad y falta de gestión. Se requieren acciones concretas.

Finalmente, es momento que las autoridades abran un espacio para que la ciudadanía pueda participar y opinar. El silencio genera daño institucional y rompe con la legitimidad.

Comentarios

Comentarios