Emprendedor nariñense, Luis Fernando Valencia Florez, es El Personaje 10.

Un emprendedor pastuso apoyado por el Fondo Emprender del SENA, rescata una variedad de papa nativa para convertirla en una opción nutritiva, que como valor agregado ofrece oportunidades laborales a pequeños agricultores.

Salida de lo profundo de la tierra de Los Andes Nariñenses, este único y colorido tubérculo sobrevive al olvido y al destierro gracias a la iniciativa de Luis Fernando Valencia Florez, un químico, investigador y emprendedor, que encontró en las papas nativas una opción innovadora para apoyar al campo y preservar raíces indígenas a través de los sabores.

“En lengua Quechua se llama Kipa a una semilla de tubérculo o grano que crece sin cuidados y que se desarrolla sin mayor atención. Este es un cultivo ancestral, de autoconsumo, poco conocido y valorado, denominado el Tesoro de Los Andes”, explicó Luis Fernando, indicando, que estas papas se cultivan en condiciones agroecológicas altas y que se adaptan a condiciones climáticas extremas como descensos de temperaturas, heladas y sequías; donde los hogares campesinos y de ascendencia indígena del pueblo Kamsá del corregimiento de La Laguna en Pasto las recolectan para su autoconsumo.

Conocedor del cultivo de las papas nativas y con el ánimo de salvaguardar las tradiciones milenarias de estas comunidades indígenas, Luis Fernando buscó en el Fondo Emprender la oportunidad de la cual le habían hablado sus instructores y compañeros en varios procesos formativos que había realizado con anterioridad. Fue así como en el año 2019, se acercó al Centro de Desarrollo Empresarial del SENA-SBDC, en Nariño, para ser apoyado en la realización de su plan de negocios. Su idea fue aprobada luego de un proceso de selección para ser financiada en 2020 con un capital semilla de $147 millones.

Heberth Eduardo López Cerón, orientador senior del SENA Nariño, indicó que “K’ipas es una empresa innovadora, que incluso, tiene características de Economía Naranja, porque rescata esos conocimientos ancestrales de cultivo, propios del mundo indígena”.

Como valor agregado, K’ipas contribuye a la generación de cultivos amigables con el medio ambiente otorgando trabajo a 250 proveedores en una asociación campesina que reciben un pago justo por la labor de cultivo, cosecha y transporte de la materia prima, generando cinco empleos directos para labores de producción en planta y ventas.

Hoy en día, los pequeños agricultores del corregimiento de la Laguna en Pasto son pilar fundamental para K’ipas S.A.S. “Nosotros les entregamos las semillas y ellos nos hacen la labor de propagación cultivo y cosecha. Así apoyamos la economía de pequeños agricultores de la región y practicamos comercio justo con ellos, brindándoles alternativas para preservar las papas nativas”, concluyó Luis Fernando Valencia

Para más información visite: https://kipas.com.co/

Comentarios

Comentarios