Farid Ortiz, artista imprescindible del vallenato en Colombia

“El inicio de mi carrera fue difícil”, expresa el intérprete y compositor vallenato Farid Ortiz, quien nació en El Paso, Cesar, artista que a lo largo de su trayectoria impuso éxitos como Mi debilidad, Prisionero de amor, Se acabaron, Pregúntele a su hija y Melodía para Dios.

“Tuve que luchar bastante para lograr mis objetivos”, agrega Ortiz, el llamado rey de los pueblos por el cariño que ha conquistado en toda su fanaticada. “Mi primer éxito a nivel nacional fue Muriendo de amor, el cual pegó en el interior y en la costa y me tocaba cantar en todos los lugares, pues lo pedían bastante”.

Con su música ha recorrido los Estados Unidos, México y otros países, “a pesar de que no me gusta montar en avión y, por ello, he desechado presentaciones en el exterior, además porque en Colombia –gracias a Dios–, tengo contratos permanentes”.

Farid Ortiz en su faceta de compositor escribió temas como Se acabaron, Aunque mal paguen en ellas, Catalina, unas cincuenta y cinco canciones grabadas por él mismo y que le permitieron consagrarse como una de las voces imprescindibles del vallenato en Colombia.

A pesar del éxito que lo acompaña desde hace mucho tiempo, utiliza la palabra humildad para referirse a su carrera. “Soy una persona normal, soy campesino y me gusta la ganadería”, dice, en relación con su vida familiar. “En mis fincas suelo lidiar los animalitos después de las presentaciones, ya que me gusta la fauna y la protejo, protejo la naturaleza”.

Entre los acordeoneros con quienes ha hecho dúo en las diferentes producciones musicales se encuentran Ciro Mesa, Emilio Oviedo, Raúl “Chiche” Martínez, Dagoberto Osorio y Jader Durán; en combinaciones, grabó con Israel Romero y Omar Geles. Con todos ellos impuso temas que cautivaron el gusto de la gente y que ocuparon los primeros puestos en los listados de preferencia de las estaciones radiales.

Obviamente que la pandemia de Covid 19, a él, como a muchos otros artistas, lo afectó demasiado, “porque nosotros trabajamos con multitudes y como tú sabes, Albeiro, no había permiso para eso hasta ahora que hemos comenzado hacer presentaciones cumpliendo con los cuidados exigidos”.

Farid Ortiz, con su voz de tonalidades nasales y su singular pronunciación de versos que hablan de amores y de olvido, es uno de los mayores representantes del canto vallenato. Cada uno de sus temas le sirvió para escribir páginas brillantes en la música del país.

Sus seguidores esperan que el rey de los pueblos siga entonando canciones que ambienten los mejores momentos en parrandas, en bares o lugares de encuentro donde la vida es más amable, gracias a la música y la compañía de los amigos.

Comentarios

Comentarios