LGTBIQ

Por: José Arteaga

(Twitter: @jdjarteaga)

El 28 de junio se celebra El Día del Orgullo (Gay Pride), en el que de manera no oficial los colectivos LGTBIQ se manifiestan por sus derechos civiles. Mi empresa, Radio Gladys Palmera, elabora cada año para conmemorarlo, listados de canciones de artistas latinos de estos colectivos, que son muchísimos y de gran calidad, caso Rita Indiana, por ejemplo. Pero lo que mas nos gusta es que varios artistas heterosexuales quieren estar allí también porque piensan que el arte es arte sin importar quien lo haga. Es el caso de Lila Downs o Ximena Sariñana.

Y es verdad. El arte ha sido la vía de manifestación de elocuencia de estos colectivos históricamente segregados y aún en pleno Siglo XXI, vistos con recelo, estigmatizados y agredidos. Fuera del arte, su presencia se ve como un problema de convivencia y socialización, sobre todo en grupos con antecedentes homófobos como los equipos de fútbol.

Colombia viene dando pasos al frente a nivel legislativo. Su presencia en las fuerzas armadas es uno de ellos. También la adopción homosexual, aprobada por la Corte Constitucional en 2015 o el matrimonio igualitario, aprobado en 2016. Pero desde mi punto de vista, lo más importante se dio en 2011 cuando demostrar afecto en público por parte de una pareja del mismo sexo dejó de ser ilegal.

Hace poco Señal Colombia emitió un documental, Les Otres, que narra la historia de los colectivos en el país, desde las reuniones clandestinas de estudiantes universitarios en Medellín en 1978 hasta la actual Red Comunitaria Trans, uno de los tantos grupos de protección contra la violencia. Es un documental tremendo que recuerda a activistas como León Zuleta, quien a mediados de los años 70 creó el Movimiento de Liberacion Homosexual y la revista gay El Otro.

Pero lo interesante es que su realización es de un canal público y su financiación la ha hecho el Ministerio TIC. Contenido LGTBIQ con fondos del Estado y a través de un medio oficial. Eso es definitivamente un paso adelante. Lo que es un paso atrás es lo que las estadísticas nos dicen.

Según la organización no gubernamental Colombia Diversa, que tiene un mapa interactivo acumulativo, en el país ha habido 2.065 víctimas de agresión homófoba. La mayoría de los casos se dan en Valle y Antioquia. Pero en Nariño hay 40 víctimas, de los cuales 12 hechos sucedieron en Tumaco, y 14 en Pasto.

Dice el profesor y terapeuta madrileño Juan Conde que el problema de las agresiones psicológicas y físicas es de educación. “El sistema educativo está anticuado respecto a la sexualidad. Muchos colegios consideran que es un tema que no les corresponde, las familias hacen dejación de funciones. Pues si los jóvenes tienen interés y van a encontrar esa información en internet y ven el porno, la educación sexual del colectivo queda en manos de industrias internacionales con todo lo que implica de estereotipos de género”.

Educar sobre la base del respeto es de lo que se trata. Pero esto que parece tan sencillo es altamente complejo por la densidad de población. “En teoría el 10% de la sociedad no es heterosexual”, afirma Conde. Hasta la misma diversidad sexual es compleja. La sigla LGTBIQ es a priori difícil de entender, donde L es lesbiana, G es gay, T es transexual o transgénero, B es bisexual, I es intersexual y Q es queer.

El término más llamativo es queer, por supuesto, pues vale la pena como resumen de todo. Lo queer define a aquellas personas que no quieren clasificarse bajo etiquetas tradicionales por su orientación e identidad sexual. Y es aquí donde entran esos artistas y esos músicos que pasan por encima de separaciones sociales por las inclinaciones sexuales de uno y otro. Lo queer traspasa lo socialmente aceptado.

Uno de los grandes problemas de los colectivos es la falta de referentes socialmente aceptados, porque los personajes históricos como Leonardo Da Vinci u Oscar Wilde se han visto como “genios defectuosos”. Y para los anónimos, es como decía la canción de Omar Alfanno en voz de Willie Colón: “Se dejó llevar por lo que dice la gente, su padre jamás le habló, lo abandono para siempre”.

Así que si esos referentes vienen de la nueva música latina que nos gusta a todos, bienvenidos.

Comentarios

Comentarios